Ir al contenido principal

Pablo Bellot. Actos de comunicación

Pablo Bellot. Señales de humo_acto de comunicación nº 1

En los últimos años, el desarrollo de la tecnología ha llevado a un estado de hiperinformación que afecta sensiblemente la capacidad de asimilar los contenidos que se generan de manera incesante en la Red. Ante la pérdida de la cualidad racional y dialogante del lenguaje, el mensaje parece quedar relegado a “actos” de supervivencia comunicacional que dejan en evidencia una sociedad sin suficientes asideros.

Desde hace cuatro años, Pablo Bellot (Alicante, 1976) asumió este problema como tema de investigación de la que han surgido ya más de veinte “actos de comunicación”, de los cuales el Centre del Carme exhibe ahora ocho de ellos.

Pablo Bellot. Vibraciones_acto de comunicación nº 8

La muestra, organizada por el Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, fue la propuesta que resultó ganadora de la convocatoria #Esclextes 2016. Integrada por varias instalaciones y vídeos, el proyecto parte del reconocimiento del fracaso de la funcionalidad comunicativa del individuo y desde allí plantea la exploración de formas alternativas de comunicar y (re) presentar. Estas vías son los llamados “actos de comunicación”, suerte de gritos o puñetazos a la mesa que de manera irónica y bajo una impronta punk se distinguen por ser discontinuos, agresivos, incompletos o desesperados.

Pablo Bellot. Pintada_acto de comunicación nº 21

De estas posibilidades extremas de comunicación la exposición reúne un coche quemado sobre el cual pende un vídeo que muestra palabras como señales de humo, un conjunto de altavoces vuelto contra el suelo que niega su propia capacidad sonora, un gran escenario vacío dispuesto para un concierto de masas donde solo se oye el ostinato de una queja, un palpitante fogonazo de luz que transmite un mensaje en morse, una pintada casi invisible en la pared para una frase que nunca se concreta, una piedra lanzada como contenedora de ideas, y un bote de humo de salvamento marítimo que se activa inútilmente dentro una sala de exhibición.

Pablo Bellot. Señal de auxilio_acto de comunicación nº 14

Estos actos de comunicación pueden también ser asumidos como la semblanza de las dificultades y límites que afectan a la libre circulación de ideas en la sociedad actual. Contribuyen a revelar el peso que la tecnología otorga a la velocidad de conexión, dejando a los contenidos diluirse en una incesante transmisión de datos. Esta saturación del mensaje a niveles inmanejables para la mayoría de las personas estaría produciendo una falta de conciencia histórica que podría tener consecuencias en un incierto futuro. En este sentido, la propuesta de Pablo Bellot coloca al arte como un posible catalizador de los sentimientos e ideas que estarían quedando al margen de la sociedad digitalizada en que estamos inmersos.

"Pablo Bellot. Actos de comunicación". Centre del Carme. C/ Museo, nº 2. Valencia, España. Del 6 de octubre de 2017 al 21 de enero de 2018.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr