Ir al contenido principal

La música infinita de Morton Feldman

Las obras del compositor estadounidense Morton Feldman (Nueva York, 1926-1987) sobresalen por sus delicadas y envolventes notas de extensa duración. Figura destacada de la música académica del siglo XX, es considerado un pionero de la llamada música indeterminada.


Morton Feldman. Amsterdam, 1976. Foto: Rob Bogaerts

La influencia de John Cage y el círculo creativo de Nueva York

Durante su infancia, Morton Feldman tomó clases de piano con Vera Maurina-Press, una exiliada rusa proveniente de una familia aristocrática. Luego estudió composición con Wallingford Riegger, uno de los primeros seguidores estadounidenses de Arnold Schoenberg, y con Stefan Wolpe, quien se había formado con los también músicos experimentales Franz Schreker y Anton Webern.

En 1950, durante a una audición de una obra de Webern a cargo de la Filarmónica de Nueva York, Feldman conoció a John Cage, quien se convertiría en una de las influencias más importantes de su carrera. Gracias a Cage, pudo entrar en contacto con figuras de gran notoriedad en el mundo artístico de Nueva York, como Jackson Pollock, Robert Rauschenberg, Richard Lippold, Frank O’Hara o Samuel Beckett.

Hacer música como quien pinta un cuadro abstracto

Bajo el influjo de este grupo creativo, y especialmente de las pinturas vinculadas al expresionismo abstracto, Feldman comenzó a desarrollar un estilo personal y a la vez distinto a los compositores de su entorno. En su caso, la partitura se convertía como en un lienzo, en un espacio sensible cuyos resultados aspiraban a una sonoridad directa, inmediata y física. Su parangón en esta época era la pintura de Mark Rothko, en especial por las cualidades de equilibrio y tensión entre calma y vibración.

La apertura sensible de la música indeterminada

La influencia de John Cage se hizo notar en la música de Feldman a través de obras que se alejaban de las formas clásicas y aun modernas de entonces, como la música serial. En esta búsqueda se dio a la tarea de investigar otras vías de notación musical que luego dieron lugar a la llamada música indeterminada, un sistema donde solo se especifican algunos elementos como el timbre y el registro pero se deja a la voluntad del intérprete otros aspectos como el ritmo y las notas. Esa apertura a lo aleatorio y el azar lo llevó incluso a intentar hacer uso de la teoría de la probabilidad y del I-Ching. Posteriormente, por necesidades de reducir la improvisación en la interpretación se vio forzado a emplear de nuevo la notación tradicional.

Al final de su carrera, Feldman entra en su etapa más densa y casi mística. Aquí sus composiciones se caracterizan por su larga duración, como las cinco horas del String Quartet II, de 1983. Son obras cuya presencia se experimenta casi como esas grandes pinturas de Jackson Pollock o de Rothko. Una música sin límites, casi sin altibajos, sin momentos culminantes y que logra esa dimensión contemplativa como la mejor pintura abstracta de aquellos años.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Morton Feldman. Pensamientos verticales. Caja Negra, 2012. 256 páginas.

Morton Feldman. Give My Regards to Eighth Street: Collected Writings of Morton Feldman. B H Friedman (editor). Exact Change, 2004. 222 páginas.

Feldman Edition, vol. 13 : For Bunita Marcus. Aki Takahashi, piano. Mode, 2019. 74:18.

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop