Ir al contenido principal

Charles M. Schulz

Charles M.- Schulz ante un esbozo de Charlie Brown

Charles M. Schulz es el creador de Peanuts, los famosos dibujos que en distintos lugares se conocieron como Snoopy, Rabanitos, Charlie Brown o Carlitos. Cerca de diecisiete mil tiras fueron publicadas en distintos países e idiomas entre 1950 y 2000, la última de ellas el 12 de febrero, la misma fecha de la muerte de Schulz. A pesar de que según su creador Peanuts trata de nada, de cosas sin importancia, la influencia que tuvo en la sociedad estadounidense y su presencia cultural a nivel global siguen siendo significativas.

Charles M. Schulz nació en Minneapolis en 1922 y prácticamente ya desde niño había decidido convertirse en caricaturista. Su infancia jugó un papel importante en la creación de los personajes y situaciones de la popular serie de dibujos. De hecho, en algún momento Schulz llegó a identificar el carácter de sus personajes con algunos aspectos de su propia personalidad.

El estilo artístico de Schulz fue antecedido por un cierto aire art déco que se hallaba en productos de su niñez como Dick Tracy. La situación cambió para la época en que él empieza a hacerse cargo de su propio trabajo. En este caso, el tratamiento lineal de la figura se hizo más mesurado y la descripción gráfica del espacio cedió ante el ingenio y el tono intelectual de los diálogos y situaciones. En este contexto, marcado por una sociedad que había alcanzado mejores niveles de instrucción e información, surge Peanuts.

Schulz fue educado en la acepción protestante del cristianismo y valores como la generosidad y la amistad definieron su vida y la de personajes como Charlie Brown y Snoopy. Pero el tono meditativo y escéptico de la serie probablemente provenga de influencias existencialistas de Sartre o del pesimismo de Beckett acerca de la condición humana. El atractivo de Peanuts reside tal vez en el balance de estas influencias y en la escogencia de la vulnerabilidad infantil como vía para tratar de entender el mundo. Un mundo que estuvo marcado por guerras como la de Corea, Vietnam, la Guerra Fría o sucesos como los atentados contra John F. Kennedy o Martin Luther King.

Ante esa complejidad, que en lo cotidiano se expresó además en las luchas por los derechos civiles, la alienación del ser humano por el consumismo o el dinero como símbolo de ascenso social, Schulz supo elaborar una apología de la amistad como valor decisivo para enfrentar con respuestas sencillas muchos de los grandes dilemas de la vida.

Lecturas recomendadas (enlaces patrocinados):
Snoopy y Carlitos 1950-1952 nº 01/25. Charles M. Schulz. Planeta, 2018. 368 páginas.

A Charlie Brown Christmas. Vince Guaraldi Trio. Concorde Records, 2012.

Only What's Necessary: Charles M. Schulz and the Art of Peanuts. Chip Kidd y Jeannie Schulz. Abrams Books, 2015. 304 páginas.

Comentarios

lo más visto

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

VII Premio Mardel Artes Visuales 2019

Mardel es una organización sin fines de lucro, con sede en Alicante, que se propone la difusión y promoción de las expresiones más emergentes de las artes visuales. Para lograrlo realizan cada año una exposición cuya participación es decidida por un jurado que también se ocupa de escoger entre los convocados el merecedor del Premio Mardel. El evento se caracteriza por la amplitud de temáticas y técnicas y por no tener límites de edad. Sólo tienen como condición que el participante sea nacido o residente en el Estado español.


Este año el Premio Mardel llega a su séptima edición con una exposición que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània. La ganadora ha sido Ana Císcar (Picanya, Valencia, 1993) con la obra Armas para salvar hombres, imágenes para someterlos que aborda la contradicción entre el ideal de progreso del ser humano y su capacidad destructiva. Del mismo modo se han entregado los accésits a los artistas valencianos Fermín Jiménez, Agustín Serisuelo y al dúo…

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…