Ir al contenido principal

Los excesos pantagruélicos de Salvador Dalí llegan al Centro Cultural Bancaja

El Centro Cultural Bancaja ofrece la exposición “Dalí. Litografías de los excesos pantagruélicos”, una muestra que reúne veinticinco litografías impresas sobre papel japonés fechadas en 1973. En estas obras, Salvador Dalí reinterpreta con su peculiar estilo las ilustraciones que François Desprez publicó en 1565 para el Gargantúa y Pantagruel de Rabelais. La muestra, organizada en un recorrido lineal, presenta cada estampa acompañada de una reproducción facsimilar del trabajo de Deprez, junto con un breve texto explicativo.


Salvador Dalí. Detalle de una estampa de Los excesos pantagruélicos, 1973. Foto: Fundación Bancaja


Aparte de los grabados, la exposición se completa con videos, libros, fotografías y textos en las paredes que abordan la excéntrica personalidad de Dalí, el carácter escatológico que destaca en la muestra, así como el concepto de apropiación que fue frecuente en el artista catalán.

A este tenor apuntan el video de la entrevista del periodista mexicano Jacobo Zabludovsky a Dalí, hecha en Port Lligat en 1971; la película Soft Self Portrait of Dalí (1967) de Jean-Christophe Averty, que cuenta con la narración de Orson Welles y música original de Jean Claude Pelletier; y un extracto del programa A fondo, de 1976, donde Dalí le cuenta a Joaquín Soler Serrano de su pasión por las moscas. 

Los textos que se despliegan por las paredes incluyen un epígrafe de Jorge Luis Borges, tomado del Pierre Menard, autor del Quijote, y una cita del ensayo de Dalí “El mito trágico del Ángelus de Millet”, que ambientan el interés del “genio de Cadaqués” en reciclar la obra de otros artistas. 

Sendos comentarios de Mijail Bajtin (La cultura popular en la edad media y el renacimiento. El contexto de François Rabelais ) y Juan Antonio Ramírez (Dalí. Lo crudo y lo podrido), así como otros tomados de las Confesiones inconfesables de Dalí, ayudan a encauzar el sustrato escatológico de la obra daliniana, y finalmente, algunas precisiones de Beatriz Fernández Ruiz, de su libro De Rabelais a Dalí: la imagen grotesca del cuerpo dan pistas sobre los puntos de unión entre estos controvertidos creadores.

Entre los objetos se incluye un ejemplar del libro Los sueños droláticos de Pantagruel, una edición que estuvo a cargo de Antonio Bernat Vistarini, y la publicación Dali’s Mustache, de Salvador Dalí y Philippe Halsman. Toda una pared acoge la reproducción facsimilar de la serie completa de los grabados de Desprez, junto con extractos del libro de François Rabelais.


“Dalí. Litografías de los excesos pantagruélicos”. Centro Cultural Bancaja. Del 18 de diciembre de 2020 al 9 de mayo de 2021. Comisariado: Fernando Castro Flórez. Más información en: fundacionbancaja.es


También te puede interesar:

Mijail Bajtin. La cultura popular en la edad media y el renacimiento. El contexto de François Rabelais.

Jorge Luis Borges. Pierre Menard, autor de El Quijote. Lumen, 2011.

Salvador Dalí. Confesiones inconfesables.

Salvador Dalí. Diario de un genio. Maxi-Tusquets, 2009.

Beatriz Fernández Ruiz. De Rabelais a Dalí. Publicacions de la Universitat de València, 2004.

François Rabelais. Gargantúa y Pantagruel. Tomo, 2010.

Juan Antonio Ramírez. Dalí. Lo crudo y lo podrido. A. Machado Libros, 2002.

Jean-Christophe Averty. Soft self portrait of Dalí (película). Música original: Jean Claude Pelletier.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr