Ir al contenido principal

Un recorrido esencial por la obra de Mateo Manaure

Mural para el edificio de la Maternidad Concepción Palacios, hacia 1956

La abstracción geométrica en la obra de Mateo Manaure (Uracoa, Venezuela, 1926-Caracas, 2018) actúa como un lenguaje plástico que aspira a modificar la historia. Sus estructuras compositivas basadas en la razón se hallan muy próximas al ideal de una sociedad en América latina a mediados del siglo XX. De esa geometría y de sus colores surge un postulado estético que resultará eficaz en una pintura, el mobiliario o la fachada de un edificio.

El negro es un color, 1956. Mercantil, Caracas

En la trayectoria de Manaure esa geometría cedió espacios a una expresión más orgánica que jugó con algunas referencias naturalistas, como en la serie Suelos de mi tierra. En estas telas los elementos plásticos asumen una función más simbólica, evidente en el color que encauza el recuerdo cromático del río y la sabana. También en la materia pictórica como reminiscencia telúrica y en las texturas como señales de una imprecisa geografía.

Suelos de mi tierra, 1967. Galería de Arte Nacional, Caracas

En otra serie conocida como Columnas policromadas, la apuesta del artista parece insistir en la consideración poética del destello. Dispuestas sobre un fondo oscuro, las columnas se organizan en una geometría definida pero no asfixiante por donde asoma el interés en vincular arquitectura y pintura. Este diálogo entre sombra y luz se entiende como una constante en el artista, tal cual el celebrado retrato de Yolanda Boulton, esposa del historiador y mecenas venezolano Alfredo Boulton.

Columnas policromadas, 1976. Galería de Arte Nacional, Caracas

El arte abstracto geométrico y especialmente su incorporación pública señalaron el surgimiento de una inédita organización del espacio en la joven nación suramericana. La arquitectura actuó en gran medida como una inductora de los nuevos modelos de comportamiento urbano. En un primer momento, Manaure se decidió por una abstracción de formas y colores de un cierto lirismo, aunque luego su trabajo se impregnó de un planteamiento más racional. Así se alcanzó una feliz integración entre la pintura, el volumen arquitectónico y la interacción con el entorno de naturaleza y ciudad.

Mural de la plaza cubierta, 1954. A la izquierda: Jean Arp. Pastor de nubes, 1953. Ciudad Universitaria de Caracas

Las cuvisiones, o visiones a través del cubo, plantearon un problema específico como es el estudio de una estructura carente de masa. Esto era un tema que preocupó a los artistas abstracto-geométricos desde siempre, pero que luego de los años sesenta condujo a un interés hacia lo inmaterial. Manaure atiende a este tema desde una óptica bidimensional y en muchas ocasiones desde la serialidad de la estampa.

Sin título, 1976. Museo de Arte Contemporáneo de Caracas

El carácter reproducible de la obra le permitió estrechar la relación entre artes plásticas y literatura. Con ello estimuló el encuentro con otros medios que ampliaron el deleite estético más allá del soporte tradicional de la pintura. Esta cualidad podría asumirse como específica del artista no sólo en lo que atañe a su labor como diseñador de libros, sino, en general, al anhelo moderno de diluir las expresiones artísticas por los ámbitos más diversos de la vida social. Tal habría sido la meta que iluminó siempre el trabajo de este gran pionero venezolano de lo moderno.

Comentarios

lo más visto

VII Premio Mardel Artes Visuales 2019

Mardel es una organización sin fines de lucro, con sede en Alicante, que se propone la difusión y promoción de las expresiones más emergentes de las artes visuales. Para lograrlo realizan cada año una exposición cuya participación es decidida por un jurado que también se ocupa de escoger entre los convocados el merecedor del Premio Mardel. El evento se caracteriza por la amplitud de temáticas y técnicas y por no tener límites de edad. Sólo tienen como condición que el participante sea nacido o residente en el Estado español.


Este año el Premio Mardel llega a su séptima edición con una exposición que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània. La ganadora ha sido Ana Císcar (Picanya, Valencia, 1993) con la obra Armas para salvar hombres, imágenes para someterlos que aborda la contradicción entre el ideal de progreso del ser humano y su capacidad destructiva. Del mismo modo se han entregado los accésits a los artistas valencianos Fermín Jiménez, Agustín Serisuelo y al dúo…

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…