Ir al contenido principal

¿Qué puede hacer el arte en favor de los derechos de los animales?

Foto: Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana

Una de las causas que cobra más fuerza en la agenda social y cultural del momento tiene que ver con la situación de los animales y nuestra responsabilidad en su explotación y sufrimiento. Sobre esto se esgrime que un verdadero ideal de progreso tendría que pasar por revisar nuestra relación con los animales a fin de reconsiderar las estructuras económicas, políticas y culturales sobre las que nos organizamos como colectivo, y de allí elaborar un nuevo concepto de humanismo. Tal concepto se plantearía eliminar la diferencia entre humanos y no humanos, en una ampliación ética de la compasión, la empatía y el respeto como valores que guían nuestra conducta.

Foto: Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana

Tomando como eje este tema, el Centre del Carme ha reunido en sus salas Ferreres y Goerlich una vasta cantidad de obras de diversos medios, técnicas y formatos bajo el título de “Valencia, capital animal”. Se trata de una muestra que quiere concienciar acerca de la realidad de los animales en la sociedad contemporánea a través del trabajo de 148 artistas y 873 obras. El conjunto se distribuye en dos colectivas, “Animal” y “Vidas ilustradas”, y dos individuales de Paco Catalán y Andrés Rábago “El Roto”. El proyecto está a cargo de la plataforma “Valencia, capital animal”, una iniciativa de activismo cultural que mediante la unión de voces del arte, la cultura y la ciencia se propone erradicar el maltrato animal en España.

Paco Catalán

La exposición toca con acierto cuestiones como la ganadería intensiva, la alimentación, los espectáculos con animales, la caza, la investigación y el abandono. La colectiva “Animal” congrega a artistas, activistas y organizaciones que reivindican los derechos de los animales y una visión antropocéntrica más diversa. En “Vidas ilustradas”, Roger Olmos, Luiso García y Celeste Ciafarone proclaman la necesidad de una vida digna para los animales. Paco Catalán, homenajeado con el premio “Valencia, capital animal”, presenta las viñetas que cuelga diariamente en las redes sociales como reflejo de su compromiso con los animales. Finalmente, Andrés Rábago “El Roto” reúne en “Antitauromaquias” sus dibujos para el libro homónimo publicado con textos de Manuel Vicent.

Andrés Rábago "El Roto"

El proyecto expositivo “Valencia, capital animal”, que cuenta con la colaboración del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, ha sabido conciliar la causa por los derechos animales con un mensaje que lejos de lo panfletario conmueve y crea conciencia acerca de este tema. En esta línea resulta importante la conjunción de profesionales del arte, la cultura y el pensamiento como vía para alcanzar soluciones creativas en la construcción de una sociedad más justa. Entendida como un aporte al proceso de transformación cultural, la exhibición deja en claro que es desde la cultura donde se puede lograr una verdadera influencia para hacer realidad sus objetivos. Esto, en cualquier caso, destaca la relevancia del arte para generar reflexión y pensamiento crítico, y de las iniciativas culturales para lograr cambios en la sociedad y poder avanzar como seres humanos.

“Valencia. Capital animal”. Centre del Carme. Calle Museus, 1. Valencia, España. Del 27 de septiembre de 2017 al 7 de  enero de 2018. Comisarios: Ángela Molina y Jorge López . Más información en Centre del Carme y Valencia, capital animal.


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
Manuel Vicent y El Roto (2017). Anti Tauromaquia. Random House.

Jorge Riechmann Fernández (2017). En defensa de los animales. Los Libros De La Catarata.

Peter Singer (2011). Liberación animal: El clásico definitivo del movimiento animalista. Taurus.

Richard D. Ryder (2000). Animal Revolution: Changing Attitudes Towards Speciesism. Berg 3PL.


Comentarios

Lo más visitado

La antigua fábrica de Bombas Gens se convierte en un centro cultural y social

Bombas Gens, factoría dedicada a la producción de bombas hidráulicas que fuera propiedad de Carlos Gens Minguet, se instaló en 1930 en lo que entonces era un entorno de transición entre el campo y la ciudad de Valencia. El proyecto para la sede fue encargado al arquitecto Cayetano Borso di Carminati (Valencia, 1900-1972), quien propuso un discurso moderno y funcional para la distribución de las cinco naves, así como una impronta art decó para el ornamento exterior del conjunto. El edificio, que pasó por diversas etapas luego del cierre de la empresa, sirvió como albergue para personas sin techo y alcanzó un grave estado de abandono hasta su adquisición por la Fundació Per Amor a l’Art.

Los nuevos administradores lo han acondicionado para convertirlo en sede de su proyecto cultural, social y de investigación de enfermedades raras. En un gesto de respeto al pasado del inmueble y del manifiesto interés en fomentar el vínculo con el barrio donde está emplazado, el nuevo espacio conserva e…

Una eclosión de líneas y colores para conocer y disfrutar del arte abstracto

La búsqueda en Google de “arte abstracto después de la Segunda Guerra Mundial” arrojó como primera opción un sitio que reproduce un trabajo escolar cargado de numerosos errores e imprecisiones. Además de la falta de acierto del famoso buscador para brindar en este caso información relevante y confiable, el resultado de la pesquisa contribuyó a revelar los motivos que siguen haciendo necesario hablar hoy en día de arte abstracto. Se pueden mencionar dos grandes vías de acceso a esta importante manifestación artística: una histórica que permite conocer el contexto social que afectó a los artistas y la influencia que ellos ejercieron de vuelta con su trabajo, pero que lamentablemente se reduce con frecuencia a un anecdotario de fechas y momentos de variable impacto. La otra vía tiene que ver con las estrategias discursivas de sus creadores y con la manera en que a través de las obras se logra influir en la percepción de quien mira y en su relación con el entorno. Esta aproximación requi…

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…