Ir al contenido principal

El Saler per al poble, ara!


La Dehesa del Saler es una franja de arena ubicada a diez kilómetros al sur de Valencia, que separa la Albufera del Mar Mediterráneo. Su vegetación, conformada por un bosque de pinos y por plantas crasas, aloja a las aves que anidan en el canal que la atraviesa y en el marjal de su parte norte.

En 1962, las autoridades locales, animadas por el fervor turístico, promovieron un plan para urbanizar este territorio. El comienzo de las obras reveló su efecto pernicioso y dio lugar a fuertes críticas entre biólogos y ambientalistas. En la década del setenta, en plena dictadura, la protesta del movimiento ciudadano se hizo más activa y al amparo del lema “El Saler per al poble” logró más tarde la paralización de las obras.


Para ilustrar esta historia, la Universitat de València está presentando “El Saler per al poble, ara!”, una exposición compuesta por documentos oficiales, manuscritos, posters, fotografías, planos y vídeos, entre otros objetos. El proyecto rememora la lucha ciudadana en contra de los planes urbanísticos realizados en este importante enclave natural de Valencia. Los objetos exhibidos datan de los años sesenta del siglo XX hasta el presente, con algunos proyectos que remiten a finales del XIX. Enmarcada en el treinta aniversario de la declaración de la Albufera como parque natural, la muestra cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Valencia y el patrocinio de Caixa Popular.

Foto: Eduardo Alapont

La exposición está organizada cronológicamente, con capítulos o secciones distribuidas por décadas, en las que se atienden a los proyectos más tempranos no construidos, el análisis del proyecto urbanizador ejecutado, el movimiento ciudadano en los setenta, la paralización del plan y las reivindicaciones que aún están pendientes. Destaca una emisión del programa “Tierra salvaje” de Televisión Española, el cual ayudó a concienciar sobre la singularidad del ecosistema de la Dehesa. De igual modo, son impactantes las imágenes que comparan el paisaje original antes de las obras y los cambios provocados por la implantación de edificios, el campo de golf y el paseo marítimo.


La exposición también pone de relieve el hecho de que esta lucha a pesar de sus victorias, como la declaración del Parc Natural de l’Albufera en 1986, aún tiene puntos pendientes. Entre estos se cuentan la recuperación del entorno natural y la suerte de las edificaciones que hoy quedan en el sector, un aspecto donde la continua participación de los vecinos seguirá siendo será decisiva. En este sentido, el catálogo publicado en ocasión de esta muestra permite actualizar los registros científicos, culturales y sociales que serán esenciales para proyectar las mejoras futuras de este entrañable paisaje valenciano.

“El Saler per al poble, ara!”. Centre Cultural La Nau, Sala Estudi General. Del 31 de mayo al 15 de octubre de 2017. Comisarios: Carles Dolç Soriano, Tito Llopis, Felipe Martínez Llorens, Luis Alberto Perdigón Fernández y Maria Josep Picó Garcés.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr