Ir al contenido principal

La antigua fábrica de Bombas Gens se convierte en un centro cultural y social

Foto: Fundació Per Amor a l'Art

Bombas Gens, factoría dedicada a la producción de bombas hidráulicas que fuera propiedad de Carlos Gens Minguet, se instaló en 1930 en lo que entonces era un entorno de transición entre el campo y la ciudad de Valencia. El proyecto para la sede fue encargado al arquitecto Cayetano Borso di Carminati (Valencia, 1900-1972), quien propuso un discurso moderno y funcional para la distribución de las cinco naves, así como una impronta art decó para el ornamento exterior del conjunto. El edificio, que pasó por diversas etapas luego del cierre de la empresa, sirvió como albergue para personas sin techo y alcanzó un grave estado de abandono hasta su adquisición por la Fundació Per Amor a l’Art.

Los nuevos administradores lo han acondicionado para convertirlo en sede de su proyecto cultural, social y de investigación de enfermedades raras. En un gesto de respeto al pasado del inmueble y del manifiesto interés en fomentar el vínculo con el barrio donde está emplazado, el nuevo espacio conserva el nombre que tenía cuando funcionaba como fábrica y se presenta como Bombas Gens Centre d’Art.


Para dar a conocer esta historia, el espacio cultural ha organizado la exposición “Historias de Bombas Gens”. Allí se reúnen treinta fotografías del edificio antes de su remodelación, una línea de tiempo con ilustraciones de archivo, un video con testimonios de personas relacionadas con el pasado del inmueble, paneles que informan sobre su adecuación como centro de arte, y una selección de objetos asociados al funcionamiento de la antigua fábrica y otros que se recuperaron durante el proceso de restauración.

La exposición, distribuida en cinco secciones, discurre en un tono vivencial que es propicio para valorar la historia de la construcción no solo por sus aspectos materiales sino además por el nexo que mantiene con el barrio de Marxalenes donde se ubica. La primera sección acoge treinta fotografías de mediano formato realizadas por Manolo Laguillo (Madrid, 1953), quien posee una amplia experiencia en el registro de espacios urbanos en proceso de cambio. El blanco y negro de sus imágenes revela con acierto los vestigios de arquitectura honorable que aún sobrevivían en medio del estado de dejadez en que se encontraba el conjunto, así como el reto que supuso para sus nuevos propietarios el acondicionamiento como centro de arte.


Un segundo momento corresponde a la línea de tiempo que se inicia con los planes para la construcción del edificio al término de la década del veinte, imágenes del ambiente de trabajo en la fábrica y algunas páginas extraídas del catálogo de productos que se ofrecían a la venta, junto con otras que reflejan el contexto urbano, la celebración de fallas, el cierre de la empresa y el deterioro posterior del conjunto. El tercer capítulo se dedica a un video de entrevistas con los participantes en el proceso de transformación del inmueble una vez que fue adquirido por la Fundació Per Amor a l’Art, así como valiosos testimonios de los vecinos de Marxalenes que dejan ver la implicación de la vieja factoría en la vida del barrio, en un documental realizado por Miguel Ángel Baixauli y Pau Berga.

La cuarta sección atiende a la rehabilitación, en cuyos trabajos se descubrió un almacén del siglo XV y un refugio de la Guerra Civil. También se muestra la reorganización de los espacios, así como las intervenciones o modificaciones que fueron necesarias para adaptarlos a un centro cultural. El último capítulo es una interesante exposición de objetos vinculados al pasado de la fábrica: moldes para elaborar partes de las maquinarias, elementos arquitectónicos, carteles publicitarios, catálogos de venta y algunos enseres de oficina.


La exposición “Historias de Bombas Gens” ofrece una valiosa oportunidad para conocer la historia de este icono arquitectónico de gran valor para la comunidad que se integra ahora a la oferta cultural de la ciudad de Valencia. La ocasión es también propicia para celebrar su continuidad como sede de la iniciativa en favor del arte, la sociedad y la ciencia que adelanta la colección Per Amor a l’Art. Esta incluye un espacio de convivencia para niños y niñas en situación vulnerable y un centro destinado a la investigación y divulgación de la Enfermedad de Wilson. De este modo se sigue preservando el influjo del viejo edificio de Bombas Gens como factor de transformación urbana y de desarrollo social y cultural.

“Historias de Bombas Gens”. Del 8 de julio de 2017 al 14 de enero de 2018 (prorrogada hasta el 25 de febrero de 2018). Bombas Gens. Centre d’Art. Avenida Burjassot, 54. Valencia, España. Comisariado: Paloma Berrocal y Nuria Enguita. Más información y horarios en www.bombasgens.com


También te puede interesar (enlaces patrocinados):
José Coscollano Rodríguez (2003). Restauración y rehabilitación de edificios. Ediciones Paraninfo.

Manolo Laguillo (2013). Razón y ciudad. La Fábrica.

Comentarios

Lo más visitado

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…

Paul Graham: registrar el mundo tal como fluye a su alrededor

Las dificultades de la fotografía documental para garantizar un registro fiel y objetivo de la realidad creó oportunidades artísticas para proponer desde la subjetividad del fotógrafo y las características del medio, un sinnúmero de reflexiones visuales sobre la compleja dimensión social del mundo. Dentro de esas múltiples visiones, la de Paul Graham (Stafford, 1956) sorprende por la alta calidad de sus imágenes y convence por el entramado conceptual que las sostiene. Graham ha desarrollado una trayectoria de más de tres décadas, con varios proyectos producidos, entre los que destaca A Shimmer of Possibility, que obtuvo el Prix du Livre en Paris Photo de 2011.


De la producción de este fotógrafo inglés, Bombas Gens Centre d’Art está presentando la exposición “La blancura de la ballena”, una muestra antológica compuesta por tres cuerpos de obras. En la primera, American Night (1998-2002), grandes fotografías oscilan entre el registro nítido de viviendas de una ascendente clase media en…