Ir al contenido principal

La libertad, el color y la forma en el arte de Víctor Valera

 

El escultor y pintor venezolano Víctor Valera (Maracaibo, 1927-Caracas, 2013) compartió su formación artística entre Caracas y París, ciudad donde recibiría el influjo de Dewasne, Vasarely y Léger, entre otros. A mediados de los cincuenta destaca por los murales que le encomienda Carlos Raúl Villanueva para la Ciudad Universitaria de Caracas y una década más tarde por su participación en el proyecto “Kenneth Armitage y ocho escultores venezolanos”. Desde los años setenta su obra desarrolló una libertad formal que supo jugar con el rigor de la geometría y el desenfado cromático más personal.


Víctor Valera. Sin título, 1955. Mural en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Central de Venezuela. Foto: GermanX, via Wikipedia

Inicios artísticos y estancia en París

Víctor Valera nació en Maracaibo, Venezuela, el 17 de febrero de 1927. Comenzó su formación en artes en su ciudad natal, en 1941, y la continúo en Caracas, en la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas, entre 1948 y 1950, cuando fue expulsado por participar en una huelga de estudiantes.


Víctor Valera. Doble espacio, 1951. Óleo sobre tela. 95,5 x 70,3 cm. Galería de Arte Nacional, Caracas


Desprovisto de estudios formales se incorpora al Taller Libre de Arte de Caracas y dos años más tarde consigue una modesta beca que le permite viajar a París. En Francia asiste al taller de Jean Dewasne y Victor Vasarely, y trabaja en el taller de Fernand Léger.

Durante este periodo incursiona en la pintura abstracta y gracias al estímulo de Robert Jacobsen, comienza a hacer esculturas en hierro, siendo pionero en el uso de este material en Venezuela.


Un viaje por la forma, el símbolo y el color

Convocado a mediados de los cincuenta por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva para el proyecto de integración de las artes en la Ciudad Universitaria de Caracas, durante esta época asume una investigación concerniente a la forma y el color en el contexto de un espacio virtual o real.

Posteriormente esta línea de trabajo lo condujo a emplear láminas de metal que cortaba y manipulaba con gran plasticidad. De esta etapa es Aroa, obra que obtuvo el Premio Nacional de Escultura en Venezuela en 1958.


Víctor Valera. Aroa, 1958. Hierro soldado y pintado. 160,5 x 129,5 cm. Galería de Arte Nacional, Caracas

En 1964 formó parte del grupo de ocho artistas venezolanos que trabajaron durante tres meses en un taller con el escultor inglés Kenneth Armitage, y que concluyó con la exposición “Kenneth Armitage y ocho escultores venezolanos” presentada en el Museo de Bellas Artes de Caracas.


Víctor Valera. Abdalá, el ángel, hacia 1965. Foto: essosalons

A partir de la década del setenta sus realizaciones escultóricas retornan a un planteamiento geométrico y serial que predispone su integración a la arquitectura pero que al mismo tiempo se manifiestan con cierta sensualidad en los juegos de curvas, entradas y salientes de los elementos que las conforman.


La sensualidad de la forma y la libertad cromática

Víctor Valera murió en Caracas el 5 de marzo de 2013. Sus aportes artísticos más importantes pueden establecerse en el uso pionero del hierro como material de la escultura y en la exploración sensible del metal.


Víctor Valera. Homenaje a Canelita Medina, 1982. Hierro soldado y pintado. 249,5 x 82.8 cm. Galería de Arte Nacional, Caracas

Este conocimiento y destreza en el tratamiento de las formas lo condujo a desafiar en el contexto venezolano el canon ortogonal de la geometría y a incurrir en insólitas disposiciones compositivas. 

Tal actitud se manifestó también en un desenfado cromático que sumado a las cualidades ya señaladas resultan hoy en día un sello reconocible del trabajo de este gran creador latinoamericano.

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop