Ir al contenido principal

Perdidos en la ciudad

Foto: IVAM

La ciudad es el espacio que define a la sociedad moderna, donde confluyen las personas en busca de una mejor calidad de vida social, económica y cultural. La ciudad es también, casi siempre, la sede más notable de la vida intelectual y política. Por esta razón una gran parte de la población mundial se concentra en estos espacios urbanos, que son muchas veces el escenario donde las experiencias y comportamientos más innovadores tienen gran visibilidad e impacto.



La expansión del arte moderno está muy enraizada al desarrollo de las ciudades, ya que como tema y contexto tal vez no haya algo más actual que una ciudad. Por esta razón muchos artistas se valen de la vida en la ciudad como un elemento central en su obra; en algunos casos, desde la representación de sus atributos icónicos: casas, edificios, mapas; en otros, desde su manejo como un concepto subjetivo o político que fluye a través de la experiencia creadora. Por otra parte, la consideración de la ciudad en el arte contemporáneo se ha tornado más compleja desde que los formatos y soportes para hablar de ella, para construir su narrativa, se enriquecen gracias a la confluencia de las expresiones artísticas tradicionales, junto con la que aporta la literatura, el cine, la música y otros medios.

La exposición “Perdidos en la ciudad” que presenta el IVAM se mueve alrededor de estas y otras ideas. En ella, un vasto número de obras provenientes de la colección del  museo valenciano alude a las múltiples visiones que pueden conformar el imaginario de la ciudad en los últimos cien años. Allí se congregan la proyección del arquitecto y el urbanista junto con la visión de una ciudad menos homogénea que se abre a una realidad compleja, variable e innegable. Estos atributos se presentan a medida que se recorren los diez capítulos en que ha sido organizada la muestra: Fascinación por la metrópolis; Deambulaciones urbanas; Espacios banales; Deconstruyendo la ciudad; Paisajes globales; Multitudes diversas; Ciudades imaginadas; Urbes desnudas; Mundos extraños; y Arquitectos del miedo. Se trata de una estructura flexible que invita a un recorrido libre y a una narración abierta que se nutre del significado de la ciudad como puede entenderla cada quien según su propia experiencia urbana.


El catálogo de la muestra contiene seis ensayos ilustrados con fotografías del montaje de la exposición. El estudio de Manuel Delgado titulado “Nuevos senderos rituales para la protesta en Barcelona” se centra en la resignificación política del espacio público de la capital catalana a partir de los modos más recientes de protestas callejeras. David Estal Herrero reflexiona en “Mapa de tu ciudad” sobre la cartografía como el resultado de una imagen urbana y vital construida en común. En “El presente de los recuerdos”, Alicia Guerrero Yuste reivindica la potencialidad urbana que se puede extraer de la cotidianidad y modestia de los espacios abandonados de la ciudad, para desde allí encauzar un concepto de arquitectura social. Por su parte, Carmen Navarrete, en su texto “La ciudad; un lugar a conquistar para la diversidad”, destaca el urbanismo hegemónico como el principal obstáculo de muchos habitantes para acceder a las actividades y oportunidades que ofrece la ciudad. En un testimonio vivencial titulado “Contar en lo que todas las ciudades se parecen y es oscuro”, Marta Sanz reflexiona sobre la experiencia fascinante y hostil que significa la ciudad a partir de los efectos de la globalización. Finalmente, siguiendo una perspectiva queer, Manuel Segade aborda en “La ciudad de los subcomunes: una coreografía social”, la idea de una ciudad entendida como un espacio que propone una acepción del tiempo desde la “disidencia erótica” y capacidad semiótica del cuerpo.

“Perdidos en la ciudad. La vida urbana en las colecciones del IVAM”. Instituto Valencia de Arte Moderno. Guillem de Castro, 118. Valencia, España. Del 18 de mayo de 2016 al 4 de junio de 2017. Curador: José Miguel G. Cortés.


También puedes consultar:
Italo Calvino (2017). Las ciudades invisibles. Madrid: Siruela.

Paul Auster (2012). La trilogía de Nueva York. Barcelona: Seix Barral.

Don DeLillo (2003). Cosmópolis. Barcelona: Seix Barral.

Rafael Chirbes (2008). Mediterráneos. Barcelona: Anagrama.

Comentarios

lo más visto

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes

El problema del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos.

Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, y esto puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree se deben tratar estos temas. Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social.

Una solución a esta problemática pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifue…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema. Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Europa como un puzzle, según la mirada de Jean-Christophe Béchet

A pesar de que las obras están claramente alineadas, la sensación después de recorrer la exposición de Jean Christophe-Béchet en el Centre del Carme de Valencia, es realmente la de un puzzle. Béchet ha reunido un grupo de fotografías sobre sitios y personas de Europa tomadas a lo largo de casi tres décadas. El resultado es de una variedad y complejidad que dista mucho de la clásica imagen turística. La incertidumbre, presente a medida que se observan las fotografías, proviene de lo relativo que resulta hoy en día la definición de frontera. Así lo entiende este fotógrafo francés, para quien las historias personales y los ambientes cotidianos son más importantes que la visión hegemónica de los relatos nacionales. En atención a esas microhistorias que actúan como elementos de cohesión, Béchet se interesa por los mitos que perviven gracias a las artes visuales, la música o la poesía.

Una visión de Europa entre el espíritu documental y la inspiración poética Jean-Christophe Béchet (Marse…