Ir al contenido principal

Joan Verdú. Bonus Track


La publicidad y el mercado han servido de soporte conceptual al arte realizado desde finales de la década del cincuenta del siglo pasado. El pop art fue la principal corriente que asumió no sólo los contenidos sino además la impronta del diseño gráfico, así como los métodos de producción serial para ser incorporados de manera crítica en las artes visuales. Este cuestionamiento se hizo presente también en el lenguaje y en el esfuerzo en desmontar desde los estudios semióticos el entramado de poder al que aspira el discurso. Antecedentes de esta exploración acerca de la cualidad desestabilizadora de la palabra, pero desde la imagen, conectan históricamente con el surrealismo, en particular con la famosa pipa de Magritte. De varias maneras, estos caminos abren puntos de enlace con la obra del artista Joan Verdú, cuyo trabajo, reunido en la muestra titulada “Bonus Track”, se puede apreciar en el Centre Cultural La Nau.


Joan Verdú (Alzira, 1959-2017) se definió como hijo del pop y nieto del surrealismo. Su obra se caracteriza por una decidida intención crítica que se resuelve en el desmontaje semántico de los símbolos visuales y verbales que emplea, muchos de ellos tomados de la publicidad y la sociedad de consumo. Lo meritorio en su caso es que para no caer en el tono del panfleto no recurre al ocultamiento comunicativo del símbolo. Por el contrario, a través de un tratamiento propio del campo del diseño, se mueve con una elocuencia visual que descubre —a veces con humor, otras con sarcasmo— las contradicciones de la realidad a la que se quiere referir. Para este proyecto en La Nau se ha reunido un importante grupo de obras en pequeño y mediano formato, fechadas entre 1996 y 2016, realizadas predominantemente en acrílico sobre tela, aunque también se incluyen varias serigrafías. La selección se completa con una pertinente vitrina de bocetos que dejan ver el proceso de pensamiento y creación del artista.


Las obras se han organizado en tres partes: IconosEn el medio está el mensaje, y Monstruos. En la primera se aprecia el uso de imágenes de la publicidad, el cine o la señalética urbana que desde su incorporación a la cultura popular le permiten al autor trastocar su sentido para comunicar otros mensajes. En la segunda parte, Verdú juega con la conocida frase de McLuhan para referirse al valor de comunicación del soporte pero también al medio como centro del espacio pictórico, donde satisfacer el reclamo que se repite en buena parte del público que visita una exposición de arte contemporáneo: ¿esto qué quiere decir? La última sección es tal vez la de mayor impacto tanto por las ideas que maneja como por la manera de expresarlas. Aquí se combinan la iconografía de personajes de Barrio Sésamo como vehículo para introducir la presencia certera y solapada del miedo y la muerte.


La exposición en el Centre Cultural La Nau se propone como un homenaje al artista fallecido el año pasado, quien mantuvo una actitud independiente y crítica no sólo a través de su pintura, sino también por medio de los artículos que firmaba para su columna "Versus omnia", en el diario El Levante de Valencia.

“Joan Verdú. Bonus Track”. Centre Cultural La Nau. Sala Martínez Guerricabeitia. Del 11 de junio al 30 de septiembre de 2018. Comisariado: Mavi Escamilla. Más información en: www.uv.es


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Marcel Paquet (2018). Magritte. Taschen.

 Cathrin Klingsöhr-Leroy (2016). Surrealismo. Taschen.

Comentarios

lo más visto

VII Premio Mardel Artes Visuales 2019

Mardel es una organización sin fines de lucro, con sede en Alicante, que se propone la difusión y promoción de las expresiones más emergentes de las artes visuales. Para lograrlo realizan cada año una exposición cuya participación es decidida por un jurado que también se ocupa de escoger entre los convocados el merecedor del Premio Mardel. El evento se caracteriza por la amplitud de temáticas y técnicas y por no tener límites de edad. Sólo tienen como condición que el participante sea nacido o residente en el Estado español.


Este año el Premio Mardel llega a su séptima edición con una exposición que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània. La ganadora ha sido Ana Císcar (Picanya, Valencia, 1993) con la obra Armas para salvar hombres, imágenes para someterlos que aborda la contradicción entre el ideal de progreso del ser humano y su capacidad destructiva. Del mismo modo se han entregado los accésits a los artistas valencianos Fermín Jiménez, Agustín Serisuelo y al dúo…

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

El Saler per al poble, ara!

La Dehesa del Saler es una franja de arena ubicada a diez kilómetros al sur de Valencia, que separa la Albufera del Mar Mediterráneo. Su vegetación, conformada por un bosque de pinos y por plantas crasas, aloja a las aves que anidan en el canal que la atraviesa y en el marjal de su parte norte. En 1962, las autoridades locales, animadas por el fervor turístico, promovieron un plan para urbanizar este territorio. El comienzo de las obras reveló su efecto pernicioso y dio lugar a fuertes críticas entre biólogos y ambientalistas. En la década del setenta, en plena dictadura, la protesta del movimiento ciudadano se hizo más activa y al amparo del lema “El Saler per al poble” logró más tarde la paralización de las obras.


Para ilustrar esta historia, la Universitat de València está presentando “El Saler per al poble, ara!”, una exposición compuesta por documentos oficiales, manuscritos, posters, fotografías, planos y vídeos, entre otros objetos. El proyecto rememora la lucha ciudadana en con…