Ir al contenido principal

Marina Núñez. Un cuerpo extraño


En la actualidad asistimos a una expansión vertiginosa de las fronteras gracias a la tecnología. Los avances en realidad virtual se han convertido en una especie de difuminador de los límites que atañen no solo al lugar físico donde estamos sino también a los del propio cuerpo que somos.

Esta apertura conceptual del mundo contemporáneo ha contribuido a trastornar lo que se entiende por humano, ya sea para relativizar la primacía del hombre renacentista o para superar sus barreras físicas o intelectuales a través de la biotecnología.

El nuevo escenario que se vislumbra en un entorno posthumano coincide con el ajuste social que ha permitido crear conciencia acerca de las desigualdades motivadas por diferencias de género, raza o religión. Y aunque ha habido avances significativos aún hay campos como el del sistema del arte contemporáneo, donde la mujer se halla lejos de satisfacer las exigencias de visibilización e igualdad.

Estas dos vertientes que configuran el futuro en buena parte de la sociedad occidental coinciden en la propuesta “Un cuerpo extraño” de la artista Marina Núñez (Palencia, 1966) para el programa “el IVAM produce” que organiza el museo valenciano.


Se trata de una fotografía de 80 metros cuadrados que se extiende sobre la fachada del museo, donde mediante un trampantojo se aprecia una mujer que emerge violentamente a través del muro, y gracias a técnicas de manipulación digital su rostro parece licuarse a medida que atraviesa la pared del edificio.

Toda la escena propicia una apertura de interpretaciones que intentan explicar el porqué de la expulsión violenta de la mujer, o de su motivación a impulsarse fuera del museo, así como de los cambios en el estado de la materia que experimenta su piel.

El proyecto pone de manifiesto el interés en la identidad femenina a través de los discursos de género, junto con la violencia simbólica o real que subyace en los estereotipos dominantes, temas que desde los noventa marcaron los inicios de Marina Núñez.

A partir del 2000 la artista incursionó en las técnicas digitales para producir fotografías y vídeos que hicieron más evidente una idea inestable del cuerpo como ser maleable o metamórfico, que la han conducido en los últimos años a una estética más cercana al cyborg de la ciencia ficción.

“Marina Nuñez. Un cuerpo extraño”. Institut Valencià d’Art Modern - IVAM. Guillem de Castro, 118. Valencia, España.  Del 26 de octubre de 2017 al 25 de marzo de 2018.


También te puede interesar:
 José Jiménez Jiménez, Marina Núñez Jiménez, Bernardo Pinto de Almeida, et al. (2015). Marina Núñez: El fuego de la visión. Comunidad de Madrid. Publicaciones Oficiales.

Marina Núñez, Iñaki Alvarez (2011). Marina Núñez: tapar para ver o "el ojo vago". Sala Exposiciones Rekalde.

Rosi Braidotti (2015). Lo posthumano. Gedisa.

Comentarios

lo más visto

Tiempos convulsos. Historias y microhistorias en la colección del IVAM

El Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) está ofreciendo un nuevo acercamiento a su colección. Esta vez lo hace a partir de artistas que miraron el mundo desde la realidad de la calle, las contradicciones sociales y la crisis de esperanza. Muchas de las obras que participan en esta exposición coinciden en el uso de imágenes y recursos técnicos propios de la sociedad industrial y la cultura de masas, lo que explica la relevancia en la selección de la vertiente británica del pop art y el realismo más crítico del ámbito español.

Como el título de la muestra indica, "Tiempos convulsos" sigue una doble lectura de la historia. Por una parte, se centra en conflictos como las dos Guerras Mundiales, la Guerra Civil española, y los mecanismos para construir y subvertir el imaginario del héroe y de los gobiernos represivos. La otra lectura atiende a una política de menor escala, donde se incluyen asuntos que solían considerarse del ámbito de la vida privada de las personas, pero que d…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema.

Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Julian Opie

El mundo contemporáneo se halla ante un exceso de imágenes producto de la masificación de la cámara fotográfica y el auge de las redes sociales. Esta situación revela nuestra incapacidad para lidiar con el enorme tamaño que ha adquirido la iconosfera moderna. Tales premisas podrían ser útiles para abordar el esfuerzo de Julian Opie (Londres, 1958) en generar una imagen simplificada de la figura humana que estabilice en la memoria su infinita variedad sin menoscabar la singularidad del motivo representado. Simultáneamente, este interés ha estado acompañado de un empeño en desmontar las tensiones entre nociones de alta cultura y cultura popular, originalidad y autoría, lo cotidiano y lo ideal.

Julian Opie ha alcanzado el reconocimiento internacional por un planteamiento desprejuiciado e irreverente de la figura humana. Este enfoque le ha permitido crear una suerte de síntesis extrema de la realidad, caracterizada por un estilo lineal y colorido que combina lo lúdico y lo relajado. Tale…