Ir al contenido principal

"Le mouvement", la exposición que marcó el inicio del arte cinético

En el París de la postguerra, la galerista Denise René (1913-2012) asumió desde su actividad la promoción de nuevas expresiones para el arte contemporáneo. En la primavera de 1955 inauguró una exposición que tituló “Le mouvement”, la cual, gracias a los aportes de la ciencia al estudio de la energía y a las posibilidades de un mayor impacto y alcance en lo social, abrió caminos para el relanzamiento definitivo del arte abstracto geométrico.


Exposición Le mouvement. Galerie Denise René. París, 1955. Foto: Centre Pompidou

La muestra incluyó la obra de artistas que iniciaban su trayectoria como Yaacov Agam, Pol Bury, Jesús Rafael SotoJean Tinguely y Victor Vasarely, junto con otros ya consolidados como Alexander Calder y Marcel Duchamp. Aquella lista proponía un diálogo de generaciones que favorecía el sentido de continuidad dentro de la historia del arte, y a su vez legitimaba las investigaciones de los creadores más jóvenes.

Mediante el fomento de las ilusiones ópticas y las impresiones retinales, la exposición contribuyó a promover un nuevo concepto del arte y crear un movimiento: el cinetismo, el cual, junto con el op art, tendría un papel de dominio dentro de las tendencias del arte internacional durante los siguientes quince años.

Si bien el tema común de la exposición fue “el movimiento”, este declinó en tres tendencias diferenciables: las obras que se revelaban íntegramente a medidas que el espectador recorría la galería (Agam, Soto y Vasarely); las que se modificaban por una participación directa del espectador (Agam, Bury y Robert Jacobsen) y las que incluían motores eléctricos para lograr la autopropulsión (Tinguely). El enlace histórico a los experimentos de la primera vanguardia artística quedaba representado por la Rotary Demisphere de Duchamp y dos móviles de Calder.

La exposición ofreció un breve catálogo que incluyó un texto de Vasarely, conocido luego como el "Manifiesto amarillo", que proclamaba el rechazo a la pintura de caballete y la obra única, al tiempo que anunciaba una idea de la difusión colectiva de la obra de arte a través del múltiple. Además de dar cuenta de las posibilidades artísticas del movimiento más allá de la pintura y la escultura, "Le mouvement" otorgó también especial importancia al cine como un territorio para enrumbar la búsqueda de posibilidades inéditas para el arte. 

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop