Ir al contenido principal

Detrás del muro hay sol: arte contemporáneo en el Museo de Bellas Artes de Valencia


Una pintura de Manuel Hernández Mompó, cuyo título da nombre a la muestra Detrás del muro hay sol, captura nuestra atención antes de entrar a la sala. La obra se ubica en un panel central que siguiendo la idea de un muro divide el espacio expositivo en dos: en primer lugar, una suerte de vestíbulo donde el visitante se encuentra con obras que introducen la revisión formal y de contenidos que se produce en España hacia el final de los cincuenta del siglo XX y que dominará las décadas siguientes.

Luego, al traspasar el mencionado muro, un ambiente más amplio donde es posible contemplar un panorama de cuatro corrientes discursivas que prevalecieron hasta finales de los setenta y que además de su valor artístico también destacan por el hecho de haber sido realizadas durante la dictadura franquista.

A través de estas cuatro corrientes los artistas aquí representados no habrían asumido desde sus obras el enfrentamiento manifiestamente político contra el franquismo (algo sin duda inviable en ese momento), y se orientaron más bien por un compromiso de aprehensión de la realidad observada a través de los lenguajes acordes con sus respectivos puntos de vistas y en concordancia con lo contemporáneo. Es posible entender esa referencia lumínica a la que alude el título de la exposición como una feliz concordancia de lenguajes (algunos aparentemente contrapuestos) que tienen en común el esfuerzo por revelar los aspectos más esencialmente humanos de la realidad que parecían relegados tras un muro de múltiples connotaciones.

Esa realidad podía ser descrita a través de una visión serial del ser humano que acarreaba la pérdida de su individualidad y del contexto, así como la anonimia propia de la vida moderna.  Ese mismo desarraigo se expresa a través de una nueva estética urbana y mecánica que muestra un escenario de luces, brillos y contrastes cromáticos que así como anula la presencia humana sirve también para situar en el terreno de la ironía a figuras célebres de la iconografía hispana.

Las otras dos secciones confrontan la energía cromática de la abstracción geométrica y constructiva, junto con el aspecto térreo del informalismo. En ambos casos se mantiene la referencia humana: la vertiente geométrica reclama la participación del espectador para que la obra se active. La segunda se convierte en el testimonio de un proceso, de una acción igualmente humana que queda registrada en la obra.

Otro aspecto que llama la atención de la exposición es la coherencia que caracteriza la selección de las obras que conforman la sección contemporánea del Museo de Bellas Artes de Valencia. Destaca en particular el hecho de que varias de estas piezas fueran adquiridas al fragor del momento político que vivía el país. Pero en especial vale mencionar la labor iniciada en 1967 para abrir un espacio en la ciudad que permitiera conocer las expresiones más actuales de los artistas españoles.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas

Vistas de la exposición "Joan Pellicer. La sabiduría de nuestras plantas" en el Museu Valencià d'Etnologia. Todas las fotos: arte de cercanías. Joan Pellicer i Bataller nació en Bellreguard (Valencia) el 10 de julio de 1947. En los años ochenta inició un amplio proyecto de investigación sobre la vegetación que lo llevó a documentar los usos tradicionales de las plantas de la región valenciana. Formado como médico, orientó su trabajo hacia el estudio de la botánica y la etnología en las Comarcas Centrales de la Comunidad Valenciana, también conocidas como Diània. Allí, durante más de treinta y cinco años, Pellicer combinó la labor de ciencia con trabajos de campo a los que incorporaba entrevistas que hacía a las personas de las zonas que investigaba. Estos estudios perfilaron una dimensión particular de la medicina popular, a la que se sumaron elementos de la literatura y los mitos locales. Con esta información pudo documentar un amplio y rico contexto cultur

El arte comprometido de Isabel Oliver

Isabel Oliver. De la serie El juego , 1973 Isabel Oliver (Valencia, 1946) inicia su carrera artística en la década del setenta, en la vertiente figurativa española que aunaba el pop art y la crítica social. Ese contacto con la realidad se vio marcado por una preocupación feminista que reveló en su pintura situaciones incómodas acerca del lugar de la mujer en la sociedad. Son ideas que se aprecian en su serie titulada precisamente “La mujer”, con que evidencia además el vacío que sus colegas de generación hicieron con frecuencia en torno a este tema. Isabel Oliver.  Cosmética  y La familia . De la serie La mujer , 1973. Foto del autor El juego para entender el funcionamiento de la sociedad El empeño crítico continúa en series como “El juego”, mediante la que plantea revisar los códigos del comportamiento ciudadano. Por esta vía, la artista atiende a las circunstancias políticas de la sociedad española de mediados de los setenta. Visto en un contexto más amplio, la

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos

Carmen Calvo. Los cielos están cosidos , 2019 Los comienzos de Carmen Calvo (Valencia, 1950) están influidos por el pop art , debido en parte a su cercanía con el también valenciano Equipo Crónica . No obstante, la artista orientó luego su trabajo hacia una visión del objeto definida por el carácter único que pueden otorgarle la memoria y la nostalgia. Este tratamiento la ha llevado al manejo de pequeñas piezas, algunas a modo de vestigio, que ella distribuye en el espacio o en la superficie de la obra. Con esa idea del objeto, Calvo se ha convertido en uno de los referentes actuales en la conceptualización del fragmento y ha extendido su búsqueda a una amplia gama de materiales. La artista está exponiendo actualmente en Valencia la obra “Los cielos están cosidos”, una intervención a gran escala para la fachada del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM). Se trata de una fotografía de ochenta metros cuadrados, tratada a modo de collage, donde predomina un rostro femenino. Sobr