Ir al contenido principal

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

El artista Nicolás Ortigosa posa delante de una de sus pinturas en Bombas Gens Centre d'Art
Nicolás Ortigosa en la instalación de su exposición en Valencia. Foto: Bombas Gens Centre d'Art

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema.

Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos dibujos y grabados, según se afirma en un texto del catálogo, evocan el trazo obsesivo y agitado de artistas de posguerra como Han Hartung o Zoran Mušič.

Se incluye aquí también una serie de telas que muestran su faceta como pintor contemporáneo más radical. Se trata de los Cuadros tapados, en la que el artista decidió pintar de negro su obra en lienzo realizada desde 2002. Son 115 piezas que conforman una suerte de instalación que pide al espectador que mire más allá de lo visible. Una invitación a descubrir las huellas de la pintura que quedó oculta tras la decisión del autor de dotarlas de una nueva superficie.

Cuadros tapados. Pinturas negras de Nicolás Ortigosa
Vista de los Cuadros tapados en "Nicolás Ortigosa. Obras 2002-2018". Bombas Gens. Centre d’Art, Valencia

Nicolás Ortigosa era considerado hasta esta exposición en Valencia un talento por descubrir. Es licenciado en bellas artes por la Universitat de Barcelona y en 2018 obtuvo el premio de la Colección DKV en la feria Estampa. La exposición en Bombas Gens significa una apuesta del centro valenciano por el mecenazgo total a un artista relativamente desconocido.

Pero se trata de riesgos que instituciones como la Colección Per Amor a l’Art asumen en favor del arte más emergente. Riesgos tal vez análogos al surf, la otra pasión en la vida de este artista para quien “todo es cuestión de confianza, aprender a estar tranquilo, porque en una situación de riesgo el miedo es tu principal enemigo”.

Nicolás Ortigosa. Obras 2002-2018. Bombas Gens. Centre d’Art. Del 16 de mayo al 13 de octubre de 2019. Comisariado: Nuria Enguita y Vicente Todolí. Más información en: bombasgens.com.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Nicolás Ortigosa. Obras 2002-2018. La Fábrica, 2019. 216 páginas.

Comentarios

lo más visto

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposici…

Xu Bing: el poder de las palabras

Xu Bing(Chongqing, China, 1955) es un artista con una destacada trayectoria en la instalación, la caligrafía y la impresión. A través de estos medios se ha concentrado en estudiar principalmente la dimensión política de las palabras y los textos. Su condición de artista contemporáneo de una nación no occidental como China lo ha llevado a explorar las limitaciones y aperturas del lenguaje desde el punto de vista de la interrelación social y el entendimiento que tenemos del mundo.