Ir al contenido principal

Fermín Jiménez Landa. El apartamento

Vista de la exposición "Fermín Jiménez Landa. El apartamento" en el Centre del Carme. Foto: cortesía del Centre del Carme Cultura Contemporània

El trabajo de Fermín Jiménez Landa (Pamplona, 1979) se mueve, como el de un narrador, entre el espacio y el tiempo. El espacio, porque asume el lugar como el referente para una expresión de la cotidianidad y lo poético. El tiempo, porque su obra no concluye en la sala del museo sino que sigue desarrollándose, con su carga fortuita, en el periodo que determina la exposición.

Estas ideas emergen a propósito de su trabajo más reciente titulado “El apartamento”, que se presenta en el Centre del Carme, en Valencia, y que es el último proyecto de la convocatoria Escletxes, de producción y apoyo a la investigación, del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana.

La referencia literaria implícita en esta propuesta viene a propósito de la manera como está organizada, que recuerda a veces la de una estructura narrativa. Lo llamativo en este caso es que esa estructura no constriñe el desarrollo de su obra, sino que esta se abre al azar, a experiencias que en su devenir completan el proceso creativo.


El apartamento como espacio para desmontar la norma

Investida como una instalación, la exhibición es mucho más de lo que puede verse en sala puesto que alcanza también características de una intervención pública.

Al llegar al espacio expositivo el visitante se encuentra con trastos arrumados en una pared y, en el suelo, el croquis a escala de una vivienda hecho con las piezas de un rodapiés.

Estos elementos aluden a un apartamento que ha sido alquilado ex profeso para esta exhibición y cuyos enseres han sido desalojados del inmueble y trasladados al museo.

La vivienda en cuestión se halla en las inmediaciones del Centre del Carme y su presencia en el proyecto tiene como condición que el público no conozca su ubicación exacta.


La exposición ocurre fuera del museo

Hasta ese apartamento se han de trasladar con los ojos vendados los participantes que se organicen a lo largo de la exposición, y el testimonio gráfico de lo que ocurra en esas visitas ocupará las paredes de la sala del museo.

Jiménez Landa ha previsto que la vivienda vaciada prosiga su ritmo funcional: obreros y técnicos que acuden a ella en la condición del servicio que prestan y por el que perciben una paga, pero a los que se les ha pedido que a cambio de su oficio realicen una actuación o performance de acuerdo con sus aficiones y hobbies.

Así, será posible encontrar fontaneros que reciten poemas, electricistas investidos como mariachis o repartidores que luego del delivery acepten contar sus peripecias más sorprendentes.

Queda claro que la parte sustantiva de la muestra ocurre en esa vivienda vacía, donde las nociones normativas de la sociedad han sido, momentáneamente, desplazadas. Y que el espacio del museo actúa como una pantalla de un lugar hasta cierto punto inaccesible para la mayoría.


Grietas en la cotidianidad 

Hay tres aspectos que, sin agotarla, se pueden destacar de esta propuesta. Por una parte, propone una vía para vislumbrar cómo el arte puede desestabilizar el peso de la rutina y las pautas sociales a través de pequeñas rupturas en la cotidianidad del individuo contemporáneo. 

Como ejemplo de lo anterior, además de los performances en la vivienda, el artista ha resaltado subjetivamente las esquinas como espacios de acumulación de polvo-tiempo, o la sombra de una mañana de julio, recreada escultóricamente a partir de una tela negra.

De igual manera, y aunque no forma parte de sus motivaciones originales, “El apartamento” no escapa a una lectura a partir de los problemas actuales de acceso a la vivienda y gentrificación de los barrios, o de su conversión en espacio de reclusión como consecuencia de los confinamientos más recientes.

Finalmente, la exposición de Jimeno Landa no deja de poner en tensión la imagen noble del museo como resguardo de la memoria social y su cuestionado papel de gran almacén de objetos y vivencias destinados a un inevitable olvido.


“El apartamento, de Fermín Jiménez Landa”. Del 11 de septiembre al 29 de noviembre de 2020. Centre del Carme. Sala 1. Organiza: Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana. Más información en: www.consorcimuseus.gva.es

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr