Ir al contenido principal

Arte contemporáneo

Ai Weiwei. Dropping a Han Dynasty Urn, 1995

Qué es

El término “arte contemporáneo” se refiere básicamente a un período histórico cuya definición carece de suficiente consenso, por lo que puede variar según los siguientes enfoques cronológicos:

  1. Arte contemporáneo como aquel que se produce en las últimas décadas.
  2. El desarrollado luego de la Segunda Guerra Mundial (1945).
  3. El que se realiza durante todo el siglo XX y hasta el presente.
  4. El que coincide con el surgimiento de la Edad Contemporánea, es decir desde finales del siglo XVIII.

Cada enfoque puede ser válido según el contexto y el componente del sistema del arte involucrado. Así, es probable que los sectores comerciales más interesados en la venta inmediata de obras de arte, como las galerías privadas, se inclinen por la primera propuesta. Las casas de subastas, familiarizadas con operaciones comerciales más complejas, tal vez se decanten por la segunda acepción, al igual que muchos museos. El público general quizás se sienta más cómodo con la tercera definición, y los eruditos o académicos prefieran la amplitud histórica del cuarto enfoque.

Un poco de historia

Gustave Courbet. L'Atelier du peintre, 1855
Musée d'Orsay, París

A pesar de los diferentes períodos que dificultan el acuerdo para lograr una definición del arte contemporáneo, resulta un poco más sencillo rastrear los orígenes del cambio de mentalidad que afectó a la producción de obras de arte y cuyos alcances se pueden extender al presente actual. Un nuevo paradigma, ciertamente, comenzó a manifestarse en el último tercio del siglo XVIII, influido por el impacto de procesos como la Revolución Industrial, la Independencia de Estados Unidos y la Revolución Francesa. Estos procesos modificaron por completo el modelo social en Occidente y con ello los conceptos de realidad y vida cotidiana, que trascendieron pronto a las artes plásticas.

De qué trata

Pablo Picasso. Les demoiselles d’Avignon, 1907
Museum of Modern Art, Nueva York

El arte contemporáneo se caracteriza en general por una serie de principios que son incorporados de manera variable por los artistas emergentes y más actuales. Se podrían resumir de la siguiente manera:

  • El abandono de la premisa de que el arte tiene que contar o significar algo "importante" o "trascendente".
  • La pérdida del ideal de la belleza como aspiración máxima de la obra de arte.
  • La valoración de la libertad y la expresión subjetiva del autor.
  • Una dimensión social del arte más amplia que incluye al artista, la exposición y el público como entidades con peso propio.

Estos cuatro factores se hacen presente con diferentes intensidades en los estilos, movimientos y corrientes que comienzan a surgir desde finales del XVIII y con más fuerza durante el siglo XX, dando preponderancia a la noción de cambio permanente como motor de la historia. Esta idea de cambio es el eje del espíritu moderno y de la vanguardia como mecanismo para lograr el progreso del arte. También son responsables estos factores de la inestabilidad que el propio concepto de arte ha alcanzado en las últimas décadas y del hecho de que entre sus límites cada vez más imprecisos “todo vale”. Esta situación engloba buena parte del arte contemporáneo y ha supuesto el paso de un espectador contemplativo o pasivo a otro más implicado que esté dispuesto a:

  • Aceptar que el arte actual es mucho más que los procedimientos técnicos convencionales utilizados en su realización.
  • Ejercitar una mirada crítica que diferencie entre el falso prestigio y los verdaderos aportes de sentido y comprensión de la realidad referidos por la obra.
  • Disfrutar de una experiencia sensible y de conocimiento.

Jackson Pollock. Autumn Rhythm (Number 30), 1950
Metropolitan Museum, Nueva York

Nombres a tomar en cuenta

Gustave Courbet, Francisco de Goya, Claude Monet, Piet Mondrian, Marcel Duchamp, Pablo Picasso, Jackson Pollock, Joseph Kosuth, Ai Weiwei.

Lecturas recomendadas

Francisco Calvo Serraller (2014). El arte contemporáneo. Taurus.

Arthur Danto (2013) ¿Qué es el arte? Paidós. Traducción: Iñigo García Ureta.



Comentarios

lo más visto

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes

El problema del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos.

Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, y esto puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree se deben tratar estos temas. Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social.

Una solución a esta problemática pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifue…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema. Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Europa como un puzzle, según la mirada de Jean-Christophe Béchet

A pesar de que las obras están claramente alineadas, la sensación después de recorrer la exposición de Jean Christophe-Béchet en el Centre del Carme de Valencia, es realmente la de un puzzle. Béchet ha reunido un grupo de fotografías sobre sitios y personas de Europa tomadas a lo largo de casi tres décadas. El resultado es de una variedad y complejidad que dista mucho de la clásica imagen turística. La incertidumbre, presente a medida que se observan las fotografías, proviene de lo relativo que resulta hoy en día la definición de frontera. Así lo entiende este fotógrafo francés, para quien las historias personales y los ambientes cotidianos son más importantes que la visión hegemónica de los relatos nacionales. En atención a esas microhistorias que actúan como elementos de cohesión, Béchet se interesa por los mitos que perviven gracias a las artes visuales, la música o la poesía.

Una visión de Europa entre el espíritu documental y la inspiración poética Jean-Christophe Béchet (Marse…