Ir al contenido principal

José Sigala, tras la ilusión del espectáculo


José Sigala. El show de Renny, 1964. Galería de Arte Nacional, Caracas

En 1964, un veinteañero José Sigala se adentró en los estudios de un canal de televisión venezolano para mirar con su lente el trasmundo del programa más popular de aquel entonces. De esta experiencia surgió un atractivo conjunto de fotografías que incorpora marcados contrastes de luz y sombra y puntos de vistas inusuales. La figura emblemática del presentador Renny Ottolina sirvió de eje para introducir esta variante de la fotografía documental que atiende de una manera humana al discurso de la imagen como espectáculo que recién se afirmaba en Venezuela.

En este proyecto, José Sigala (Barquisimeto, Venezuela 1940-1995) seleccionó puntos de vistas que parecen extraños a la estética televisiva, miradas que el común de los televidentes jamás podría obtener a través de la pantalla. Una vez dentro del set, el fotógrafo mantuvo una distancia con respecto a lo que vio. No se concentró en los detalles de las personas u objetos, sino en la amplitud del espacio y en los entretelones que hacen posible la ilusión del espectáculo. De esta manera, el autor buscó alejarse de la imagen construida, de la pose como conexión con el otro, lo cual resulta difícil conseguir en un set de televisión. Ese empeño en captar la dimensión más humana en lo aparentemente banal es una constante en la obra de Sigala.

José Sigala. El show de Renny, 1964. Galería de Arte Nacional

Otro aspecto que resalta en este trabajo es la búsqueda de marcados contrastes de luz y sombra que no son propios de la claridad comunicacional del show televisivo. Ese doble territorio es tal vez la expresión más sensible del espacio que nos quiere mostrar el fotógrafo y con el cual señala el quiebre de fronteras entre el ámbito de la luz que mira el televidente y la penumbra que envuelve lo que ocurre tras de cámaras. El resultado se torna así inseguro, inestable, y tiende a cuestionar la solidez discursiva de la imagen siempre efímera del espectáculo.

Comentarios

Lo más visto

Jasper Johns, otras maneras de mirar lo conocido

Jasper Johns (Augusta, Georgia, 1930) es famoso por una pintura donde aparecen una serie de franjas horizontales y un conjunto de estrellas hechos con colores azul, blanco y rojo. La manera como distribuyó esta formas en la superficie del cuadro y el título que le dio, Flag, hicieron inevitable pensar en la bandera de los Estados Unidos. O no.
¿Abstracción o figuración? La ambigüedad generada por esta obra y el momento en que su autor la da a conocer terminó por definir la importancia de Johns en la historia del arte. Por una parte, el claro carácter geométrico de su pintura establecía una distancia, casi que una suerte de punto final, con respecto a la fluida gestualidad del expresionismo abstracto que desde mediados de la década del cuarenta marcaba el protagonismo de Estados Unidos en el arte mundial.

Pero también, al servirse de una imagen tan formalmente precisa y al mismo tiempo tan conocida, se hacía innecesario tener que definirla como abstracta o figurativa, como algo concre…

El pintor venezolano Hugo Baptista

El pintor Hugo Baptista (La Grita, Venezuela, 1935) forma parte de una generación de artistas venezolanos que entre las décadas del cincuenta y sesenta se mueve en varias vertientes de estilo: una que sigue la senda de la nueva figuración, otra que explora el arte informal y la que persiste en la abstracción geométrica.

En el caso de Baptista, su primera propuesta notable de trabajo se produce entre estas décadas y en ella se observa una predisposición hacia una abstracción lírica basada principalmente en el color, impregnada de un sentido poético que mucho debe a los grupos artísticos y literarios a los que estuvo siempre ligado.

La influencia literaria Esta filiación a intelectuales y creadores de otras áreas de la cultura debe mucho también a la actualización estética que tiene lugar en su país y que hará posible un cruce de ideas entre distintas prácticas. En una entrevista hizo ver la importancia que habían tenido estas agrupaciones en lo que él llamó su formación bohemia: “Ya no…

Marisol, una vertiente humana del pop art

Marisol Escobar fue una escultora de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art.

Ciertamente se pueden identificar influencias de Jasper Johns y Robert Rauschenberg, en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes.


Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop art, en parte por otras influencias que su figurativismo deja entrever. Así, algunos críticos han encontrado ciertas referencias al surrealismo, el arte popular estadounidense, el nuevo realismo, esculturas precolombinas e incluso al arte popular venezolano. Lo cierto es que todas esas posibles influencias derivan en el carácter y magnetismo tan fue…