Ir al contenido principal

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas



Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana.

Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba.


Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultural que serviría de salvaguarda a los usos tradicionales de las plantas autóctonas.

A pesar del rigor con que desarrolló su original combinación de cultura y botánica, el enfoque de Pellicer no fue reconocido por el mundo académico tradicional. Esto no impidió que se convirtiera en un divulgador y escritor con estilo y léxico muy personales que en gran medida respondían a ese tiempo remoto que intentaba preservar en sus excursiones.

Pellicer murió en su Bellreguard natal el 7 de febrero de 2007.


Sobre esta interesante personalidad, el Museu Valencià d’Etnologia está presentando la muestra “Joan Pellicer. La saviesa de les nostres plantes”, que se organiza con objetos provenientes de los archivos de la familia Pellicer, la Biblioteca Valenciana, el Jardín Botánico de la Universitat de València, el Herbolario Navarro y el propio Museu Valencià d’Etnologia.

La muestra está conformada por un importante número de fotografías, apuntes, libros y enseres de senderismo que pertenecieron al científico, los cuales sirven para ilustrar las tres secciones en que ha sido distribuida la exhibición.


La primera sección está dedicada a su biografía. Allí se describe la infancia en Bellreguard, los estudios de medicina, la faceta como cantautor, el impacto de la muerte de su hermano al que estaba muy unido y su decisión por emprender los estudios de botánica, entre otros aspectos de su vida familiar.

En el segundo capítulo se muestran otros objetos como su bicicleta, la grabadora, la cámara de fotos, una mochila y una rústica mesa de trabajo, que en general dan cuenta de una faceta más íntima de las excursiones del científico valenciano.


En el tercer momento destaca una parte de su biblioteca personal y algunos ejemplares de su colección de discos de jazz, lo cual nos habla de su sensibilidad y de su pasión por el conocimiento, vertientes que en cierto modo fueron el sustento espiritual de su inédita tesis doctoral, incluida también en la muestra.

Toda la sala está rodeada de fotos, mapas y un video que completan una suerte de visión cósmica pero a la vez sucinta y completa de la vida y obra de Pellicer. Esta dimensión se termina de expresar en el “Hort Joan Pellicer”, un huerto de ubicado en la parte externa de la sala que reúne una selección de plantas estudiadas por el etnobotánico.


Con esta muestra se busca preservar los aportes científicos y culturales de la investigación de Joan Pellicer para que sirvan de inspiración a una relectura de sus obras y para que los investigadores actuales prosigan en este campo de estudio que mucho aporta a la difusión de la cultura valenciana.

“Joan Pellicer. La saviesa de les nostres plantes”. Museu Valencià d’Etnologia. Corona, 26. Valencia. Del 10 de mayo al 17 de septiembre de 2017. Comisario: Jorge Cruz Orozco.


También te puede interesar:
Joan Pellicer i Bataller (2007). Meravelles de Diània. Edicions del Bullent.

Joan Pellicer i Bataller (2004). Costumari botànic: 3. Edicions del Bullent.

Hugo Rodríguez González (2012). Etnobotánica y Cosmovisión. EAE Editorial Academia Espanola.

Antonio González Bueno (2002). Tres botánicos de la Ilustración. Gómez Ortega, Cavanilles, Zea. Novatores.

Comentarios

lo más visto

Fotografía japonesa en torno a Provoke

Provoke fue una revista de fotografía editada en Japón entre 1968 y 1970, período en que sus organizadores sólo llegaron a publicar tres números. Fue fundada por Takuma Nakahira y Koji Taki, junto con Takahiko Okada, Yutaka Takanashi.  A partir del segundo número contó con la participación de Daido Moriyama.

La aparición de la revista significó una sacudida en el campo de la fotografía, en especial porque asumieron su práctica como la búsqueda y ejercicio de un lenguaje alternativo.

Provoke y la búsqueda de un lenguaje alternativo Provoke es la consecuencia de un proceso de transformación del lenguaje fotográfico que se inicia en Japón a finales de los cincuenta y alcanza hasta principios de los setenta del siglo XX. Esta transformación estuvo motivada por los cambios económicos, sociales y culturales que ocurrieron en Japón luego de la rendición y posterior ocupación estadounidense.

Una primera manifestación de estos cambios en la fotografía nipona se produjo en 1957 con la exposici…

Equipaje de vuelta. La biblioteca del exilio

Hace ochenta años, por causa de la Guerra Civil, miles de personas se vieron obligadas a abandonar España en lo que para muchas sería un viaje sin retorno. Con su marcha, aquellos emigrantes dejaron atrás sus pertenencias, memorias y sobre todo su cultura. La llegada de la democracia animó la reconstrucción histórica del peregrinar de aquellos españoles por los países donde residieron. Fruto de este esfuerzo es la llamada “Biblioteca del exilio”, una sección de los fondos de la Biblioteca Valenciana que reúne un amplio acervo donado por los exiliados o sus familiares.

Ochenta años del exilio republicano español Para conmemorar el aniversario del exilio republicano español, la Biblioteca Valenciana está presentando la exposición “Equipaje de vuelta. La biblioteca del exilio”. La muestra brinda una oportunidad excepcional de acceder a esos fondos y conocer las historias de estas personas que tuvieron que desplazarse por motivos políticos o ideológicos A lo largo del recorrido, el visit…

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…