Ir al contenido principal

Paul Graham. La blancura de la ballena

Paul Graham. The Present, 2009-2011

Las dificultades de la fotografía documental para garantizar un registro fiel y objetivo de la realidad creó oportunidades artísticas para proponer desde la subjetividad del fotógrafo y las características del medio, un sinnúmero de reflexiones visuales sobre la compleja dimensión social del mundo.

Dentro de esas múltiples visiones, la de Paul Graham (Stafford, 1956) sorprende por la alta calidad de sus imágenes y convence por el entramado conceptual que las sostiene. Graham ha desarrollado una trayectoria de más de tres décadas, con varios proyectos producidos, entre los que destaca A Shimmer of Possibility, que obtuvo el Prix du Livre en Paris Photo de 2011.


De la producción de este fotógrafo inglés, Bombas Gens Centre d’Art está presentando la exposición “La blancura de la ballena”, una muestra antológica compuesta por tres cuerpos de obras. En la primera, American Night (1998-2002), grandes fotografías oscilan entre el registro nítido de viviendas de una ascendente clase media en California y las imágenes sobreexpuestas de entornos urbanos que difuminan una situación precaria.

La segunda parte se concentra en el proyecto A Shimmer of Possibility (2004-2006), compuestas por conjuntos de fotografías que plantean una breve pero elocuente secuencia narrativa de la marginalidad de la vida en algunos poblados de Estados Unidos. El tercer grupo, The Present (2009-2011), está integrado por imágenes monumentales que abordan las calles de Nueva York en un momento preciso del tránsito anónimo e intrascendente de sus viandantes.


Las tres series se ubican en el tema de las contradicciones sociales presentes en una potencia mundial como Estados Unidos, que se debaten entre espacios de plena visibilidad y otros de un solapamiento visual inducidos por la propia lógica del capitalismo. Para expresar tales contradicciones, el autor se vale no solo del sujeto fotografiado, sino de los elementos técnicos del medio, como la exposición y el encuadre, que lo alejan de cualquier asomo panfletario sin afectar por ello la comunicabilidad de las imágenes.

A esto se suman las condiciones espaciales de la sala de exhibición para facilitar la secuencia rítmica y narrativa que estimula el recorrido y la reflexión. Incluso, aspectos técnicos relacionados con el montaje, como el cristal que protege las fotografías y al mismo tiempo refleja a quien las mira, sirven como posible justificante a una implicación del espectador en las cuestionadoras e inquietantes imágenes, algo que en casos como en The Present se ve favorecido por la escala humana de las obras.

“Paul Graham. La blancura de la ballena”. Bombas Gens. Centre d’Art. Del 1 de diciembre de 2017 al 27 de mayo de 2018.  Comisariado: Christopher McCall. Organizada por Pier 24 Photography. Más información y horarios en www.bombasgens.com 

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Paul Graham (2015). The Whiteness of the Whale. Michael Mack.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr