Ir al contenido principal

Entre lo íntimo y lo social se cuenta la historia de dos siglos de enseñanza en Valencia

Grupo de escolares con la maestra Mercedes Bertolín, hacia 1916
Colección Alejandro Mayordomo

La etapa escolar forma parte de la historia vital de la mayoría de los individuos, un tiempo de saberes pero también de emociones que habrán de marcar la personalidad del adulto.  Así mismo, la historia de la educación es la historia de una sociedad, de sus maneras de valorar el pasado, encarar el presente y proponer un futuro, una tríada cuya configuración suele cambiar según el clima político del momento. Entre ese tiempo personal de la primera escuela y el tiempo público de la enseñanza se elaboran contenidos, discursos y prácticas que influyen en nuestros modos de ser en la intimidad familiar, en la vida social y en los idearios nacionales. Sobre este tema, el Centre Cultural La Nau ofrece una muestra que en un arco de doscientos años y en el contexto valenciano cubre una historia de la enseñanza, desde aquellos maestros dedicados y severos de principios del XIX hasta los más recientes avances de la pedagogía moderna.

A través de un voluminoso y variado cuerpo de elementos, provenientes del acervo de la Universitat de València, el Museo del Prado, el Museo de Bellas Artes de Valencia y otros importantes archivos documentales, la exposición ofrece un relato del devenir del pensamiento pedagógico en España, y en particular en Valencia, siguiendo una línea que parte de la tradición, pasa por la innovación modernizadora y alcanza el interés por un mayor compromiso social.

La exhibición, que lleva por título “Escoles i mestres: dos segles d'història i memòria a València”, está organizada en seis etapas claramente identificadas que atienden a Los orígenes (1814-1867); Las exigencias de dignificación profesional (1898-1923); El impulso democratizador y modernizador de la Segunda República (1931-1938); Los efectos y realidades de la postguerra (1938-1950); La nueva racionalidad del desarrollismo y la tecnocracia (1956-1973); y El tiempo de la democracia (1976-2011).

La distribución de los libros, cuadernos, pinturas, fotografías, trabajos escolares, videos, objetos y demás recursos de enseñanza que integran este proyecto sigue una doble clave que se mueve entre lo personal y lo social, apelando así a una implicación emotiva y racional del espectador. De este modo, la exposición logra su mejor cometido que es conectar con las vivencias, recuerdos o el marco de expectativas del visitante, en un cruce de referencias que mezcla la historia de la educación con una memoria íntima y colectiva de la infancia, una idea que se expresa en el magnífico texto firmado por Manuel Vicent que sirve de epílogo a la muestra.

“Escoles i Mestres. Dos segles d'història i memòria a València”. Del 28 de noviembre de 2017 al 18 de marzo de 2018. Centre Cultural La Nau, Sala Acadèmia. Comisariado: Óscar Barberà Marco. Más información y horarios en www.uv.es.


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Olegario Negrín Fajardo (2016). Historia de la educación española. Universidad Nacional de Educación a Distancia.

César Bona (2016). Las escuelas que cambian el mundo. Plaza & Janes.

Sir Ken Robinson (2015). Escuelas creativas: La revolución que está transformando la educación. Debolsillo.

Manuel Vicent (2010). Tranvía a la Malvarrosa. Alfaguara.

Comentarios

Lo más visitado

Ser como los gatos

Yo soy el gato que siempre va solo y al que tanto le da estar aquí como allí. Rudyard Kipling. El gato que siempre andaba solo.
Una pregunta puede tener respuestas diferentes y a la vez válidas desde un punto de vista lógico. Pero cuando las respuestas, siendo divergentes, se presentan a un mismo tiempo tiene lugar entonces un desafío a la lógica y el sentido común y surge así la paradoja. Por eso se suele decir que uno de los atractivos principales de las paradojas es prevenirnos del exceso de confianza en la razón y en nuestros sentidos.

La imagen, que tuvo por mucho tiempo a la ilusión como su sustento vital, procuró asegurar su territorio y diferenciar el límite que la separaba de la realidad: el marco de la pintura, por ejemplo. Sin embargo, la imagen también ha jugado ella misma a desafiarse internamente como relato de lo visual; con lo se puede decir que la paradoja visual es una ilusión que pone a prueba su propia condición “ilusionante”.

Este tema atrae mucho a los artistas …

La antigua fábrica de Bombas Gens se convierte en un centro cultural y social

Bombas Gens, factoría dedicada a la producción de bombas hidráulicas que fuera propiedad de Carlos Gens Minguet, se instaló en 1930 en lo que entonces era un entorno de transición entre el campo y la ciudad de Valencia. El proyecto para la sede fue encargado al arquitecto Cayetano Borso di Carminati (Valencia, 1900-1972), quien propuso un discurso moderno y funcional para la distribución de las cinco naves, así como una impronta art decó para el ornamento exterior del conjunto. El edificio, que pasó por diversas etapas luego del cierre de la empresa, sirvió como albergue para personas sin techo y alcanzó un grave estado de abandono hasta su adquisición por la Fundació Per Amor a l’Art.

Los nuevos administradores lo han acondicionado para convertirlo en sede de su proyecto cultural, social y de investigación de enfermedades raras. En un gesto de respeto al pasado del inmueble y del manifiesto interés en fomentar el vínculo con el barrio donde está emplazado, el nuevo espacio conserva e…

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…