Ir al contenido principal

Nuevo realismo

César. Compresión de un coche, Ricard, 1962. Colección Centre Georges Pompidou, París

Se trata de una de las múltiples tendencias de vanguardia que se crearon durante los años sesenta del siglo XX. Creado por el crítico Pierre Restany y el pintor Yves Klein, el Nuevo realismo se formó como grupo durante una exposición colectiva celebrada en la galería Apollinaire en Roma, en 1960, si bien su primera muestra organizada como nuevos realistas se presentó en noviembre de 1960, en el festival de Vanguardia de París.

El primer manifiesto del grupo fue firmado por Yves Klein, Arman, Francois Dufrêne, Raymond Hains, Martial Raysse, Pierre Restany, Daniel Spoerri, Jean Tinguely y Jacques de la Villeglé. A ellos, se unieron posteriormente César, Mimmo Rotella, Niki de Saint Phalle, Gérard Deschamps y Christo.

El término, presentado por Restany, no contó con la aprobación inicial de Klein, quien se mostraba disconforme con el adjetivo de "nuevo" y se inclinaba más por identificar al movimiento como "realismo de hoy".

En ocasiones se ha establecido un paralelismo entre el nuevo realismo y el pop art estadounidense, el grupo europeo osciló también alrededor de las actitudes propias del dadaísmo. De una difícil cohesión entre sus miembros, llegaron a declarar que los unía una "singularidad colectiva", con lo cual resaltaban las diferencias por las posibles afinidades. Entre estas, es posible destacar el interés vanguardista por unir arte y vida, especialmente por medio de una apropiación directa de la realidad, en lo que Pierre Restany llamó un "reciclado poético de la realidad urbana, industrial y publicitaria".

Con esta idea procuraban alejarse del lirismo acomodaticio que señalaban en el arte abstracto y de las imposturas que acusaban en la figuración. Esto los llevó a incurrir en el uso de elementos extraídos directamente de la realidad, aunque en un sentido opuesto al collage, rasgando carteles según una técnica que llamaron décollage. Con esta actitud también pretendían reducir el carácter noble de los materiales, inclinándose por otros en apariencia más ordinarios o industriales, y por ende más cotidianos y cercanos al espectador.

Las dificultades para mantener la unión del grupo, que solo llegó a presentar tres exposiciones, se acrecentaron luego de la muerte de Yves Klein, en 1962. Su disolución se produjo en 1970.

Comentarios

lo más visto

Un cómic para acercar el arte a los estudiantes

El problema del aburrimiento en el arte, por lo menos desde el punto de vista de la enseñanza de la historia, parece que tiene que ver con la manera de transmitir el conocimiento y no tanto con los contenidos.

Para muchos estudiantes las clases resultan monótonas, y esto puede deberse a la falta de imaginación del maestro o a una falsa severidad con la que se cree se deben tratar estos temas. Esta dificultad en la enseñanza acarrea, tarde o temprano, el peligro de un desconocimiento del pasado simbólico y una pérdida de valor del patrimonio cultural que inciden seriamente en el desarraigo social.

Una solución a esta problemática pasaría por emplear otras herramientas de enseñanza, capaces de generar entusiasmo y que por el hecho de ser divertidas no subestimen la importancia de los contenidos impartidos.

Enseñar con imaginación En torno a estas ideas se ubica el libro Historia del arte en cómic. El mundo clásico (enlace patrocinado), que ha escrito e ilustrado el profesor Pedro Cifue…

Nicolás Ortigosa. Todo es cuestión de confianza

Nicolás Ortigosa (Logroño, 1983) trae a Bombas Gens Centre d’Art un conjunto de obras fechado entre 2002 y 2018. El grueso de la selección proviene de una interpretación de La Divina Comedia de Dante Alighieri, que el riojano realizó entre 2005 y 2014. En este período, el artista llevó al papel, de una manera rauda e impulsiva, sus impresiones de la lectura del célebre poema. Por ello, a diferencia de las clásicas ilustraciones de Botticelli, Doré o Dalí, el trabajo de Ortigosa sigue una impronta más libre y subjetiva. Como consecuencia, el resultado, si bien parte de un referente concreto, tiene consecuencias formales que remiten claramente a la abstracción. La serie, perteneciente a la Colección Per Amor a l'Art, se compone de 89 dibujos y grabados, y al igual que la obra del poeta italiano está dividida en Infierno, Purgatorio y Paraíso.

Los dieciséis años de carrera artística de Ortigosa que cubre la exposición se completan con otras creaciones de fecha más reciente. Estos di…

Europa como un puzzle, según la mirada de Jean-Christophe Béchet

A pesar de que las obras están claramente alineadas, la sensación después de recorrer la exposición de Jean Christophe-Béchet en el Centre del Carme de Valencia, es realmente la de un puzzle. Béchet ha reunido un grupo de fotografías sobre sitios y personas de Europa tomadas a lo largo de casi tres décadas. El resultado es de una variedad y complejidad que dista mucho de la clásica imagen turística. La incertidumbre, presente a medida que se observan las fotografías, proviene de lo relativo que resulta hoy en día la definición de frontera. Así lo entiende este fotógrafo francés, para quien las historias personales y los ambientes cotidianos son más importantes que la visión hegemónica de los relatos nacionales. En atención a esas microhistorias que actúan como elementos de cohesión, Béchet se interesa por los mitos que perviven gracias a las artes visuales, la música o la poesía.

Una visión de Europa entre el espíritu documental y la inspiración poética Jean-Christophe Béchet (Marse…