Ir al contenido principal

Detrás del muro hay sol: arte contemporáneo en el Museo de Bellas Artes de Valencia


Una pintura de Manuel Hernández Mompó, cuyo título da nombre a la muestra Detrás del muro hay sol, captura nuestra atención antes de entrar a la sala. La obra se ubica en un panel central que siguiendo la idea de un muro divide el espacio expositivo en dos: en primer lugar, una suerte de vestíbulo donde el visitante se encuentra con obras que introducen la revisión formal y de contenidos que se produce en España hacia el final de los cincuenta del siglo XX y que dominará las décadas siguientes.

Luego, al traspasar el mencionado muro, un ambiente más amplio donde es posible contemplar un panorama de cuatro corrientes discursivas que prevalecieron hasta finales de los setenta y que además de su valor artístico también destacan por el hecho de haber sido realizadas durante la dictadura franquista.

A través de estas cuatro corrientes los artistas aquí representados no habrían asumido desde sus obras el enfrentamiento manifiestamente político contra el franquismo (algo sin duda inviable en ese momento), y se orientaron más bien por un compromiso de aprehensión de la realidad observada a través de los lenguajes acordes con sus respectivos puntos de vistas y en concordancia con lo contemporáneo. Es posible entender esa referencia lumínica a la que alude el título de la exposición como una feliz concordancia de lenguajes (algunos aparentemente contrapuestos) que tienen en común el esfuerzo por revelar los aspectos más esencialmente humanos de la realidad que parecían relegados tras un muro de múltiples connotaciones.

Esa realidad podía ser descrita a través de una visión serial del ser humano que acarreaba la pérdida de su individualidad y del contexto, así como la anonimia propia de la vida moderna.  Ese mismo desarraigo se expresa a través de una nueva estética urbana y mecánica que muestra un escenario de luces, brillos y contrastes cromáticos que así como anula la presencia humana sirve también para situar en el terreno de la ironía a figuras célebres de la iconografía hispana.

Las otras dos secciones confrontan la energía cromática de la abstracción geométrica y constructiva, junto con el aspecto térreo del informalismo. En ambos casos se mantiene la referencia humana: la vertiente geométrica reclama la participación del espectador para que la obra se active. La segunda se convierte en el testimonio de un proceso, de una acción igualmente humana que queda registrada en la obra.

Otro aspecto que llama la atención de la exposición es la coherencia que caracteriza la selección de las obras que conforman la sección contemporánea del Museo de Bellas Artes de Valencia. Destaca en particular el hecho de que varias de estas piezas fueran adquiridas al fragor del momento político que vivía el país. Pero en especial vale mencionar la labor iniciada en 1967 para abrir un espacio en la ciudad que permitiera conocer las expresiones más actuales de los artistas españoles.

Comentarios

lo más visto

Irma Blank: un acto de pura escritura

  La exposición de Irma Blank en Bombas Gens ofrece la oportunidad de acercarse a la obra de una artista que ha hecho del lenguaje el eje de su investigación. En este caso el lenguaje actúa como una posibilidad semántica contenida en los trazos de unos textos que no nos significan nada, pero cuya grafía insondable nos remite al gesto tal vez más humano en esencia: la palabra escrita. De origen alemán, Irma Blank (Celle, 1934) tuvo que enfrentarse a las barreras que impone la lengua cuando se estableció en Sicilia en 1955. La experiencia de desconocer el idioma le hizo ver la relación, a veces tan frágil, que existe entre la palabra y el pensamiento. Así, a finales de los años sesenta inició una serie de trabajos conocidos como Eigenschriften en los que con colores pasteles repetía constantemente un signo sobre una superficie de papel hasta crear una escritura asemántica de gran atractivo visual. En 1973 se trasladó a Milán, se acercó a la poesía concreta y comenzó a exponer en algunos

