Ir al contenido principal

El arte comprometido de Isabel Oliver

De la serie El juego, 1973. Foto. uv.es

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.

Cosmética y La familia. De la serie La mujer, 1973. Foto del autor

El juego para entender el funcionamiento de la sociedad

El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.

Reverso, 1973. Foto: uv.es

Un paisaje pop

El empleo del género del paisaje para hacer una crítica a la tradición autóctona de la pintura y a su instrumentalización como objeto de consumo se evidencia en los “Paisajes pop”. En este conjunto la figuración más convencional del paisaje se actualiza con ironía sobre la trama geométrica de una hoja de contabilidad. En otros ejemplos retoma la vertiente feminista cuando se vale del bordado para señalar, desde la polisemia del término, la domesticación a la que se ve sometida el género.

Vista del montaje de los Paisajes pop, 1973-1975. Foto del autor

Una conciencia ecológica del paisaje

De algún modo, esa crítica del paisaje perfiló sus inquietudes sociales en un plano más ecológico, que hizo surgir en su obra una consciencia acerca de la caducidad de los recursos del planeta. Tal apertura, en cierto sentido cósmica, posibilitó la presencia del tiempo como una idea que será esencial en la configuración de su trabajo.

Memoria de un lugar, 2009. Foto: uv.es

Presencia del tiempo

En sus última series, la noción del tiempo se expresa desde un atavío arqueológico, a veces en clave de un humor inquietante. Allí caben, ya no solo el destino del planeta sino además el de la propia artista y su pintura que terminan convertidos en suerte de vestigios de un futuro incierto. En esta etapa, la fuerza del concepto es tal que Oliver se permite explorarlo desde las tres dimensiones del objeto encontrado hasta la impresión digital más reciente.


"Isabel Oliver. Cuarenta años de arte comprometido (1979-2009)". Centre Cultural La Nau. Sala Martínez Guerricabeitia. Del 9 de julio al 3 de noviembre de 2019. Comisariado: Pascual Patuel Chust. Más información en: uv.es

Comentarios

lo más visto

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

VII Premio Mardel Artes Visuales 2019

Mardel es una organización sin fines de lucro, con sede en Alicante, que se propone la difusión y promoción de las expresiones más emergentes de las artes visuales. Para lograrlo realizan cada año una exposición cuya participación es decidida por un jurado que también se ocupa de escoger entre los convocados el merecedor del Premio Mardel. El evento se caracteriza por la amplitud de temáticas y técnicas y por no tener límites de edad. Sólo tienen como condición que el participante sea nacido o residente en el Estado español.


Este año el Premio Mardel llega a su séptima edición con una exposición que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània. La ganadora ha sido Ana Císcar (Picanya, Valencia, 1993) con la obra Armas para salvar hombres, imágenes para someterlos que aborda la contradicción entre el ideal de progreso del ser humano y su capacidad destructiva. Del mismo modo se han entregado los accésits a los artistas valencianos Fermín Jiménez, Agustín Serisuelo y al dúo…