Ir al contenido principal

Marina Núñez. Un cuerpo extraño


En la actualidad asistimos a una expansión vertiginosa de las fronteras gracias a la tecnología. Los avances en realidad virtual se han convertido en una especie de difuminador de los límites que atañen no solo al lugar físico donde estamos sino también a los del propio cuerpo que somos.

Esta apertura conceptual del mundo contemporáneo ha contribuido a trastornar lo que se entiende por humano, ya sea para relativizar la primacía del hombre renacentista o para superar sus barreras físicas o intelectuales a través de la biotecnología.

El nuevo escenario que se vislumbra en un entorno posthumano coincide con el ajuste social que ha permitido crear conciencia acerca de las desigualdades motivadas por diferencias de género, raza o religión. Y aunque ha habido avances significativos aún hay campos como el del sistema del arte contemporáneo, donde la mujer se halla lejos de satisfacer las exigencias de visibilización e igualdad.

Estas dos vertientes que configuran el futuro en buena parte de la sociedad occidental coinciden en la propuesta “Un cuerpo extraño” de la artista Marina Núñez (Palencia, 1966) para el programa “el IVAM produce” que organiza el museo valenciano.


Se trata de una fotografía de 80 metros cuadrados que se extiende sobre la fachada del museo, donde mediante un trampantojo se aprecia una mujer que emerge violentamente a través del muro, y gracias a técnicas de manipulación digital su rostro parece licuarse a medida que atraviesa la pared del edificio.

Toda la escena propicia una apertura de interpretaciones que intentan explicar el porqué de la expulsión violenta de la mujer, o de su motivación a impulsarse fuera del museo, así como de los cambios en el estado de la materia que experimenta su piel.

El proyecto pone de manifiesto el interés en la identidad femenina a través de los discursos de género, junto con la violencia simbólica o real que subyace en los estereotipos dominantes, temas que desde los noventa marcaron los inicios de Marina Núñez.

A partir del 2000 la artista incursionó en las técnicas digitales para producir fotografías y vídeos que hicieron más evidente una idea inestable del cuerpo como ser maleable o metamórfico, que la han conducido en los últimos años a una estética más cercana al cyborg de la ciencia ficción.

“Marina Nuñez. Un cuerpo extraño”. Institut Valencià d’Art Modern - IVAM. Guillem de Castro, 118. Valencia, España.  Del 26 de octubre de 2017 al 25 de marzo de 2018.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
 José Jiménez Jiménez, Marina Núñez Jiménez, Bernardo Pinto de Almeida, et al. (2015). Marina Núñez: El fuego de la visión. Comunidad de Madrid. Publicaciones Oficiales.

Marina Núñez, Iñaki Alvarez (2011). Marina Núñez: tapar para ver o "el ojo vago". Sala Exposiciones Rekalde.

Rosi Braidotti (2015). Lo posthumano. Gedisa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr