Ir al contenido principal

VI Premio Mardel


Se suele decir que el éxito en una profesión depende de talento, disciplina y suerte. Sin embargo, en el caso de la carrera de artista tal receta parece no ser suficiente. Existe en este sector una nube de precariedad que hace difícil al profesional poder “vivir del arte” y aún más si es un artista en ciernes. Tener éxito en este campo, si por esto se entiende vivir del trabajo creador, es aún un estigma o por lo menos una contradicción según algunas opiniones. A falta de políticas más claras y contundentes para que un artista, sobre todo los emergentes, pueda subsistir con su trabajo, algunas instituciones, varias de ellas de carácter privado, se valen del formato del premio para incentivar el desarrollo de nuevas trayectorias.


En este tipo de estímulos se ubica el premio Mardel, un proyecto sin ánimos de lucro que muestra los resultados de su sexta edición en una exposición en el Centre del Carme. Uno de los objetivos del certamen es reconocer el carácter visual y multimedia del arte contemporáneo y con esta premisa se han seleccionado veintiséis trabajos que hacen uso de la instalación, el vídeo, la fotografía, la escultura, el dibujo y la pintura. De este grupo de obras, el jurado concedió el Premio Mardel 2018 a Carlos Maciá (Lugo, 1977) y tres accésit a Irma Álvarez-Laviada (Gijón, 1978), Itziar Barrio (Bilbao, 1976) y Ernesto Casero (Valencia, 1977).

El trabajo de Carlos Maciá, se compone por tres elementos irregulares suspendidos desde el techo, elaborados en aluminio esmaltado. Perteneciente a su serie Markers, que desarrolló entre 2011 y 2017, la obra plantea una exploración espacial de la línea, el color y lo gestual. El accésit a Irma Álvarez-Laviada, por su parte, reconoce su investigación sobre las relaciones entre lo visible y lo oculto a través del libro-objeto Arrepentimientos. En este caso se trata de un registro de pinturas de importancia histórica en las que se sabe la existencia de algún “pentimento”, esas modificaciones que el autor puede hacer en la obra por un cambio de opinión y que no son visibles a simple vista.

La mecánica del poder es el tema que se plantea Itziar Barrio en su trabajo There is Nothing to Be Scared of. They are Crazy about Each Other. Se trata de un vídeo que integra su proyecto The Perils of Obedience, que en esta pieza combina escenas de Un tranvía llamado deseo de Tennessee Williams, con otras películas y descripciones de las revueltas de Astor Place que tuvieron lugar en Nueva York a mediados del siglo XIX, y que en conjunto le ayudan a desentrañar los códigos de la obediencia. Ernesto Casero, finalmente, se suma al cuestionamiento de los aspectos eurocentristas y colonialistas que subyacen en la doctrina humanista. Mediante un conjunto de dibujos agrupados bajo el título The Posthuman Protests, Casero aboga en clave de humor por una reflexión acerca del lugar del ser humano en el contexto de los demás seres vivos y de la crisis ecológica actual.

El jurado del premio Mardel estuvo integrado en esta edición por la crítica de arte Bea Espejo, el comisario Iñaki Martínez Antelo y el director gerente del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana José Luis Pérez Pont.


Artistas seleccionados:
Almalé y Bondía, Irma Álvarez-Laviada, Ana H. del Amo, Aurelio Ayela, Pablo Barreiro, Itziar Barrio, Gabriela Bettini, Ernesto Casero, Rosendo Cid, Nicolás Combarro, Enrique Fort, Christian García, Marla Jacarilla, Diana Larrea, Carlos Maciá, Mercedes Mangrané, Rosell Meseguer, Marta Pujades, Antonia Del Río, Saskia Rodríguez, Carlos Rodriguez-Méndez, Fernando Romero, David Trujillo, Llorenç Ugas, Jorge Yeregui, Begoña Zubero.


“VI Premio Mardel”. Centre del Carme. Del 5 de octubre al 4 de noviembre de 2018.

Comentarios

lo más visto

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

Lettera 22

En esa especie de autobiografía intelectual que es Menos que uno, Joseph Brodsky refiere lo que le motivó a escribir en inglés. Era el verano de 1977 y ya habían pasado cinco años desde el inicio de su exilio estadounidense.

Además de dedicarse a hacer ensayos, traducciones y algún poema en su nueva lengua, el propósito principal del poeta ruso era aproximarse a quien consideraba la mente más privilegiada del siglo XX: Wystan Hugh Auden.

Sin embargo, y este es el detalle que ahora nos interesa, para confirmar su determinación Brodsky se fue hasta una tienda en la sexta avenida de Nueva York y una vez allí se compró una Lettera 22.


La Lettera 22 era una máquina de escribir portátil fabricada por la empresa italiana Olivetti. Fue diseñada por Marcello Nizzoli en 1949, un laureado diseñador y arquitecto, quien también creó otros objetos célebres como la máquina de coser Mirella para Necchi.

La principal promesa de la Lettera 22 era su portabilidad y en aquella época tal cualidad se expr…

Anzo. Aislamientos

En los años sesenta, el contexto de agitación antifranquista que irrumpió en Valencia dio lugar a la creación de grupos como Estampa Popular de Valencia, del que José Iranzo Almonacid -Anzo- (Utiel, 1931-Valencia, 2006) fue miembro fundador. Esta filiación ejerció una gran influencia en el devenir plástico y conceptual de su trabajo, el cual contó con el favor de la crítica durante esta década y la siguiente.

En esta época, España asumía un proceso de modernización cuyo motor económico se centró en el fomento del turismo. Esto implicó una cierta apertura por parte de la dictadura que fue aprovechada por Estampa Popular para filtrar su arte de crítica social. Tal cuestionamiento se orientó también al papel que las mejoras económicas tuvieron en la aparición de un sector industrial, empresarial y de servicios hasta entonces inédito.


Estos últimos aspectos, en especial su deriva tecnológica, fueron de gran interés para Anzo, quien mediante un hábil manejo de los recursos del pop art pud…