Ir al contenido principal

Robert Frank. Una práctica de imperfecciones

Fotografías de Robert Frank en su exposición en el IVAM de Valencia.
Vista del montaje de la exposición "Robert Frank. Caso de estudio". IVAM, Valencia

Si el mundo del arte se divide entre aquellos creadores que se orientan por la búsqueda de la belleza y quienes van en pos de la verdad, el trabajo de Robert Frank (Zúrich, Suiza, 1924-Nova Scotia, Canadá, 2019) puede ubicarse sin duda entre estos últimos.

Una fotografía enfrentada al optimismo moderno

La opción por la verdad no significa necesariamente una relación panfletaria o escandalosa con la realidad. Se trata más bien de una estrategia basada en la práctica de “imperfecciones” a través de la técnica fotográfica que se resuelve en recursos como los desencuadres, los desenfoques y las fragmentaciones.

Tales recursos actúan como vehículos para un desplazamiento del sentido que va en contra de la narración lineal y unívoca que solía esperarse de una fotografía, especialmente durante el optimismo moderno de los años cincuenta.

Look, London, 1950

Esta desestabilización involucra en cierto modo al espectador en la construcción del significado de la imagen, lo cual le plantea muchas veces despojarse de la supuesta estabilidad de la mirada y de los relatos que inmovilizaban el piso social y político de las convicciones.

Porque más allá de la dicotomía entre lo bello y lo verdadero, Frank se empeña en decirnos que la esencia de lo real tal vez sea su constante mutabilidad.

St Rita’s Hospital, Nova Scotia, 1991

Robert Frank. Caso de estudio

Las obras que el IVAM ha reunido para la exposición “Robert Frank. Caso de estudio” dejan ver claramente esta cualidad esencial de su trabajo. Las fotografías, libros y películas pertenecientes a la colección del museo valenciano elaboran convincentemente su perfil como creador y el sentido de la realidad que define su obra.

Es particularmente notorio observar cómo ese carácter inestable de la realidad pasa de una mirada externa como en el caso de The Americans hacia una dimensión interna que tiene que ver con su vida personal y la vejez.

Ese tránsito vital se expresa también en el paso de la fotografía al cine que experimenta y que se explica en la presencia dominante de la imagen como una entidad difícil de asir.

San Francisco, 1956

Cuestionar lo bello para revelar la condición humana

Tal dificultad ya se anunciaba en el rechazo de la belleza previsible que define The Americans, en especial cuando afirmaba: “trato de no ser visto”, convencido de la alerta y la impostura que una cámara desencadena cuando es detectada en el espacio público.

Aquella obra, publicada en 1959, contribuyó enormemente a cimentar la fama de Robert Frank como figura fundamental dentro de la fotografía y el cine.

Igualmente, ese ir en contra de lo bello como fin primordial de la imagen lo conecta con la crudeza que la fotografía alcanzó durante la postguerra, especialmente con la estética del neorrealismo italiano como una de sus principales influencias.

Este antecedente se manifiesta en la obra de Frank en la preferencia por aspectos descarnados de la realidad, donde la improvisación y el efecto no acabado del instante pueden ser plenamente reveladores de la condición humana.

“Robert Frank. Caso de estudio”. Institut Valencià d’Art Modern, IVAM. Guillem de Castro, 118. Valencia, España. Del 15 de junio hasta el 22 de octubre de 2017. Comisariado: Sandra Moros. Más información: ivam. es


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Robert Frank y Jack Kerouac (2008). Robert Frank: The Americans. Steidl.
Robert Frank (2015). Robert Frank. Los americanos. La Fábrica.
Jack Kerouac y Robert Frank (2004). Pull My Daisy. Steidl.

Comentarios

lo más visto

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema.

Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Tiempos convulsos. Historias y microhistorias en la colección del IVAM

El Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) está ofreciendo un nuevo acercamiento a su colección. Esta vez lo hace a partir de artistas que miraron el mundo desde la realidad de la calle, las contradicciones sociales y la crisis de esperanza. Muchas de las obras que participan en esta exposición coinciden en el uso de imágenes y recursos técnicos propios de la sociedad industrial y la cultura de masas, lo que explica la relevancia en la selección de la vertiente británica del pop art y el realismo más crítico del ámbito español.

Como el título de la muestra indica, "Tiempos convulsos" sigue una doble lectura de la historia. Por una parte, se centra en conflictos como las dos Guerras Mundiales, la Guerra Civil española, y los mecanismos para construir y subvertir el imaginario del héroe y de los gobiernos represivos. La otra lectura atiende a una política de menor escala, donde se incluyen asuntos que solían considerarse del ámbito de la vida privada de las personas, pero que d…

Julian Opie

El mundo contemporáneo se halla ante un exceso de imágenes producto de la masificación de la cámara fotográfica y el auge de las redes sociales. Esta situación revela nuestra incapacidad para lidiar con el enorme tamaño que ha adquirido la iconosfera moderna. Tales premisas podrían ser útiles para abordar el esfuerzo de Julian Opie (Londres, 1958) en generar una imagen simplificada de la figura humana que estabilice en la memoria su infinita variedad sin menoscabar la singularidad del motivo representado. Simultáneamente, este interés ha estado acompañado de un empeño en desmontar las tensiones entre nociones de alta cultura y cultura popular, originalidad y autoría, lo cotidiano y lo ideal.

Julian Opie ha alcanzado el reconocimiento internacional por un planteamiento desprejuiciado e irreverente de la figura humana. Este enfoque le ha permitido crear una suerte de síntesis extrema de la realidad, caracterizada por un estilo lineal y colorido que combina lo lúdico y lo relajado. Tale…