Ir al contenido principal

Joan Verdú. Bonus Track


La publicidad y el mercado han servido de soporte conceptual al arte realizado desde finales de la década del cincuenta del siglo pasado. El pop art fue la principal corriente que asumió no sólo los contenidos sino además la impronta del diseño gráfico, así como los métodos de producción serial para ser incorporados de manera crítica en las artes visuales. Este cuestionamiento se hizo presente también en el lenguaje y en el esfuerzo en desmontar desde los estudios semióticos el entramado de poder al que aspira el discurso. Antecedentes de esta exploración acerca de la cualidad desestabilizadora de la palabra, pero desde la imagen, conectan históricamente con el surrealismo, en particular con la famosa pipa de Magritte. De varias maneras, estos caminos abren puntos de enlace con la obra del artista Joan Verdú, cuyo trabajo, reunido en la muestra titulada “Bonus Track”, se puede apreciar en el Centre Cultural La Nau.


Joan Verdú (Alzira, 1959-2017) se definió como hijo del pop y nieto del surrealismo. Su obra se caracteriza por una decidida intención crítica que se resuelve en el desmontaje semántico de los símbolos visuales y verbales que emplea, muchos de ellos tomados de la publicidad y la sociedad de consumo. Lo meritorio en su caso es que para no caer en el tono del panfleto no recurre al ocultamiento comunicativo del símbolo. Por el contrario, a través de un tratamiento propio del campo del diseño, se mueve con una elocuencia visual que descubre —a veces con humor, otras con sarcasmo— las contradicciones de la realidad a la que se quiere referir. Para este proyecto en La Nau se ha reunido un importante grupo de obras en pequeño y mediano formato, fechadas entre 1996 y 2016, realizadas predominantemente en acrílico sobre tela, aunque también se incluyen varias serigrafías. La selección se completa con una pertinente vitrina de bocetos que dejan ver el proceso de pensamiento y creación del artista.


Las obras se han organizado en tres partes: Iconos, En el medio está el mensaje, y Monstruos. En la primera se aprecia el uso de imágenes de la publicidad, el cine o la señalética urbana que desde su incorporación a la cultura popular le permiten al autor trastocar su sentido para comunicar otros mensajes. En la segunda parte, Verdú juega con la conocida frase de McLuhan para referirse al valor de comunicación del soporte pero también al medio como centro del espacio pictórico, donde satisfacer el reclamo que se repite en buena parte del público que visita una exposición de arte contemporáneo: ¿esto qué quiere decir? La última sección es tal vez la de mayor impacto tanto por las ideas que maneja como por la manera de expresarlas. Aquí se combinan la iconografía de personajes de Barrio Sésamo como vehículo para introducir la presencia certera y solapada del miedo y la muerte.


La exposición en el Centre Cultural La Nau se propone como un homenaje al artista fallecido el año pasado, quien mantuvo una actitud independiente y crítica no sólo a través de su pintura, sino también por medio de los artículos que firmaba para su columna "Versus omnia", en el diario El Levante de Valencia.

“Joan Verdú. Bonus Track”. Centre Cultural La Nau. Sala Martínez Guerricabeitia. Del 11 de junio al 30 de septiembre de 2018. Comisariado: Mavi Escamilla. Más información en: www.uv.es


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Marcel Paquet (2018). Magritte. Taschen.

 Cathrin Klingsöhr-Leroy (2016). Surrealismo. Taschen.

Comentarios

Lo más visitado

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…

Ser como los gatos

Yo soy el gato que siempre va solo y al que tanto le da estar aquí como allí. Rudyard Kipling. El gato que siempre andaba solo.
Una pregunta puede tener respuestas diferentes y a la vez válidas desde un punto de vista lógico. Pero cuando las respuestas, siendo divergentes, se presentan a un mismo tiempo tiene lugar entonces un desafío a la lógica y el sentido común y surge así la paradoja. Por eso se suele decir que uno de los atractivos principales de las paradojas es prevenirnos del exceso de confianza en la razón y en nuestros sentidos.

La imagen, que tuvo por mucho tiempo a la ilusión como su sustento vital, procuró asegurar su territorio y diferenciar el límite que la separaba de la realidad: el marco de la pintura, por ejemplo. Sin embargo, la imagen también ha jugado ella misma a desafiarse internamente como relato de lo visual; con lo se puede decir que la paradoja visual es una ilusión que pone a prueba su propia condición “ilusionante”.

Este tema atrae mucho a los artistas …

La Generalitat Valenciana muestra los inicios de su acervo de arte contemporáneo

El arte contemporáneo tiene una amplia variedad de temas, algunos de larga data que prolongan su existencia a través de los medios y técnicas más actuales. Entre estos se encuentran el tiempo y la memoria, cuya expresión contemporánea con frecuencia contrapone la trascendencia íntima del recuerdo frente al poder hegemónico de las Historias oficiales. Otros temas han sido propiciados por el devenir tecnológico de los últimos años, en especial desde que la implantación de sus avances ya no se limita a las grandes corporaciones y los usuarios especializados, sino que se expande socialmente a tal punto que afecta la cotidianidad de las personas. Esta presencia sugiere debates políticos también cruciales que tienen que ver con conceptos históricos como individuo y sociedad, que se tambalean al calor de las nuevas tecnologías y con el reforzamiento de las reivindicaciones feministas y de género. Tal transformación, que ha sido también global, deja en evidencia los grandes desafíos cultural…