Ir al contenido principal

Robert Ryman

 A principios de los cincuenta, Robert Ryman  (Nashville, Estados Unidos, 1930-Nueva York, 2019) se encuentra en Nueva York decidido a convertirse en músico de jazz. Era tal su motivación que llegó a tomar clases de improvisación con el célebre pianista Lennie Tristano. No obstante, un día Ryman comenzó a experimentar por su cuenta con pigmentos, telas y pinceles para ver lo que podía sacar de esos materiales. De formación autodidacta, en su determinación de dedicarse por completo a las artes visuales influyó el empleo que en aquellos años consiguió como vigilante en un museo: el Museum of Modern Art.


Robert Ryman. Sin título, 1964

Un vigilante que lo miraba todo

En una entrevista con Robert Storr, que apareció publicada en el número 17 de la revista October (1986), Ryman recordaba esta época en el MoMA: “Yo era muy abierto, aceptaba todo lo que veía. Quiero decir que no rechazaba nada, miraba a cientos de pintores. Claro está que a los gigantes de entonces los miraba más: Matisse, Cézanne, Picasso, etcétera. Pero debía ser muy ingenuo. Pensaba que todo lo que había en un museo era digno de estar allí. Así que lo miraba todo y de todo sacaba algo”.


Robert Ryman. To Gertrud Mellon, 1958

Lo que ves es lo que es

Este ambiente le brindó la posibilidad de mirar de cerca mucha buena pintura, y ya para finales de aquella década se empiezan a perfilar algunas características que definirán su trabajo. Calificada con frecuencia dentro del minimalismo, la obra de Ryman se resuelve de un modo que se podría asociar a una experiencia sensual, dadas las cualidades táctiles que emanan del material. En sus pinturas, casi siempre formatos cuadrados con luminosos matices de blanco, no se intenta activar ningún tipo de simbolismo o metáfora. Lo que se ve es lo que es, una interacción entre el pigmento, el pincel y la superficie que es organizada pacientemente por la intuición de su autor.


Robert Ryman en su estudio, Nueva York, 1999. Foto: Bill Jacobson. Via: Artforum

El cómo de la pintura

Ajena a los grandes hitos históricos del arte moderno, la obra de Robert Ryman se ofrece como hecha para el presente más inmediato de su significado: un objeto material y estético donde se experimentan una serie de signos y la sustancia de la que están hechos. Se impone la idea que la única posibilidad de interpretación es la de una imagen pictórica que no es otra cosa sino la pintura misma. Y sin embargo allí radica el atractivo de estas obras que invitan a un tiempo sosegado para la contemplación, porque para Ryman el problema de la pintura no era qué pintar sino cómo pintar. “El cómo de la pintura ha sido siempre la imagen”.


Robert Ryman. Sin título, hacia 1958


También te puede interesar:
Suzanne Hudson. Robert Ryman: Used Paint. The MIT Press, 2009. 336 páginas.

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop