Ir al contenido principal

Cornelis Zitman, diseñador

 

Cornelis Zitman. Variantes de sillón modular, hacia 1957

La obra de Cornelis Zitman como diseñador industrial es muy extensa, y una de las más destacadas durante la década del cincuenta en Venezuela. Nacido en 1926, en Leiden, Holanda, su faceta más conocida tal vez sea la que corresponde a su innegable talento como escultor de figuras enigmáticas de rasgos mestizos y sensualidad tropical, o de personajes que en su cotidianidad reflejan un aire de extrañeza.

Paradójicamente, hasta su exposición en la Sala TAC (Caracas, junio de 2011) era muy poco lo que se sabía de su producción como diseñador de muebles. La feliz recuperación de un ejemplar del primer y único catálogo publicado por Tecoteca, la empresa pionera en el diseño de muebles modernos en Venezuela que Zitman ayudó a fundar, contribuyó al éxito de aquella exhibición.

Cornelis Zitman. Banquitos, 1953

Ese muestrario, editado en 1953 y que se daba por perdido, permitió redescubrir el sobrio y encantador mundo del mobiliario moderno concebido por este creador holandés llegado al país a finales de los años cuarenta del siglo XX.

Zitman forma parte del grupo de inmigrantes que con su esfuerzo y talento contribuyeron a erigir la modernidad en Venezuela, un país donde todo —incluido el diseño de muebles,—estaba por construir. Bajo ese estímulo, su gran aporte en esta faceta creativa fue proponer un producto que conviviera fluidamente en ese nuevo espacio habitable, que fuera de buena calidad y que tuviera un precio al alcance del público más amplio de aquel entonces. Ese fue su propósito como diseñador, el cual a su pesar no pudo conseguir como empresario.

Cornelis Zitman. Silla con brazos en tres versiones, 1953

En consonancia con sus ascendentes europeos, el mueble de Cornelis Zitman es, en líneas generales, ligero y combina la eficacia en su uso con la economía en los materiales utilizados para su fabricación. Así alimenta la simbología de la estética más funcional del momento, al igual que hace honor al rico colorido y la calidad de las maderas venezolanas para integrarlas en su propuesta global.

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop