Ir al contenido principal

Nanda Botella. Grietas, franjas y color


La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, pero luego utilizaron medios como el cuestionamiento de las propias formas figurativas, aquellas que representan las cosas que nos rodean y con las que estamos familiarizados. De allí, se puede entender el surgimiento del arte abstracto como la voluntad de crear obras autónomas ante cualquier historia o anécdota particular.

Foto: Galería Alba Cabrera

En ese cuestionamiento, la pintura comienza a abandonar muchos de los elementos que la definen como tal: la idea de ventana, el límite del marco, la presencia del pincel y su propia bidimensionalidad. Ese trayecto hizo que en muchas ocasiones la pintura saliera de sus propios límites conceptuales y se internara en el espacio de otras disciplinas como la escultura, la arquitectura y el diseño. Esta abreviada historia se vincula con la aspiración de la pintura de dejar de ser el contenido de una ilusión y de ser ella misma un objeto integrado en la cotidianidad del ser humano, un objeto concreto, con autonomía propia dentro del espacio que ella ocupa.

La artista Nanda Botella (Valencia, 1960) presenta ahora una exposición en la que reúne obras que remiten mucho a estas ideas pero con una perspectiva contemporánea que permite revisar y reflexionar sobre el papel de la pintura en el arte actual. La propuesta, que se puede apreciar en la Galería Alba Cabrera bajo el título "Grietas, franjas y color", se avizora como un punto de llegada donde confluyen algunas de estas posturas históricas acerca del devenir contemporáneo de la pintura. Por una parte se observa el protagonismo del componente emocional elaborado a través del color y las reacciones sensibles del espectador frente a las armonías y climas cromáticos. Por la otra, hay un manejo de la forma que oscila entre la mancha orgánica y la precisión geométrica.

Foto: Galería Alba Cabrera

Pero esa búsqueda emotiva a través de la forma y el color no concluye allí, sino que se interna también en una modificación del soporte bien sea por perforaciones, cortes o desgarramientos de la tela que intensifican la expresividad de la obra. A ello se suma la superposición de cajas acrílicas que asociadas tradicionalmente a un interés de conservación, aquí subvierten su sentido y se asumen también como otro plano pictórico que establece el tránsito a la tercera dimensión.

El principal atractivo de la propuesta de Nanda Botella se podría fijar en esa alteración del soporte que abre el límite de la pintura a lo que hay detrás y delante de ella, ya sea como ruptura del espacio ilusorio que deja ver incluso el muro donde ella se apoya, o bien a través del acrílico intervenido que la hace desafiar su propia bidimensionalidad.

"Nanda Botella. Grietas, franjas y color". Galería Alba Cabrera. A partir del 24 de mayo de 2018. Más información en albacabrera.com

Comentarios

Lo más visitado

Ser como los gatos

Yo soy el gato que siempre va solo y al que tanto le da estar aquí como allí. Rudyard Kipling. El gato que siempre andaba solo.
Una pregunta puede tener respuestas diferentes y a la vez válidas desde un punto de vista lógico. Pero cuando las respuestas, siendo divergentes, se presentan a un mismo tiempo tiene lugar entonces un desafío a la lógica y el sentido común y surge así la paradoja. Por eso se suele decir que uno de los atractivos principales de las paradojas es prevenirnos del exceso de confianza en la razón y en nuestros sentidos.

La imagen, que tuvo por mucho tiempo a la ilusión como su sustento vital, procuró asegurar su territorio y diferenciar el límite que la separaba de la realidad: el marco de la pintura, por ejemplo. Sin embargo, la imagen también ha jugado ella misma a desafiarse internamente como relato de lo visual; con lo se puede decir que la paradoja visual es una ilusión que pone a prueba su propia condición “ilusionante”.

Este tema atrae mucho a los artistas …

La Generalitat Valenciana muestra los inicios de su acervo de arte contemporáneo

El arte contemporáneo tiene una amplia variedad de temas, algunos de larga data que prolongan su existencia a través de los medios y técnicas más actuales. Entre estos se encuentran el tiempo y la memoria, cuya expresión contemporánea con frecuencia contrapone la trascendencia íntima del recuerdo frente al poder hegemónico de las Historias oficiales. Otros temas han sido propiciados por el devenir tecnológico de los últimos años, en especial desde que la implantación de sus avances ya no se limita a las grandes corporaciones y los usuarios especializados, sino que se expande socialmente a tal punto que afecta la cotidianidad de las personas. Esta presencia sugiere debates políticos también cruciales que tienen que ver con conceptos históricos como individuo y sociedad, que se tambalean al calor de las nuevas tecnologías y con el reforzamiento de las reivindicaciones feministas y de género. Tal transformación, que ha sido también global, deja en evidencia los grandes desafíos cultural…