Ir al contenido principal

Judd, Otero, Morris y el contexto


Donald Judd. Sin título, 1987. Esmalte sobre aluminio. 30 x 240 x 30 cm

En estos días, una galería en Madrid está presentando una exposición que conecta la obra de Alejandro Otero y Donald Judd. La relación se establece a partir de las Multicolored Works de Judd y los Tablones del venezolano, dos propuestas dentro de la abstracción geométrica con algunas similitudes conceptuales que se remontan a principios de los sesenta.

La circunstancia es estimulante para ahondar un poco en los posibles puntos de unión en el trabajo de estos dos artistas, quienes compartieron una inclinación por los asuntos del espacio, y en cuya resolución cada uno pudo haber encontrado respuestas para nada coincidentes.

Entre 1962 y 1963, Otero y Judd se interesan en superar el soporte de pintura o escultura. En el caso de Otero, por una consideración de lo real como un “acontecimiento sensorial” impedido de ser contenido en un medio convencional. Judd, por un afán en lograr un espacio de significación del arte totalmente autónomo capaz de incluir al muro. Los dos artistas concluyen en un orden interno de la obra, solo que por vías distintas: Judd, por una simplificación formal extrema que lo conduce a una estructura inmanente; Otero, por un intento de regularizar el carácter inestable de la naturaleza.

Como aquellos artistas que asumieron con rigor el arte abstracto, Donald Judd (Excelsior Spring, Missouri, 1928-Nueva York, 1994) se propone exaltar al máximo el potencial semántico del arte a través de los medios que le son propios: forma, color, volumen, superficie. Esto lo lleva a desechar cualquier elemento técnico o material, ya sea lienzo, pinceles, marcos o soportes que distraigan la autonomía expresiva de la obra. De esta manera supera los formatos de pintura o escultura, y produce una suerte de objetos que, en la ausencia de cualquier otra relación con el mundo material, solo pueden ser catalogados como “específicos”.

Alejandro Otero. Tablón nº 36, 1981. Duco sobre madera. 200 x 55 cm

El caso de Otero (El Manteco, Venezuela, 1920-Caracas, 1990) podría ser a la inversa. El venezolano parte de una consideración sensible del contexto para plantearse un orden que reconoce la naturaleza que lo origina. Esa naturaleza es una energía de la cual surge un repertorio formal que actúa como su alfabeto. De allí que la energía sea “sinónimo de lenguaje”. La sucesión formal que se observa en los Tablones viene dada por un esfuerzo de estructurar “las vibraciones, las transparencias, la fluidez del agua”, es decir: el contexto, por lo que en ese sentido tal vez estarían, conceptualmente, más cerca de Robert Morris y sus cubos de espejos.

En efecto, Otero tuvo la oportunidad de ver el Untitled de Morris (Kansas City, Missouri, 1931-Kingston, Nueva York, 2018) que formó parte de la exposición Premio Internacional Torcuato Di Tella, que se presentó en el Museo de Bellas Artes de Caracas en 1968. Su impresión fue tal que de inmediato publicó un artículo en el diario El Nacional donde calificaba la obra del artista estadounidense como "lo más actual y sobresaliente del conjunto". Lo que llamó la atención de Otero es que aquellos cubos servían para contener el espacio y tornarlo visible. 

Robert Morris. Untitled, 1965 (reconstruida en 1971). Espejo y madera. 91,4 x 91,4 x 91,4 cm. Tate

Su posición con respecto a la pertinencia de la obra de arte, era que no podía considerarse como verdaderamente actual si se limitaba solo a "simular, acotar o enrarecer sin más el espacio. Más propio e inédito en nuestros tiempos es la aventura de 'conquistarlo', tomando posesión de él por la obra". Esta relación con el contexto sería sustancial en la obra que Otero comenzaba a desarrollar en aquellos años y que derivaría en sus asombrosas esculturas eólicas. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr