Ir al contenido principal

El paisaje en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza


Gonzalo Bilbao Martínez. El descanso de los campesinos, hacia 1885-1920. Óleo sobre lienzo. 65 x 97 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Foto: WQUlrich, a través de Wikipedia

Una visión del paisaje a lo largo de una centuria y desde el marco de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza se puede apreciar en "Paraísos. Impresionismo europeo y americano" que el Centro Cultural Bancaja presenta hasta el 28 de junio.

El arco temporal de la muestra abarca desde mediados del siglo XIX hasta finales del cuarenta del siglo XX e incluye tres nombres que por sí solos ya justifican la visita: Claude Monet, Camille Pissarro y Paul Gauguin.

Se trata de nombres claves del impresionismo y del devenir de la pintura moderna, en los que el paisaje dejó de ser un género cuestionado para convertirse en bandera de la autonomía creadora buscada por los artistas más innovadores.

Vista de la exposición "Paraísos. Impresionismo europeo y americano. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza" en el Centro Cultural Bancaja: Claude Monet. La cabaña en Trouville, marea baja, 1881. Óleo sobre lienzo. 60 x 73,5 cm. En depósito en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza. Foto: cortesía Fundación Bancaja

A lo largo de un recorrido conformado por medio centenar de obras de mediano y gran formato, realizadas por treinta y siete firmas europeas y estadounidenses, se constata el poderoso influjo que tuvo para el arte moderno el reconocimiento de la naturaleza, el territorio y el lugar como tema para la pintura.

La evolución de la interpretación pictórica del entorno se constata en el trabajo del resto de autores que integran la exposición, donde sobresalen los nombres de Lluís Rigalt i Farriols, Fritz Bamberger, Ramon Martí i Alsina, Alfred Sisley, Max Liebermann, Hugh Bolton Jones, Darío de Regoyos, Eliseu Meifrèn i Roig, Gonzalo Bilbao, Santiago Rusiñol i Prats, Albert André, Joaquim Sunyer i De Miró, Pere Torné i Esquius, Josep Amat i Pagès, Walt Kuhn y María Girona i Benet, entre muchos más.

Fritz Bamberger. Playa de Estepona con la vista del Peñón de Gibraltar, 1855. Óleo sobre lienzo. 73 x 112,7 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Foto: Johansen Krause, a través de Wikipedia

El recorrido, organizado en tres grupos titulados El alma del paisaje, Un jardín en el mundo y Paraísos encontrados, deja ver las vertientes más reconocibles en la representación del paisaje.

Allí se incluyen la visión idílica, la subjetividad romántica, el rigor naturalista, el detalle impresionista y los cambios que traen la transformación urbana y algunos asomos tempranos del turismo.

Además de la colección particular de la baronesa, las obras exhibidas provienen del Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid y el Museo Carmen Thyssen en Málaga, donde se encuentran en calidad de depósito.

Vista de la exposición "Paraísos. Impresionismo europeo y americano. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza" en el Centro Cultural Bancaja: Walt Kuhn. Bañistas en la playa, 1915. Óleo sobre lienzo. 76 x 102 cm. En depósito en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza; María Girona i Benet. Parasol, 1947. Óleo sobre cartón. 76 x 78 cm. Foto: cortesía Fundación Bancaja

En tiempos en que la preservación del medio ambiente se ha convertido en un tema esencial para el destino del planeta, resultará conveniente acercarse a estas obras no solo desde el singular aporte que hicieron al progreso del arte. 

Será oportuno, en este sentido, atender también a la sensibilidad y el cuidado con que sus autores miraron la naturaleza que les rodeaba y supieron conservarla para la posteridad en cada una de sus magníficas imágenes.

“Paraísos. Impresionismo europeo y americano. Colección Carmen-Thyssen Bornemisza”. Centro Cultural Bancaja. Del 15 de febrero al 28 de junio de 2020. Comisariado: Pilar Giró. Más información en: fundaciónbancaja.es

También te puede interesar (enlaces patrocinados):

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop