Ir al contenido principal

Joana Hadjithomas y Khalil Joreige. Se souvenir de la lumière

Joana Hadjithomas y Khalil Joreige. La geometría del espacio, 2008

La exposición “Se souvenir de la lumière”, de Joana Hadjithomas y Khalil Joreige, revisa la investigación que esta pareja de artistas libaneses ha realizado en torno a la imagen y sus mecanismos de representación.

El material producido especialmente para este proyecto en el IVAM -veintiún obras entre fotografías, vídeos, instalación y cine, entre otros medios- evidencia el interés en cuestionar conceptos como identidad, memoria, individuo y sociedad desde la perspectiva histórica y política de Oriente Próximo.

Se trata de una coproducción entre el Jeu de Paume (París), la Haus der Kunst (Munich) y la Sharjah Art Foundation (Sharjah, EAU) que se presenta en el museo valenciano hasta el mes de agosto.

Hadjithomas y Joreige son una pareja de artistas nacidos en Beirut en 1969 que desde finales de los noventa se propusieron revisar y construir imaginarios relativos al Líbano, la región de Oriente Próximo y su historia marcada por la violencia y el conflicto.

Partiendo del estudio de la imagen como eje de su obra, estos creadores intercambian posiciones entre el arte y el cine como una manera de cuestionar los mecanismos de representación y los relatos que de allí se derivan.

Adjudican a su formación autodidacta esta libertad para pasar de un medio a otro y poder resolver su trabajo sin el peso que imponen las definiciones, categorías y géneros.

Su perfil como artistas es básicamente de investigadores de lo social que exploran un lugar, una historia o una situación dada y a partir de allí generan un trabajo de largo alcance que puede dar pie a series o corpus de obras que se materializan en vídeos, instalaciones, fotografías, performances o proyectos cinematográficos.

Como oriundos de Beirut, Hadjithomas y Joreige han conocido de primera mano los cambios ocurridos en el Líbano como consecuencia de la guerra civil (1975-1990) y de la guerra de 2006.

Joana Hadjithomas y Khalil Joreige. Polvo en el viento, 2013

Considerada tiempo atrás por su alto nivel de vida como la Suiza del Mediterráneo, la ciudad fue destruida y hoy, a pesar de su recuperación relativa, los artistas no dudan en afirmar que “Beirut no existe” y que cada persona construye en su mente una ciudad diferente. Es en este potencial de generación de imágenes donde ellos centran su investigación.

Este rechazo a una visión hegemónica y menos oficialista de la ciudad les ofrece una perspectiva más amplia y plural del mundo árabe, un mundo del cual mucho se habla pero que no todos conocen.

Desde un punto de vista creativo los artistas ponen el foco de atención en su papel como narradores de historias alternativas que permiten abordar la representación de aquello que ha desaparecido pero que todavía está ahí, latente o ausente, como el recuerdo de esa luz a la que se refiere el título de la muestra en el IVAM.



La exposición no se organiza de forma cronológica o retrospectiva sino como un viaje que busca revelar aspectos cruciales acerca de las imágenes:

  • su afectación por la violencia y la guerra.
  • la recuperación de su visibilidad gracias a la latencia de algunas narrativas.
  • el cambio o desplazamiento perceptivo que opera en ellas como consecuencia de la recuperación de archivos.
  • el papel que cumplen las representaciones procedentes de Internet que actúan como suerte de “rumores” del mundo.
  • y la manera en que la poesía se puede encauzar para combatir el caos del mundo actual.

La exposición constituye un compendio de todas las sendas creativas que Joana Hadjithomas y Khalil Joreige han seguido en su recuperación visual de historias y narrativas de su ámbito de trabajo. El impacto de esas imágenes permite elaborar en lo político y lo poético una identidad que aún volátil contribuye a un valioso ejercicio de reconocimiento colectivo.

“Joana Hadjithomas & Khalil Joreige. Two Suns in a Sunset / Se souvenir de la lumière”. Institut Valencià d’Art Modern, IVAM. Guillem de Castro, Valencia, España. Del 6 de abril al 27 de agosto de 2017. Comisarios: Anna Schneider, Marta Gili, José Miguel G. Cortés, Hoor Al Qasimi.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Libros:

Comentarios

lo más visto

Ramón Vásquez Brito: lejanías de silencio

  Ramón  Vásquez Brito.  La blancura de su esencia palpita en la soledad , 1996. Hotel Venetur Margarita, Nueva Esparta, Venezuela El pintor Ramón Vásquez Brito (Porlamar, Venezuela, 1927-2012) destaca por su singular aporte a la conformación de una representación de un paisaje de profunda raigambre humanista. La escena marina que se reitera en sus lienzos acoge contenidos que trascienden la inmediatez de la mirada y se adentran en una simbología de emotivos alcances poéticos, originados de una visión memoriosa de la isla de Margarita. Esta obra corresponde a una etapa en la cual el artista ha consolidado un lenguaje propio que favorece la visión sensible del entorno a través de la pintura. Partiendo del paisaje marino, Vásquez Brito se vale de grandes formatos que insinúan el espacio de la costa, el horizonte y el cielo a través de franjas horizontales, donde el tema casi desaparece para convertirse en una realidad trascendente del motivo insular que fue su origen. Vásquez Brito crea

Minimalismo: hacia un arte sin ambigüedades

   Donald Judd.  Sin título , 1980. Tate Modern El minimalismo es una corriente artística surgida en Nueva York, que tuvo especial protagonismo entre 1963 y 1965. En ella predominan las estructuras geométricas en apariencia simples, cuyas formas, usualmente de colores, sobresalen del muro y se integran en el espacio expositivo, ampliando las dimensiones sensibles del espectador. El término, acuñado por el filósofo Richard Wollheim en 1965, no gozó de la total aceptación de los artistas adeptos a esta corriente, quienes lo encontraron demasiado asociado a un arte simplista o sin contenido. Parte de la crítica y el público también calificó las obras como frías y, en general, alejadas de lo que podía considerarse arte en ese momento. No obstante, la ampliación de las fronteras del arte luego de la segunda mitad del siglo XX hizo posible encontrar experiencias estéticas trascendentes en la manera diáfana y sin ambigüedades de tratar los materiales y disponer las formas geométricas. Pero lo

Marisol Escobar, el pop más humano

Marisol Escobar fue una escultora estadounidense de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art. Sin embargo, en su trabajo sobresalen aspectos ligados a la representación del cuerpo que a veces posee rasgos autobiográficos y otras una elocuente dimensión subjetiva de los personajes que representó. Marisol , 1969. Foto:  Jack Mitchell Ciertamente se pueden identificar influencias de  Jasper Johns  y  Robert Rauschenberg , en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes. Marisol.  La Virgen, el Niño, santa Ana y san Juan , 1978.  Galería de Arte Nacional, Caracas Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop