Ir al contenido principal

Xisco Mensua. No Return



La idea de que los procesos naturales, como la muerte, son irreversibles ya ha sido suficientemente establecida por la física. Sin embargo, la incertidumbre en torno al devenir del tiempo y la volatilidad de la vida nunca se aplaca. Por ello, para tratar de abordar esa "máxima entropía" puede que a veces resulte más provechoso prestar un poco de atención al arte antes que a la termodinámica.

El inevitable destino es un tema que no se acaba nunca de comprender y a ello han dedicado sus mejores horas filósofos y poetas. Sin embargo, otros formatos del conocimiento, como el que se vislumbra desde una exposición de arte, podrían ayudar a conducir una especulación que acoja las experiencias vitales del autor y aquellas que las obras puedan estimular en el público. Desde aquí sería dado explorar un camino hacia un esclarecimiento que será inviable como certeza pero fecundo como ejercicio de lo sensible.


En el Centre Cultural La Nau, el artista Xisco Mensua (Barcelona, 1960) está presentando una exposición que versa sobre estos temas y en la que con especial énfasis se vale de pinturas al óleo y dibujos en tinta china para elaborar una reflexión emotiva sobre el tiempo y la condición inevitable de la muerte. Emplazada en la Sala Martínez Guerricabeitia de la vieja sede de la Universitat de València, la muestra se articula en torno al políptico No Return, de donde proviene el  título de este proyecto.


La distribución de la sala está organizada en tres momentos, cada uno de ellos con sendas obras que les sirven de guía. El primer espacio lo domina la pieza de carácter autobiográfico Noviembre, un políptico basado en el tema de una casa. En torno a ella, el artista ha dispuesto las representaciones de diversos objetos que desde la cotidianidad doméstica simbolizan una idea de la ausencia.

El segundo espacio tiene como eje el políptico No Return, el cual está conformado por citas visuales hechas a partir de representaciones de una cinematografía ya lejana en la memoria. Lo acompañan otras alusiones gráficas a Glenn Gould, Ezra Pound, Ad Reinhardt, Vladimir Jankélévitch y Wolfgang Mozart, que son necesarias para remarcar la fatalidad del tiempo y su devenir.


El políptico Collioure-Portbou señala la última sección de la muestra mediante una configuración simétrica entre las muertes de Antonio Machado y Walter Benjamin. En este capítulo, que según el artista bien podría considerarse de Geografía e Historia, se suman una reproducción de la lápida de Benjamin en Portbou, un extracto del poema Mnemosyne de Friedrich Hölderlin y la inquietante presencia de la palabra “exilio”, junto con otros materiales utilizados para la preparación de las obras.


Más allá de las elaboraciones teóricas que se pueden hacer para abordar la obra de Mensua y sus proposiciones para fundir lenguaje e imagen en una unidad de concepto y afecto, posiblemente, con palabras del artista, lo mejor que se pudiera decir “pertenecería a las emociones e intensidades que son propias del arte, y que las fabrica cada uno según su bagaje, su visión y su espíritu crítico al entrar en contacto con los artefactos que los artistas ponen en circulación”.

"Xisco Mensua. No Return". Centre Cultural La Nau. Universitat de València. Sala Martínez Guerricabeitia. Del 29 de mayo al 17 de septiembre de 2017. 

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Ian Gibson (2019). Los últimos caminos de Antonio Machado: De Collioure a Sevilla. Espasa.

Ilya Prigogine (2005). El nacimiento del tiempo. Tusquets.

Vladimir Jankélévitch (2009). La muerte. Pre-Textos.

Walter Benjamin (2005). Libro de los pasajes. Akal.

Aby Warburg (2010). Atlas Mnemosyne. Akal. 

Friedrich Hölderlin (2012). Poemas. Lumen.

Comentarios

Lo más visto

Jasper Johns, otras maneras de mirar lo conocido

Jasper Johns (Augusta, Georgia, 1930) es famoso por una pintura donde aparecen una serie de franjas horizontales y un conjunto de estrellas hechos con colores azul, blanco y rojo. La manera como distribuyó esta formas en la superficie del cuadro y el título que le dio, Flag, hicieron inevitable pensar en la bandera de los Estados Unidos. O no.
¿Abstracción o figuración? La ambigüedad generada por esta obra y el momento en que su autor la da a conocer terminó por definir la importancia de Johns en la historia del arte. Por una parte, el claro carácter geométrico de su pintura establecía una distancia, casi que una suerte de punto final, con respecto a la fluida gestualidad del expresionismo abstracto que desde mediados de la década del cuarenta marcaba el protagonismo de Estados Unidos en el arte mundial.

Pero también, al servirse de una imagen tan formalmente precisa y al mismo tiempo tan conocida, se hacía innecesario tener que definirla como abstracta o figurativa, como algo concre…

El pintor venezolano Hugo Baptista

El pintor Hugo Baptista (La Grita, Venezuela, 1935) forma parte de una generación de artistas venezolanos que entre las décadas del cincuenta y sesenta se mueve en varias vertientes de estilo: una que sigue la senda de la nueva figuración, otra que explora el arte informal y la que persiste en la abstracción geométrica.

En el caso de Baptista, su primera propuesta notable de trabajo se produce entre estas décadas y en ella se observa una predisposición hacia una abstracción lírica basada principalmente en el color, impregnada de un sentido poético que mucho debe a los grupos artísticos y literarios a los que estuvo siempre ligado.

La influencia literaria Esta filiación a intelectuales y creadores de otras áreas de la cultura debe mucho también a la actualización estética que tiene lugar en su país y que hará posible un cruce de ideas entre distintas prácticas. En una entrevista hizo ver la importancia que habían tenido estas agrupaciones en lo que él llamó su formación bohemia: “Ya no…

Marisol, una vertiente humana del pop art

Marisol Escobar fue una escultora de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art.

Ciertamente se pueden identificar influencias de Jasper Johns y Robert Rauschenberg, en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes.


Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop art, en parte por otras influencias que su figurativismo deja entrever. Así, algunos críticos han encontrado ciertas referencias al surrealismo, el arte popular estadounidense, el nuevo realismo, esculturas precolombinas e incluso al arte popular venezolano. Lo cierto es que todas esas posibles influencias derivan en el carácter y magnetismo tan fue…