Ir al contenido principal

Escuelas y maestros. Dos siglos de historia y memoria en Valencia

Grupo de escolares con la maestra Mercedes Bertolín, hacia 1916  Colección Alejandro Mayordomo

La etapa escolar forma parte de la historia vital de la mayoría de los individuos, un tiempo de saberes pero también de emociones que habrán de marcar la personalidad del adulto.  Así mismo, la historia de la educación es la historia de una sociedad, de sus maneras de valorar el pasado, encarar el presente y proponer un futuro, una tríada cuya configuración suele cambiar según el clima político del momento.

Entre ese tiempo personal de la primera escuela y el tiempo público de la enseñanza se elaboran contenidos, discursos y prácticas que influyen en nuestros modos de ser en la intimidad familiar, en la vida social y en los idearios nacionales. Sobre este tema, el Centre Cultural La Nau ofrece una muestra que en un arco de doscientos años y en el contexto valenciano cubre una historia de la enseñanza, desde aquellos maestros dedicados y severos de principios del XIX hasta los más recientes avances de la pedagogía moderna.

A través de un voluminoso y variado cuerpo de elementos, provenientes del acervo de la Universitat de València, el Museo del Prado, el Museo de Bellas Artes de Valencia y otros importantes archivos documentales, la exposición ofrece un relato del devenir del pensamiento pedagógico en España, y en particular en Valencia, siguiendo una línea que parte de la tradición, pasa por la innovación modernizadora y alcanza el interés por un mayor compromiso social.

La exhibición, que lleva por título “Escoles i mestres: dos segles d'història i memòria a València”, está organizada en seis etapas claramente identificadas que atienden a Los orígenes (1814-1867); Las exigencias de dignificación profesional (1898-1923); El impulso democratizador y modernizador de la Segunda República (1931-1938); Los efectos y realidades de la postguerra (1938-1950); La nueva racionalidad del desarrollismo y la tecnocracia (1956-1973); y El tiempo de la democracia (1976-2011).

La distribución de los libros, cuadernos, pinturas, fotografías, trabajos escolares, videos, objetos y demás recursos de enseñanza que integran este proyecto sigue una doble clave que se mueve entre lo personal y lo social, apelando así a una implicación emotiva y racional del espectador. De este modo, la exposición logra su mejor cometido que es conectar con las vivencias, recuerdos o el marco de expectativas del visitante, en un cruce de referencias que mezcla la historia de la educación con una memoria íntima y colectiva de la infancia, una idea que se expresa en el magnífico texto firmado por Manuel Vicent que sirve de epílogo a la muestra.

“Escoles i Mestres. Dos segles d'història i memòria a València”. Del 28 de noviembre de 2017 al 18 de marzo de 2018. Centre Cultural La Nau, Sala Acadèmia. Comisariado: Óscar Barberà Marco. Más información y horarios en www.uv.es.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Olegario Negrín Fajardo (2016). Historia de la educación española. Universidad Nacional de Educación a Distancia.

César Bona (2016). Las escuelas que cambian el mundo. Plaza & Janes.

Sir Ken Robinson (2015). Escuelas creativas: La revolución que está transformando la educación. Debolsillo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr