Ir al contenido principal

La singularidad: el ser humano y la tecnología



La relación entre el ser humano y la tecnología en el mundo contemporáneo está atravesando momentos de profundos cambios. La distancia que nos separa de los artilugios electrónicos es cada vez más estrecha y sorprende ver cómo tales dispositivos se incorporan a nuestra cotidianidad al punto de que podemos llevarlos en la muñeca, en la ropa que usamos o compartir con ellos el tiempo íntimo de la cama.

El sex-appeal de estos aparatos proviene de su promesa para hacer nuestras vidas más sencillas y productivas, predecir nuestras necesidades y brindar soluciones incluso antes de que se presente el problema que las amerite. Tal eficiencia proviene de una transacción que, más allá del pago inicial por la compra de tales equipos, implica un suministro constante de información proveniente de nuestros hábitos, gustos y ubicación en el espacio, todo lo cual vertimos diariamente a través de las redes sociales y servicios de geolocalización. El complemento de este entramado tecnológico es el desarrollo de sistemas de inteligencia artificial capaces de procesar la ingente cantidad de datos de miles de millones de usuarios en todo el planeta. En este panorama la tecnología deja de ser una mera herramienta y se convierte en un acompañante cuyo acceso a nuestra intimidad es equiparable y aun superable a la del familiar más cercano.

En la reciente edición de la Bienal de Venecia, el cineasta catalán Albert Serra presentó una video instalación, cuya curaduría estuvo a cargo de Chus Martínez, en la cual se interesaba en estos temas. El proyecto se titula Singularidad, un término basado en el concepto de “singularidad tecnológica” usado en los estudios de inteligencia artificial para referirse a un hipotético advenimiento de la “inteligencia artificial general”, que corresponde a un primer estadio evolutivo de la máquina en que esta es capaz de ejecutar cualquier acción que un hombre pueda realizar. Esto implica que una computadora, una red informática o un robot serán capaces de auto mejorarse recursivamente o diseñar y construir computadoras y robots aún mejores que él mismo y superiores a la capacidad intelectual humana, al punto de que se produzca una suerte de “explosión de inteligencia” prevista para una fecha cercana a 2040.

En el caso específico de esta instalación, cuya versión ampliada se presenta ahora en La Virreina (Barcelona, España), el concepto de singularidad contenido en el proyecto de Serra y Martínez se refiere a esa condición moderna de nuestras vidas que ya no está regida únicamente por las circunstancia del capital y la economía, sino también por este nuevo giro epistemológico que implica nuestra interacción con las máquinas, y que será determinante en el modo de entender el futuro cercano del mundo que habitamos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr