Ir al contenido principal

Joan Verdú. Bonus Track


La publicidad y el mercado han servido de soporte conceptual al arte realizado desde finales de la década del cincuenta del siglo pasado. El pop art fue la principal corriente que asumió no sólo los contenidos sino además la impronta del diseño gráfico, así como los métodos de producción serial para ser incorporados de manera crítica en las artes visuales.

Este cuestionamiento se hizo presente también en el lenguaje y en el esfuerzo en desmontar desde los estudios semióticos el entramado de poder al que aspira el discurso. Antecedentes de esta exploración acerca de la cualidad desestabilizadora de la palabra, pero desde la imagen, conectan históricamente con el surrealismo, en particular con la famosa pipa de Magritte. De varias maneras, estos caminos abren puntos de enlace con la obra del artista Joan Verdú, cuyo trabajo, reunido en la muestra titulada “Bonus Track”, se puede apreciar en el Centre Cultural La Nau.


Joan Verdú (Alzira, 1959-2017) se definió como hijo del pop y nieto del surrealismo. Su obra se caracteriza por una decidida intención crítica que se resuelve en el desmontaje semántico de los símbolos visuales y verbales que emplea, muchos de ellos tomados de la publicidad y la sociedad de consumo. Lo meritorio en su caso es que para no caer en el tono del panfleto no recurre al ocultamiento comunicativo del símbolo. Por el contrario, a través de un tratamiento propio del campo del diseño, se mueve con una elocuencia visual que descubre —a veces con humor, otras con sarcasmo— las contradicciones de la realidad a la que se quiere referir. Para este proyecto en La Nau se ha reunido un importante grupo de obras en pequeño y mediano formato, fechadas entre 1996 y 2016, realizadas predominantemente en acrílico sobre tela, aunque también se incluyen varias serigrafías. La selección se completa con una pertinente vitrina de bocetos que dejan ver el proceso de pensamiento y creación del artista.


Las obras se han organizado en tres partes: Iconos, En el medio está el mensaje, y Monstruos. En la primera se aprecia el uso de imágenes de la publicidad, el cine o la señalética urbana que desde su incorporación a la cultura popular le permiten al autor trastocar su sentido para comunicar otros mensajes. En la segunda parte, Verdú juega con la conocida frase de McLuhan para referirse al valor de comunicación del soporte pero también al medio como centro del espacio pictórico, donde satisfacer el reclamo que se repite en buena parte del público que visita una exposición de arte contemporáneo: ¿esto qué quiere decir? La última sección es tal vez la de mayor impacto tanto por las ideas que maneja como por la manera de expresarlas. Aquí se combinan la iconografía de personajes de Barrio Sésamo como vehículo para introducir la presencia certera y solapada del miedo y la muerte.


La exposición en el Centre Cultural La Nau se propone como un homenaje al artista fallecido el año pasado, quien mantuvo una actitud independiente y crítica no sólo a través de su pintura, sino también por medio de los artículos que firmaba para su columna "Versus omnia", en el diario El Levante de Valencia.

“Joan Verdú. Bonus Track”. Centre Cultural La Nau. Sala Martínez Guerricabeitia. Del 11 de junio al 30 de septiembre de 2018. Comisariado: Mavi Escamilla. Más información en: www.uv.es

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Marcel Paquet (2018). Magritte. Taschen.

Cathrin Klingsöhr-Leroy (2016). Surrealismo. Taschen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr