Ir al contenido principal

La singularidad: el ser humano y la tecnología


Imagen de la exposición Singularidad

La relación entre el ser humano y la tecnología en el mundo contemporáneo está atravesando momentos de profundos cambios. La distancia que nos separa de los artilugios electrónicos es cada vez más estrecha y sorprende ver cómo tales dispositivos se incorporan a nuestra cotidianidad al punto de que podemos llevarlos en la muñeca, en la ropa que usamos o compartir con ellos el tiempo íntimo de la cama.

El sex-appeal de estos aparatos proviene de su promesa para hacer nuestras vidas más sencillas y productivas, predecir nuestras necesidades y brindar soluciones incluso antes de que se presente el problema que las amerite. Tal eficiencia proviene de una transacción que, más allá del pago inicial por la compra de tales equipos, implica un suministro constante de información proveniente de nuestros hábitos, gustos y ubicación en el espacio, todo lo cual vertimos diariamente a través de las redes sociales y servicios de geolocalización. El complemento de este entramado tecnológico es el desarrollo de sistemas de inteligencia artificial capaces de procesar la ingente cantidad de datos de miles de millones de usuarios en todo el planeta. En este panorama la tecnología deja de ser una mera herramienta y se convierte en un acompañante cuyo acceso a nuestra intimidad es equiparable y aun superable a la del familiar más cercano.

En la reciente edición de la Bienal de Venecia, el cineasta catalán Albert Serra presentó una video instalación, cuya curaduría estuvo a cargo de Chus Martínez, en la cual se interesaba en estos temas. El proyecto se titula Singularidad, un término basado en el concepto de “singularidad tecnológica” usado en los estudios de inteligencia artificial para referirse a un hipotético advenimiento de la “inteligencia artificial general”, que corresponde a un primer estadio evolutivo de la máquina en que esta es capaz de ejecutar cualquier acción que un hombre pueda realizar. Esto implica que una computadora, una red informática o un robot serán capaces de auto mejorarse recursivamente o diseñar y construir computadoras y robots aún mejores que él mismo y superiores a la capacidad intelectual humana, al punto de que se produzca una suerte de “explosión de inteligencia” prevista para una fecha cercana a 2040.

En el caso específico de esta instalación, cuya versión ampliada se presenta ahora en La Virreina (Barcelona, España), el concepto de singularidad contenido en el proyecto de Serra y Martínez se refiere a esa condición moderna de nuestras vidas que ya no está regida únicamente por las circunstancia del capital y la economía, sino también por este nuevo giro epistemológico que implica nuestra interacción con las máquinas, y que será determinante en el modo de entender el futuro cercano del mundo que habitamos.

Comentarios

lo más visto

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

Lettera 22

En esa especie de autobiografía intelectual que es Menos que uno, Joseph Brodsky refiere lo que le motivó a escribir en inglés. Era el verano de 1977 y ya habían pasado cinco años desde el inicio de su exilio estadounidense.

Además de dedicarse a hacer ensayos, traducciones y algún poema en su nueva lengua, el propósito principal del poeta ruso era aproximarse a quien consideraba la mente más privilegiada del siglo XX: Wystan Hugh Auden.

Sin embargo, y este es el detalle que ahora nos interesa, para confirmar su determinación Brodsky se fue hasta una tienda en la sexta avenida de Nueva York y una vez allí se compró una Lettera 22.


La Lettera 22 era una máquina de escribir portátil fabricada por la empresa italiana Olivetti. Fue diseñada por Marcello Nizzoli en 1949, un laureado diseñador y arquitecto, quien también creó otros objetos célebres como la máquina de coser Mirella para Necchi.

La principal promesa de la Lettera 22 era su portabilidad y en aquella época tal cualidad se expr…

Anzo. Aislamientos

En los años sesenta, el contexto de agitación antifranquista que irrumpió en Valencia dio lugar a la creación de grupos como Estampa Popular de Valencia, del que José Iranzo Almonacid -Anzo- (Utiel, 1931-Valencia, 2006) fue miembro fundador. Esta filiación ejerció una gran influencia en el devenir plástico y conceptual de su trabajo, el cual contó con el favor de la crítica durante esta década y la siguiente.

En esta época, España asumía un proceso de modernización cuyo motor económico se centró en el fomento del turismo. Esto implicó una cierta apertura por parte de la dictadura que fue aprovechada por Estampa Popular para filtrar su arte de crítica social. Tal cuestionamiento se orientó también al papel que las mejoras económicas tuvieron en la aparición de un sector industrial, empresarial y de servicios hasta entonces inédito.


Estos últimos aspectos, en especial su deriva tecnológica, fueron de gran interés para Anzo, quien mediante un hábil manejo de los recursos del pop art pud…