Ir al contenido principal

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

El artista Nicolás Ortigosa posa delante de una de sus pinturas en Bombas Gens Centre d'Art
Nicolás Ortigosa en la instalación de su exposición en Valencia. Foto: Bombas Gens Centre d'Art

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema.

Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos dibujos y grabados, según se afirma en un texto del catálogo, evocan el trazo obsesivo y agitado de artistas de posguerra como Han Hartung o Zoran Mušič.

Se incluye aquí también una serie de telas que muestran su faceta como pintor contemporáneo más radical. Se trata de los Cuadros tapados, en la que el artista decidió pintar de negro su obra en lienzo realizada desde 2002. Son 115 piezas que conforman una suerte de instalación que pide al espectador que mire más allá de lo visible. Una invitación a descubrir las huellas de la pintura que quedó oculta tras la decisión del autor de dotarlas de una nueva superficie.

Cuadros tapados. Pinturas negras de Nicolás Ortigosa
Vista de los Cuadros tapados en "Nicolás Ortigosa. Obras 2002-2018". Bombas Gens. Centre d’Art, Valencia

Nicolás Ortigosa era considerado hasta esta exposición en Valencia un talento por descubrir. Es licenciado en bellas artes por la Universitat de Barcelona y en 2018 obtuvo el premio de la Colección DKV en la feria Estampa. La exposición en Bombas Gens significa una apuesta del centro valenciano por el mecenazgo total a un artista relativamente desconocido.

Pero se trata de riesgos que instituciones como la Colección Per Amor a l’Art asumen en favor del arte más emergente. Riesgos tal vez análogos al surf, la otra pasión en la vida de este artista para quien “todo es cuestión de confianza, aprender a estar tranquilo, porque en una situación de riesgo el miedo es tu principal enemigo”.

Nicolás Ortigosa. Obras 2002-2018. Bombas Gens. Centre d’Art. Del 16 de mayo al 13 de octubre de 2019. Comisariado: Nuria Enguita y Vicente Todolí. Más información en: bombasgens.com.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Nicolás Ortigosa. Obras 2002-2018. La Fábrica, 2019. 216 páginas.

Comentarios

lo más visto

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

Ana Teresa Ortega. La memoria y su construcción

Con las foto-esculturas, Ana Teresa Ortega (Alicante, 1952) expandió aspectos sustanciales de la fotografía como son el vínculo con los medios de comunicación de masas, las industrias culturales y la marcada presencia de lo social. Tales elementos son empleados en su obra para conducir un discurso sobre la relación entre el individuo y la sociedad bajo el peso que imprimen la historia y sus condicionantes hegemónicos. En este proceso el soporte tradicional del papel es desplazado por telas, películas y metacrilatos que contribuyen a un juego espacial que realza el protagonismo de los personajes, paisajes y documentos de sus obras.


El Centre del Carme ha organizado la exposición “Pasado y presente. La memoria y su construcción” donde se puede apreciar el trabajo de esta artista alicantina realizado entre los noventa y el presente. El recorrido de la muestra no se atiene a un orden cronológico sino que aprovecha los compartimientos de la sala Goerlich-Ferreres para alojar cada uno de l…

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposici…