Ir al contenido principal

Yvette Alexandre: la forma alterada

Yvette Alexandre. Jarra, 2002

La cerámica de Yvette Alexandre se ha caracterizado por una marcada expresión que proviene del gran placer que ella experimenta en la deformación del objeto. De allí derivan las prolongaciones que aparecen en los picos de sus jarras y teteras, las cuales alcanzan los límites de divertidas figuras zoomórficas, así como la asimetría de muchas de sus botellas que parecen desafiar el equilibrio. Esa inquietud por la forma hace que la faceta que más le atraiga como ceramista se ubique alrededor del torno y de las múltiples posibilidades de modelado que se ofrecen durante la ejecución de la obra.

Su formación se produjo al abrigo de la visita de importantes ceramistas extranjeros que desde finales de los ochenta y hasta la década siguiente influyeron con sus enseñanzas una buena parte de la cerámica venezolana contemporánea. A ello debe sumarse su acercamiento al colectivo de ceramistas de Turgua, que contribuyó a consolidar la expresión particular de su trabajo en concordancia con los planteamientos de diseño y uso que caracterizan al grupo.

La obra de Alexandre se adentra en la búsqueda de acentos un tanto ajenos a lo funcional, que la aproximan casi a lo escultórico, y que sin embargo comulgan muy bien con el rigor que impone la cerámica utilitaria. Ese rigor está referido al convencimiento de Yvette Alexandre de que sólo a través de la manipulación se puede recrear la fluidez del movimiento concéntrico que hay en sus vasijas, así como el empeño deformador que determina la suerte de sus jarras y teteras.

El amplio interés que se observa en el diseño de las formas se complementa de manera acertada con la sobriedad que marca el ornamento de sus piezas, cuyos esmaltes intensifican el juego de disímiles texturas, a veces en combinación con la rugosidad propia de la arcilla cocida. El juego cromático se suma también a la estrategia de Yvette Alexandre en crear piezas que inviten a la contemplación por sus atributos de forma y color, que promuevan el uso por su eficacia en el diseño, y que al mismo tiempo estén provistas de un elemento que las diferencie en su intento por sorprender a quien se sirva de ellas.

Comentarios

lo más visto

VII Premio Mardel Artes Visuales 2019

Mardel es una organización sin fines de lucro, con sede en Alicante, que se propone la difusión y promoción de las expresiones más emergentes de las artes visuales. Para lograrlo realizan cada año una exposición cuya participación es decidida por un jurado que también se ocupa de escoger entre los convocados el merecedor del Premio Mardel. El evento se caracteriza por la amplitud de temáticas y técnicas y por no tener límites de edad. Sólo tienen como condición que el participante sea nacido o residente en el Estado español.


Este año el Premio Mardel llega a su séptima edición con una exposición que se presenta en el Centre del Carme Cultura Contemporània. La ganadora ha sido Ana Císcar (Picanya, Valencia, 1993) con la obra Armas para salvar hombres, imágenes para someterlos que aborda la contradicción entre el ideal de progreso del ser humano y su capacidad destructiva. Del mismo modo se han entregado los accésits a los artistas valencianos Fermín Jiménez, Agustín Serisuelo y al dúo…

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art, debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica. No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales.

La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobre la cara, un hilo o cuerda aparece dispuesto de un modo …

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema.


El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la serie permite seguir revisando las condiciones generales del juego como un mecanismo que incide en la vida en comunidad.


Un paisaje pop El empleo del…