Ir al contenido principal

Arte contemporáneo. Colección Fundación Bancaja. 1984 - 2010


La sección de arte contemporáneo de la Colección Fundación Bancaja surgió por la motivación de incorporar piezas y autores representativos de la historia del arte de la segunda mitad del siglo XX. En 2004, bajo el asesoramiento del exdirector del IVAM y el Museo Reina Sofía, Juan Manuel Bonet, se dio inicio a las adquisiciones a través de ferias de referencia mundial como ARCO y Art Basel. Al día de hoy, este segmento de la colección del centro cultural valenciano está constituido por más de un centenar de obras que superan las dos mil si se cuenta el conjunto de gráficas de Pablo Picasso. Lejos del empuje adquisitivo de aquellos años, la Fundación Bancaja atiende ahora a estos fondos como una manera de mostrar una valiosa faceta del arte de los últimos tiempos según la perspectiva de su colección.

La exposición “Art contemporani. Col.lecció Fundació Bancaixa. 1984 - 2010” reúne poco más de cincuenta obras realizadas en las últimas décadas por catorce artistas de renombre internacional, quienes, según su procedencia, se distribuyen entre Alemania, España, Inglaterra, Irlanda y Suiza. Entre los atributos de la exhibición destacan además la preponderancia de la pintura en formatos monumentales, la confluencia de diversas técnicas y medios, con varias fotografías también de gran escala, y el hecho de que una parte de estas obras se muestra de manera pública por primera vez.

La exhibición ostenta un carácter abstracto y geométrico, lo cual sumado a los grandes formatos favorece una clara manifestación emotiva. Así se aprecia en la imponente presencia del color y las texturas provenientes de las pinturas, los sobrios motivos arquitectónicos de las fotografías, y los volúmenes sugerentes de las esculturas. Desde el punto de vista de los temas, estilos y lenguajes, la exposición pone en contacto al espectador con la fotografía racional de Axel Hütte y Günther Förg; la conceptualización del collage, el fragmento y ciertas reminiscencias del pop art de Carmen Calvo; junto con las diferentes acepciones sensibles de la geometría abstracta en las obras de Helmut Federle, Sean Scully y Förg.

El visitante también encontrará varios ejemplos de las derivaciones constructivistas de Imi Knoebel; el registro arquitectónico que define las fotografías de José Manuel Ballester; y la exploración de una vertiente arcaica de las vanguardias del siglo XX que se aprecia en los trabajos de Juan Navarro Baldeweg y Manolo Valdés. La abstracción más personal se hace presente con Juan Uslé; así como la estilización de la urbe moderna a través de la línea y el color de Julian Opie. Finalmente, son siempre apreciables el neo expresionismo de Miquel Barceló; el estudio de nociones como espacio, lugar y ciudad que propone Miquel Navarro; y la memoria de un paisaje velado en las tramas líricas de Soledad Sevilla.

El proyecto que acoge el Centro Cultural Bancaja ofrece la posibilidad de reflexionar sobre las vías de estos artistas para explorar e interpretar una parcela de la realidad desde el arte occidental de las últimas décadas. Aquí sobresalen notables puntos de coincidencia manifiestos en el predominio de la pintura, el formato heroico y la tendencia a la abstracción. Estas cualidades son útiles también para esbozar las aspiraciones de un coleccionismo institucional y financiero propio de otras épocas, y que hoy a la distancia de los años ve reconducidos sus alcances en la ocasión de un disfrute más plural y ciudadano.

“Art contemporani. Col.lecció Fundació Bancaixa”. Centro Cultural Bancaja. Plaza de Tetuán, 23. Valencia. Del 9 de mayo al 29 de septiembre de 2017.


También te puede interesar:
Juan Manuel Bonet (2007). Diccionario de las vanguardias en España, 1907-1936. Alianza Editorial.

Francisco Calvo Serraller (2014). El arte contemporáneo. Taurus.

Comentarios

lo más visto

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes

El problema del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos.

Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, y esto puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree se deben tratar estos temas. Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social.

Una solución a esta problemática pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifue…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema. Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Europa como un puzzle, según la mirada de Jean-Christophe Béchet

A pesar de que las obras están claramente alineadas, la sensación después de recorrer la exposición de Jean Christophe-Béchet en el Centre del Carme de Valencia, es realmente la de un puzzle. Béchet ha reunido un grupo de fotografías sobre sitios y personas de Europa tomadas a lo largo de casi tres décadas. El resultado es de una variedad y complejidad que dista mucho de la clásica imagen turística. La incertidumbre, presente a medida que se observan las fotografías, proviene de lo relativo que resulta hoy en día la definición de frontera. Así lo entiende este fotógrafo francés, para quien las historias personales y los ambientes cotidianos son más importantes que la visión hegemónica de los relatos nacionales. En atención a esas microhistorias que actúan como elementos de cohesión, Béchet se interesa por los mitos que perviven gracias a las artes visuales, la música o la poesía.

Una visión de Europa entre el espíritu documental y la inspiración poética Jean-Christophe Béchet (Marse…