Ir al contenido principal

Juan Fabuel. 14,24. The Space Between


El Centro Cultural Bancaja ha reunido una serie de fotografías de escenas nocturnas de la costa mediterránea peninsular, las Islas Canarias, Italia y Grecia, realizadas por Juan Fabuel (Valencia, 1976) entre 2009 y 2016. Las imágenes se obtuvieron en las fases de luna gibosa creciente, luna llena y luna gibosa menguante, lo cual realza el valor técnico y conceptual de nuestro satélite como fuente de luz de estas obras.

La propuesta se completa con un registro de la superficie lunar y una vídeo instalación realizada con hielo. La ausencia de sujetos reconocibles en estos paisajes insólitos se propone conducir la reflexión hacia significados que conjugan la actualidad social y el contenido poético.

La importancia del mar Mediterráneo ha quedado establecida en su aporte a la consolidación de la cultura en Occidente, el desarrollo del comercio y el fluir de los grupos humanos, todo ello en medio de favorables condiciones climáticas que han incidido en la alta densidad poblacional de la región. El imaginario de este mar se asocia al placer, el descanso y la evasión contemplativa. Pero también comporta la realidad de personas que huyen del caos político, económico y social de sus países de origen. Estas cualidades cobran un sentido distinto cuando se abordan desde la perspectiva de un tiempo nocturno que así como revela un mundo invisible es también testigo silente de desesperados flujos migratorios.

La exposición 14, 24. The Space Between plantea una especie de suspenso temporal entre los poco más de catorce kilómetros que en su punto más estrecho median entre Europa y África. Este ejercicio se desenvuelve en un diálogo entre la vasta soledad del paisaje y el silencio de las imágenes, el cual es subrayado en sala por el murmullo envolvente del mar. Ante la falta de luz, estos lugares intensifican su condición de espacios desconocidos, carentes de coordenadas que permitan el surgimiento de un protagonismo antropológico. De este modo, frente a la desolación del referente marino se activan y fluyen interpretaciones alternativas de conceptos como espacio y lugar, que pueden contribuir a desmontar los conflictos que surgen cuando se aborda el tema de las migraciones humanas.

En la actualidad, la necesidad de adentrarse en tierras desconocidas y encontrar nuevos asentamientos se ve cada vez más impregnada de cargas de violencia y angustia. En este contexto, la exposición permite ampliar las dimensiones de esta realidad a partir del cruce sensible entre las cualidades propias del paisaje como entidad visual y las inestables condiciones sociales y políticas del presente. El resultado es una imagen múltiple de un entorno apenas perceptible cuya orfandad de hitos geográficos parece aludir a tiempos de incertidumbre donde la reflexión y la consideración de otros significados servirán de apoyo en la búsqueda de un posible destino.

"14, 24. The Space Between. Juan Fabuel". Centro Cultural Bancaja. Plaza de Tetuán, 23. Valencia. Del 16 de febrero al 21 de mayo de 2017. Comisariado: Tana Capo.

También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Varios autores (2014). The A-Z of Spanish Photographers. Madrid: La Fábrica Editorial
Rosa Olivares (2005). 100 Spanish Photographers. Madrid: Exit Publicaciones

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr