Ir al contenido principal

Sandra Guimarães, nueva directora artística de Bombas Gens

Sandra Guimarães en una de las salas de Bombas Gens. Fotos: cortesía de Bombas Gens Centre d'Art

Sandra Guimarães ha sido nombrada directora artística de Bombas Gens en sustitución de Núria Enguita, quien asumirá en breve las riendas del IVAM.

El centro de arte contemporáneo, con sede en Valencia, asume este cambio como el inicio de una nueva etapa en la que se proponen la itinerancia de su colección dentro y fuera de España, así como una mayor sensibilización de su audiencia a través del arte.

El primero de estos objetivos se ha concretado recientemente con la presentación en el Museo Reina Sofía de la exposición de Anna-Eva Bergman que se pudo visitar en Valencia en 2018.

El segundo propósito viene muy a tono con los tiempos que corren y donde, según la nueva directora, “los museos deben actuar y demostrar por qué son necesarios”.

La formación de Guimarães(Oporto) parece apuntar muy bien hacia estos objetivos, pues posee un máster en historia del arte, con especialización en arte contemporáneo, y otro máster en gestión cultural, ambos por la Université Libre de Bruxelles (Bélgica).


Desde la izquierda: Vicente Todolí, asesor de la colección Per Amor a l'Art; Susana Lloret, Directora General de la Fundació Per Amor a l’Art, y Sandra Guimarães 

A la curadora portuguesa se le presenta el desafío de mantener el éxito nacional e internacional que ha acompañado a Bombas Gens hasta el momento, y que tiene como bases la colección Per Amor a l’Art, conformada bajo la asesoría de Vicent Todolí, así como el perfil de la programación diseñada por Enguita y el acercamiento que el centro valenciano ha estimulado siempre entre los creadores y las audiencias.

La trayectoria de Sandra Guimarães alcanza las dos décadas, tiempo en que se ha desempeñado, entre otras actividades, como curadora en el Museu Serralves (Oporto, Portugal, 1998-2010) y directora fundadora de programas y curadora jefa en Remai Modern (Saskatoon, Canadá, 2015-2019).

En el Museu Serralves trabajó con Vicent Todolí, cuando este era director del museo portugués, y organizó exposiciones de artistas contemporáneos como Manuel Alvess, Artur Barrio, Thomas Hirschhorn, Cristina Iglesias, Barry Le Va y Dan Graham, entre otros. 

En Remai Modern fue co-curadora del programa de lanzamiento del museo, así como de su exposición inaugural, "Field Guide". También ha comisariado exposiciones individuales de Rosa Barba, Rikrit Tiravanija y Joan Jonas. Para el museo canadiense organizó además la exposición de Jimmie Durham, "At the Center of the World", un proyecto del Hammer Museum que contó con la colaboración del Whitney Museum de Nueva York y el Walker Art Center, en Minneapolis.

Bombas Gens es un centro de arte contemporáneo ubicado en los espacios de una antigua factoría valenciana, desde donde desarrolla la vertiente artística de la Fundació Per Amor a l´Art. Esta, a su vez, es una fundación privada y familiar que cumple una misión de integración social desde el Centre Jove y otra de apoyo a la investigación y divulgación de enfermedades raras a través del Equipo Wilson. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr