Ir al contenido principal

Marina Núñez. Un cuerpo extraño


En la actualidad asistimos a una expansión vertiginosa de las fronteras gracias a la tecnología. Los avances en realidad virtual se han convertido en una especie de difuminador de los límites que atañen no solo al lugar físico donde estamos sino también a los del propio cuerpo que somos.

Esta apertura conceptual del mundo contemporáneo ha contribuido a trastornar lo que se entiende por humano, ya sea para relativizar la primacía del hombre renacentista o para superar sus barreras físicas o intelectuales a través de la biotecnología.

El nuevo escenario que se vislumbra en un entorno posthumano coincide con el ajuste social que ha permitido crear conciencia acerca de las desigualdades motivadas por diferencias de género, raza o religión. Y aunque ha habido avances significativos aún hay campos como el del sistema del arte contemporáneo, donde la mujer se halla lejos de satisfacer las exigencias de visibilización e igualdad.

Estas dos vertientes que configuran el futuro en buena parte de la sociedad occidental coinciden en la propuesta “Un cuerpo extraño” de la artista Marina Núñez (Palencia, 1966) para el programa “el IVAM produce” que organiza el museo valenciano.


Se trata de una fotografía de 80 metros cuadrados que se extiende sobre la fachada del museo, donde mediante un trampantojo se aprecia una mujer que emerge violentamente a través del muro, y gracias a técnicas de manipulación digital su rostro parece licuarse a medida que atraviesa la pared del edificio.

Toda la escena propicia una apertura de interpretaciones que intentan explicar el porqué de la expulsión violenta de la mujer, o de su motivación a impulsarse fuera del museo, así como de los cambios en el estado de la materia que experimenta su piel.

El proyecto pone de manifiesto el interés en la identidad femenina a través de los discursos de género, junto con la violencia simbólica o real que subyace en los estereotipos dominantes, temas que desde los noventa marcaron los inicios de Marina Núñez.

A partir del 2000 la artista incursionó en las técnicas digitales para producir fotografías y vídeos que hicieron más evidente una idea inestable del cuerpo como ser maleable o metamórfico, que la han conducido en los últimos años a una estética más cercana al cyborg de la ciencia ficción.

“Marina Nuñez. Un cuerpo extraño”. Institut Valencià d’Art Modern - IVAM. Guillem de Castro, 118. Valencia, España.  Del 26 de octubre de 2017 al 25 de marzo de 2018.


También te puede interesar:
 José Jiménez Jiménez, Marina Núñez Jiménez, Bernardo Pinto de Almeida, et al. (2015). Marina Núñez: El fuego de la visión. Comunidad de Madrid. Publicaciones Oficiales.

Marina Núñez, Iñaki Alvarez (2011). Marina Núñez: tapar para ver o "el ojo vago". Sala Exposiciones Rekalde.

Rosi Braidotti (2015). Lo posthumano. Gedisa.

Comentarios

lo más visto

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes

El problema del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos.

Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, y esto puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree se deben tratar estos temas. Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social.

Una solución a esta problemática pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifue…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema. Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Europa como un puzzle, según la mirada de Jean-Christophe Béchet

A pesar de que las obras están claramente alineadas, la sensación después de recorrer la exposición de Jean Christophe-Béchet en el Centre del Carme de Valencia, es realmente la de un puzzle. Béchet ha reunido un grupo de fotografías sobre sitios y personas de Europa tomadas a lo largo de casi tres décadas. El resultado es de una variedad y complejidad que dista mucho de la clásica imagen turística. La incertidumbre, presente a medida que se observan las fotografías, proviene de lo relativo que resulta hoy en día la definición de frontera. Así lo entiende este fotógrafo francés, para quien las historias personales y los ambientes cotidianos son más importantes que la visión hegemónica de los relatos nacionales. En atención a esas microhistorias que actúan como elementos de cohesión, Béchet se interesa por los mitos que perviven gracias a las artes visuales, la música o la poesía.

Una visión de Europa entre el espíritu documental y la inspiración poética Jean-Christophe Béchet (Marse…