Ir al contenido principal

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

El artista Nicolás Ortigosa posa delante de una de sus pinturas en Bombas Gens Centre d'Art
Nicolás Ortigosa en la instalación de su exposición en Valencia. Foto: Bombas Gens Centre d'Art

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema.

Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos dibujos y grabados, según se afirma en un texto del catálogo, evocan el trazo obsesivo y agitado de artistas de posguerra como Han Hartung o Zoran Mušič.

Se incluye aquí también una serie de telas que muestran su faceta como pintor contemporáneo más radical. Se trata de los Cuadros tapados, en la que el artista decidió pintar de negro su obra en lienzo realizada desde 2002. Son 115 piezas que conforman una suerte de instalación que pide al espectador que mire más allá de lo visible. Una invitación a descubrir las huellas de la pintura que quedó oculta tras la decisión del autor de dotarlas de una nueva superficie.

Cuadros tapados. Pinturas negras de Nicolás Ortigosa
Vista de los Cuadros tapados en "Nicolás Ortigosa. Obras 2002-2018". Bombas Gens. Centre d’Art, Valencia

Nicolás Ortigosa era considerado hasta esta exposición en Valencia un talento por descubrir. Es licenciado en bellas artes por la Universitat de Barcelona y en 2018 obtuvo el premio de la Colección DKV en la feria Estampa. La exposición en Bombas Gens significa una apuesta del centro valenciano por el mecenazgo total a un artista relativamente desconocido.

Pero se trata de riesgos que instituciones como la Colección Per Amor a l’Art asumen en favor del arte más emergente. Riesgos tal vez análogos al surf, la otra pasión en la vida de este artista para quien “todo es cuestión de confianza, aprender a estar tranquilo, porque en una situación de riesgo el miedo es tu principal enemigo”.

Nicolás Ortigosa. Obras 2002-2018. Bombas Gens. Centre d’Art. Del 16 de mayo al 13 de octubre de 2019. Comisariado: Nuria Enguita y Vicente Todolí. Más información en: bombasgens.com.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Nicolás Ortigosa. Obras 2002-2018. La Fábrica, 2019. 216 páginas.

Comentarios

lo más visto

Tiempos convulsos. Historias y microhistorias en la colección del IVAM

El Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) está ofreciendo un nuevo acercamiento a su colección. Esta vez lo hace a partir de artistas que miraron el mundo desde la realidad de la calle, las contradicciones sociales y la crisis de esperanza. Muchas de las obras que participan en esta exposición coinciden en el uso de imágenes y recursos técnicos propios de la sociedad industrial y la cultura de masas, lo que explica la relevancia en la selección de la vertiente británica del pop art y el realismo más crítico del ámbito español.

Como el título de la muestra indica, "Tiempos convulsos" sigue una doble lectura de la historia. Por una parte, se centra en conflictos como las dos Guerras Mundiales, la Guerra Civil española, y los mecanismos para construir y subvertir el imaginario del héroe y de los gobiernos represivos. La otra lectura atiende a una política de menor escala, donde se incluyen asuntos que solían considerarse del ámbito de la vida privada de las personas, pero que d…

Julian Opie

El mundo contemporáneo se halla ante un exceso de imágenes producto de la masificación de la cámara fotográfica y el auge de las redes sociales. Esta situación revela nuestra incapacidad para lidiar con el enorme tamaño que ha adquirido la iconosfera moderna. Tales premisas podrían ser útiles para abordar el esfuerzo de Julian Opie (Londres, 1958) en generar una imagen simplificada de la figura humana que estabilice en la memoria su infinita variedad sin menoscabar la singularidad del motivo representado. Simultáneamente, este interés ha estado acompañado de un empeño en desmontar las tensiones entre nociones de alta cultura y cultura popular, originalidad y autoría, lo cotidiano y lo ideal.

Julian Opie ha alcanzado el reconocimiento internacional por un planteamiento desprejuiciado e irreverente de la figura humana. Este enfoque le ha permitido crear una suerte de síntesis extrema de la realidad, caracterizada por un estilo lineal y colorido que combina lo lúdico y lo relajado. Tale…