Ir al contenido principal

Oscar Peterson: el ímpetu del ritmo

El pianista y compositor canadiense Oscar Peterson (1925-2007) forma parte del grupo de músicos que contribuyeron a mantener un interés por el piano de jazz en el gran mercado discográfico que emergió durante la década de los cincuenta.

Oscar Peterson, 1977. Foto: Tom Marcello. Via Wikipedia

Su obra se puede ubicar a continuación del legado de grandes ejecutantes del piano como Thelonious Monk, Bud Powell o Lennie Tristano, quienes así como pusieron muy en alto el nivel de creación y ejecución del instrumento, en cierto modo también se alejaron del gusto de las grandes audiencias que comenzaba a perfilarse en aquellos años.

Aunque se ha insistido en ver a Peterson bajo el influjo de un grande como Art Tatum, y ciertamente hay algo de eso en las conexiones que ambos mantuvieron en distintos momentos con la música académica, sus estilos se muestran muy diferentes.

En su caso sobresale el gusto por crear una atmósfera más definida por el swing, una especie de ímpetu rítmico que acompaña la mayoría de sus ejecuciones y que se aprecia casi siempre en el tamborileo involuntario y relajado de los dedos de quien escucha.

Pero esto no disminuye la complejidad de su música, porque entre los pianistas de su generación tal vez sea Peterson el más reconocido entre quienes, sin sacrificar los niveles de exigencia técnica, supieron integrar el virtuosismo asociado a la sala de conciertos a una escena cada vez más amplia del jazz. 

De ello dan cuenta grabaciones que se propusieron ese crossover entre el jazz y el gusto dominante de la época, como en la adaptación que hizo de los éxitos de Frank Sinatra (1959), West Side Story (1962) de Bernstein, o algunas canciones de The Beatles (1969). 

A lo largo de una dilatada carrera, el músico canadiense dejó una amplia discografía de la que resultan esenciales varios trabajos, entre ellos Night Train (1962), My Favourite Instrument (1968) y The Trio (1974). Esos hitos también testimonian la capacidad de Peterson para resistir, a través de una estimulante combinación entre swing y bop, los vaivenes de la moda y los cambios profundos que alteraron el panorama del jazz contemporáneo.


También te puede interesar (enlaces patrocinados):

Oscar Peterson Trio. A Jazz Portrait of Frank Sinatra (1959).

Oscar Peterson Trio. West Side Story (1962). 

Oscar Peterson Trio. Night Train (1962).

Oscar Peterson. Exclusively for My Friends (1968).

Oscar Peterson. Motions & Emotions (1969).

Oscar Peterson, Joe Pass, Niels Pedersen. The Trio (1974).


Gene Lees (2002). The Will to Swing. Cooper Square Press, 352 páginas.

Ted Gioia (2018). Historia del jazz. Turner, 606 páginas.

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop