Ir al contenido principal

Alfred Wenemoser: Retrotransformación y otros métodos de percepción



Como toda buena instalación, la propuesta de Alfred Wenemoser (Graz, Austria, 1954) para la Colección Mercantil comienza con una declaración sobre el cuerpo. Un túnel a la entrada de la exposición convierte al clásico espectador-leedor-de-rótulos en alguien que toma conciencia de su propio cuerpo, más atento a la visión como sentido que como órgano.

Así, al túnel donde un niño puede pasar divertido y un adulto tal vez se interrogue si podrá hacerlo, le sigue una mirilla donde solo una mirada atenta podrá ver (descubrir, como resultado de la acción de ver) un bello abanico del artista ruso, afincado durante un tiempo en Venezuela, Nicolás Ferdinandov.

La referencia a Ferdinandov (Moscú, 1886 -Curazao, 1925) no es casual. Fue él tal vez uno de los primeros que en un juicio anacrónico podríamos considerar como pionero del arte de la instalación en Venezuela, y en esa estela fue además quien inspiró a Armando Reverón a construir su mundo fantástico donde lo corpóreo era el eje central y modulador del espacio único que fue El Castillete de Macuto.

Pero así como la exposición reconoce el cuerpo del espectador como eje de la instalación, se vale también de esta estrategia para proponer una modificación de la naturaleza de los espacios propios de una colección institucional y convertirlos en soporte novedoso para una imbricación distinta con lo artístico. Esta reconsideración del espacio parece abrir la posibilidad de una transformación de la obra de arte no como objeto de contemplación sino como dispositivo capaz de despertar otras implicaciones sensoriales. Este interés subvierte la noción de autoría, original y copia, y lo hace en función de la obra de otros artistas que tuvieron o tienen similares inquietudes sobre la amplitud sensible de la imagen, como Ferdinandov, Gerd Leufert, Roberto Obregón y el propio Wenemoser.

La voluntad de modificar estructuras espaciales hipercodificadas por el uso (una sala de exposición, una biblioteca, la bóveda donde se almacenan las obras) hace que finalmente las obras del depósito aparezcan colgadas del techo de la galería, como cúmulo de tiempo, y que en el depósito, frecuentemente inaccesible, el público disponga de sillas que invitan a observar la videotransmisión de entrevistas con especialistas canónicos del arte venezolano.

El planteamiento de Wenemoser contribuye a poner el acento sobre una paradoja del arte visual, que tratándose de una manifestación expresamente destinada a la vista, su verdadero sentido cobra vida más allá de lo visible y se fundamenta en la conciencia del lugar que ocupamos, para que en todo caso, como mirones atentos, tratemos de no perder la poderosa referencia espacial que se construye siempre a través de nuestros ojos.

Comentarios

Lo más visto

Jasper Johns, otras maneras de mirar lo conocido

Jasper Johns (Augusta, Georgia, 1930) es famoso por una pintura donde aparecen una serie de franjas horizontales y un conjunto de estrellas hechos con colores azul, blanco y rojo. La manera como distribuyó esta formas en la superficie del cuadro y el título que le dio, Flag, hicieron inevitable pensar en la bandera de los Estados Unidos. O no.
¿Abstracción o figuración? La ambigüedad generada por esta obra y el momento en que su autor la da a conocer terminó por definir la importancia de Johns en la historia del arte. Por una parte, el claro carácter geométrico de su pintura establecía una distancia, casi que una suerte de punto final, con respecto a la fluida gestualidad del expresionismo abstracto que desde mediados de la década del cuarenta marcaba el protagonismo de Estados Unidos en el arte mundial.

Pero también, al servirse de una imagen tan formalmente precisa y al mismo tiempo tan conocida, se hacía innecesario tener que definirla como abstracta o figurativa, como algo concre…

El pintor venezolano Hugo Baptista

El pintor Hugo Baptista (La Grita, Venezuela, 1935) forma parte de una generación de artistas venezolanos que entre las décadas del cincuenta y sesenta se mueve en varias vertientes de estilo: una que sigue la senda de la nueva figuración, otra que explora el arte informal y la que persiste en la abstracción geométrica.

En el caso de Baptista, su primera propuesta notable de trabajo se produce entre estas décadas y en ella se observa una predisposición hacia una abstracción lírica basada principalmente en el color, impregnada de un sentido poético que mucho debe a los grupos artísticos y literarios a los que estuvo siempre ligado.

La influencia literaria Esta filiación a intelectuales y creadores de otras áreas de la cultura debe mucho también a la actualización estética que tiene lugar en su país y que hará posible un cruce de ideas entre distintas prácticas. En una entrevista hizo ver la importancia que habían tenido estas agrupaciones en lo que él llamó su formación bohemia: “Ya no…

Marisol, una vertiente humana del pop art

Marisol Escobar fue una escultora de origen venezolano, quien hizo de la madera su principal material de trabajo. Su obra se desarrolló principalmente en Nueva York, en particular desde los años sesenta, por lo que su estilo frecuentemente es asociado con el pop art.

Ciertamente se pueden identificar influencias de Jasper Johns y Robert Rauschenberg, en especial en la incorporación de partes del cuerpo humano hechos en plástico o resina, así como otros objetos encontrados, como elementos que la artista usa en algunos ensamblajes.


Sin embargo, Marisol (París, 1930-Nueva York, 2016) no podría ser catalogada como un referente clásico del pop art, en parte por otras influencias que su figurativismo deja entrever. Así, algunos críticos han encontrado ciertas referencias al surrealismo, el arte popular estadounidense, el nuevo realismo, esculturas precolombinas e incluso al arte popular venezolano. Lo cierto es que todas esas posibles influencias derivan en el carácter y magnetismo tan fue…