Ir al contenido principal

En Distopía, Juan Cuéllar se vale del dibujo para señalar el vacío de la modernidad


Podría decirse que la naturaleza del dibujo es exploratoria, se funda en la observación y se desarrolla en la reflexión. El dibujo puede ser útil para esbozar un registro rápido de lo circundante pero también para un análisis más sustantivo de los objetos a partir de la forma y el contorno. A diferencia de la pintura, que se explaya en la sensibilidad de la mancha, el dibujo parece concentrarse en la esencia (más racional) de la línea. Por ello, el dibujo se hallaría a un paso de la representación fidedigna, contrario a la pintura cuya poética es siempre un estímulo para la abstracción emotiva.

Estos pensamientos acerca del dibujo podrían ser útiles para abordar el más reciente proyecto del artista Juan Cuéllar (Valencia, 1967). Reunidas bajo el título de “Distopía”, las obras que se presentan ahora en el Centre Cultural La Nau se articulan en la línea y el trazo como técnica predominante. Tal influjo se manifiesta también en las pinturas que se suman a esta selección de trabajos realizados desde 2015. A partir de sus cualidades técnicas y expresivas, el autor se sirve del dibujo para construir una reflexión acerca de los desvaríos utópicos del proyecto moderno.


Un proyecto, en general, es en gran medida un dibujo, ya sea como esbozo o como idea más avanzada. En el caso del proyecto moderno, en especial el de la primera mitad del siglo XX, mucho de su imaginario colectivo está fundado en una propuesta de futuro que primero tuvo que ser dibujada para poder ser comunicada. De allí que no resulte extraño que Juan Cuéllar se valga de este medio para señalar, desde un contexto contemporáneo, las contradicciones de una modernidad que ya lejos de su cualidad de promesa se asume ahora como la imagen de un futuro que nunca ocurrió o que lo hizo de manera fallida.



El signo de esa ausencia parece proponerse en una circunferencia blanca que, suerte de leit motiv, el artista inserta en los ambientes de sus obras. El círculo en blanco actúa como un símbolo que trastoca el virtuosismo representacional del dibujo y al mismo tiempo alude a una sensación de vacío. El círculo, y a veces también una forma rectilínea, con su condición de geometría perfecta, concluyen la operación crítica de la obra de Cuéllar, que no sólo reproduce la imagen idealizada y estéril de una sociedad en sus variantes de familia, espacio público y naturaleza, sino que además la desestabiliza desde el vacío que siempre habría estado latente en el ideal moderno.

“Juan Cuéllar. Distopía. Sala Oberta del Centre Cultural La Nau. Del 5 de junio al 9 de septiembre de 2018. Comisariado: Vicente Pla. Más información en:

Comentarios

Lo más visitado

La Generalitat Valenciana muestra los inicios de su acervo de arte contemporáneo

El arte contemporáneo tiene una amplia variedad de temas, algunos de larga data que prolongan su existencia a través de los medios y técnicas más actuales. Entre estos se encuentran el tiempo y la memoria, cuya expresión contemporánea con frecuencia contrapone la trascendencia íntima del recuerdo frente al poder hegemónico de las Historias oficiales. Otros temas han sido propiciados por el devenir tecnológico de los últimos años, en especial desde que la implantación de sus avances ya no se limita a las grandes corporaciones y los usuarios especializados, sino que se expande socialmente a tal punto que afecta la cotidianidad de las personas. Esta presencia sugiere debates políticos también cruciales que tienen que ver con conceptos históricos como individuo y sociedad, que se tambalean al calor de las nuevas tecnologías y con el reforzamiento de las reivindicaciones feministas y de género. Tal transformación, que ha sido también global, deja en evidencia los grandes desafíos cultural…

Una eclosión de líneas y colores para conocer y disfrutar del arte abstracto

La búsqueda en Google de “arte abstracto después de la Segunda Guerra Mundial” arrojó como primera opción un sitio que reproduce un trabajo escolar cargado de numerosos errores e imprecisiones. Además de la falta de acierto del famoso buscador para brindar en este caso información relevante y confiable, el resultado de la pesquisa contribuyó a revelar los motivos que siguen haciendo necesario hablar hoy en día de arte abstracto. Se pueden mencionar dos grandes vías de acceso a esta importante manifestación artística: una histórica que permite conocer el contexto social que afectó a los artistas y la influencia que ellos ejercieron de vuelta con su trabajo, pero que lamentablemente se reduce con frecuencia a un anecdotario de fechas y momentos de variable impacto. La otra vía tiene que ver con las estrategias discursivas de sus creadores y con la manera en que a través de las obras se logra influir en la percepción de quien mira y en su relación con el entorno. Esta aproximación requi…

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…