Pop art, la belleza al calor de las masas

  El pop art es una corriente originada en Gran Bretaña y Estados Unidos a mediados de los años cincuenta del siglo XX. Surge como reacción al ambiente elitista que predominaba en el mundo del arte y como respuesta a la rica cultura visual del estilo de vida estadounidense. Se inspiraba en las imágenes provenientes de la sociedad de consumo y la cultura popular, tales como historietas, publicidad y objetos de producción masiva. Las técnicas predominantes en estas obras fueron el fotomontaje, el collage y la serigrafía. Un poco de historia Se suele mencionar al crítico británico Lawrence Alloway como el primero en emplear el término "pop", en 1954, para referirse a la influencia que la publicidad estaba ejerciendo en el arte popular. Si bien la palabra se incluye en una obra temprana de Eduardo Paolozzi, es un collage de Richard Hamilton,  Just what is it that makes today's homes so different, so appealing?  (1956), el que se considera como la primera obra verdaderamente p

Rafael Pérez Contel: la pasión por la enseñanza del arte

Rafael Pérez Contel se inició como maestro en 1935, una andadura que lo condujo por institutos en Alzira, Valencia y Xátiva, y que se vio interrumpida por la Guerra Civil, la cárcel y la depuración franquista. Su actitud resiliente le permitió sobrellevar la oscuridad de aquellos años a través del ejercicio del dibujo, la cerámica, el grabado y el diseño gráfico, y en especial por medio de una actividad educativa que una reciente publicación presenta como revolucionaria en el contexto político adverso de entonces. Alejandro Macharowski, doctor en Didácticas Específicas por la Universitat de València, es el autor del libro Rafael Pérez Contel. La pasión por la enseñanza del arte (EdictOràlia, 2021). La obra investiga la trayectoria pedagógica de este artista valenciano, nacido en Villar del Arzobispo en 1909, quien obtuvo la cátedra de profesor de dibujo en las primeras oposiciones docentes convocadas durante la Segunda República Española. En su ensayo, Macharowski presta atención a la

George Steiner: vivir la obra de arte

En el primer capítulo de su libro  Presencias reales , George Steiner aboga por un recorrido a través de la experiencia creadora como una forma de aprehender el enigma de una obra de arte. Así, en lugar de aproximarse a lo creado desde un discurso orbital, que podría ser propio del ejercicio crítico tradicional, se busca asumir la atención a lo artístico desde la acción que le dio origen. En este sentido, el comentario que se podría hacer sobre una obra de arte, es decir, la crítica como suele entenderse, se limitaría a una explicación de tipo histórico y contextual que, paradójicamente, tendría que abstenerse de resultar valorativa. La relación entre arte y vida El planteamiento fundamental de Steiner surge de una profunda relación entre la obra de arte y la vida (entendida esta como una trascendencia), y en el hecho de que la mejor manera de entender una creación  no es a partir de su verbalización sino de la exaltación de su vitalidad inmanente.  Steiner se coloca de espaldas a la c

Nuria Riaza. La memoria de las piedras

Nuria Riaza es una ilustradora nacida en Almansa (Albacete, 1990) y radicada en Valencia desde hace una década. Sus trabajos sobresalen por la asombrosa destreza y versatilidad con que emplea el bolígrafo de oficina. Con la tinta azul de ese instrumento tan cotidiano produce minuciosos retratos que aumentan su atractivo por el juego paradójico con que muchas veces distorsiona o vela el rostro de sus personajes. A la par, desarrolla una línea editorial que goza de una amplia proyección mediática gracias a encargos de empresas como Oysho, Diesel, CNN, Warner Music y Penguin Random House. Actualmente, la artista está presentando en la Galería Pepita Lumier una exposición titulada “La memoria de las piedras”. Allí, a través del dibujo y de breves pero conmovedores ensamblajes, se propone contar, según sus palabras, “algo crudo de manera poética”. Se refiere a conceptos asociados a la memoria como pueden ser “la pérdida, el dolor, la soledad y el olvido”, pero sobre todo a algo que ho