Ir al contenido principal

Inma Femenía: el color como materia

Inma Femenía. Transversal, 2020. Impresión UV sobre PVC. Dimensiones variables. Foto: @MariaLeis


Inma Femenía (Pego, Alicante, 1985) es una artista que ha hecho de la luz su principal tema de trabajo. 

Sin embargo, a diferencia de los antiguos impresionistas franceses, y acorde con los tiempos que corren, Femenía se concentra en investigar la luz proveniente de los dispositivos electrónicos, la que se origina en el entorno más digital de lo contemporáneo. 

Sus obras nos aproximan a una idea de la materialidad de la luz expresada a través de la efímera paleta cromática que despiden los artilugios que acompañan nuestra cotidianidad actual.


La levedad de la luz digital y la imagen pixelada

En torno a este planteamiento se ha articulado la exposición “Infraleve” que presenta ahora Bombas Gens Centre d’Art.

El título proviene del inframince, un concepto que remite a Marcel Duchamp cuando se refería a “los momentos más cotidianos de la vida”, aquellos que suelen pasar desapercibidos y donde se hallaría la esencia verdadera del arte.

Dentro de ese ámbito de levedad se podría incluir el nuevo entorno definido por la luz digital y la imagen pixelada.

En este sentido, la exposición de Femenía en Bombas Gens es “el resultado de su investigación sobre la materialidad digital y las nuevas maneras de percepción determinadas por la luz”.


Una experiencia de luz y color 

La exposición amplifica la experiencia del individuo cuando interactúa con un dispositivo digital. 

Así, los grandes paneles de PVC transparente impresos con tintas UVI de la instalación Transversal (2020) ofrecen una visión abstraída de las imágenes captadas por cámaras de seguridad en distintas partes del mundo. 

Inma Femenía. Transversal, 2020. Impresión UV sobre PVC. Dimensiones variables. Foto: MariaLeis


Estas imágenes han sido llevadas a una escala monumental donde, carente de toda referencia, el visitante llega a internarse en un fascinante testimonio gráfico de luz, color y sombras en tránsito.

Otra obra de gran interés es Liminal (2020), donde tres planchas metálicas están suspendidas por una red de cuerdas de caucho. Esta instalación pone en relación la fragilidad de la red y la posibilidad de nuestro cuerpo de modificar su delicado equilibrio.


Inma Femenía. Liminal XX, 2020. Pintura sintética y barniz sobre aluminio manipulado y goma natural. Dimensiones variables. Foto: MariaLeis

La última sala reúne dos trabajos que nos permiten una experiencia de inmersión en la realidad de la imagen digital. Black Mirror (2014-2020) simula una pantalla apagada donde desde su aparente mudez visual es posible constatar las referencias cada vez más indivisibles del mundo físico y virtual. 


Vista de la exposición "Inma Femenía. Infraleve" en Bombas Gens. Centre d'Art: Black Mirror, 2014-2020. Metacrilato negro. 250 x 600 cm; Hold, 2020. PVC y metal. Dimensiones variables. Foto: María Leis

La oscuridad de este trabajo contrasta con la incandescencia de Mehr Licht!, un gran panel luminoso de los que suelen abundar como soporte publicitario en las grandes ciudades, pero esta vez dispuesto a pocos pasos del espectador, quien en ausencia del ruido de las metrópolis, se interna en una experiencia sublimada de luz en movimiento.


Otra manera de acercarse al mundo virtual de las pantallas

La exposición “Infraleve” de Inma Femenía en Bombas Gens, brinda al visitante una interesante experiencia del mundo virtual de las pantallas electrónicas desde el terreno físico propio de una sala de exposición.

Inma Femenía. Mehr Licht!, 2018-2020. Pantallas de LEDs. 250 x 400 cm. Foto: cortesía Bombas Gens. Centre d'Art


El cometido de la artista es hacer reflexionar al espectador acerca de estos nuevos espacios de percepción de lo digital a partir de la particular experiencia sensorial que cada quien pueda tener.


“Inma Femenía. Infraleve”. Bombas Gens. Centre d’Art. Del 14 de marzo de 2020 al 31 de enero de 2021. Comisariado: Núria Enguita y Julia Castelló. Más información en: www.bombasgens.com.


También te puede interesar (enlaces patrocinados):

Thierry Davila (2019). De l'inframince : Brève histoire de l'imperceptible, de Marcel Duchamp à nos jours (francés). Editions du Regard.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr