Ir al contenido principal

Descubre lo que los antiguos bandos pueden contar de una ciudad


Desde principios del siglo XIX, las cridas o pregones, aquellos anuncios que un funcionario hacía en una plaza precedidos de un toque de corneta, comenzaron a ser acompañados y luego sustituidos por los bandos. Estos eran documentos impresos que se colocaban en distintos puntos de la ciudad y que desde entonces se convirtieron en una de las formas oficiales del poder municipal en España para comunicarse públicamente con sus vecinos. Se usan para hacer aclaraciones a las normas en vigencia, recordar la obligación de cumplirlas o recomendaciones para la buena convivencia ciudadana. A pesar de su lenguaje institucional, el bando tiene una naturaleza eventual y cotidiana que lo hace de gran interés para estudiar la historia social y cultural de una comunidad.

El Museu d'Història de València ha reunido cincuenta de los bandos que se publicaron en esta ciudad desde 1800 hasta la actualidad en una exposición que lleva por título “La veu de la ciutat. Dos segles de història a través del bans”. Se trata de una muestra de carácter documental que permite componer un entrañable resumen de la historia de esta urbe a partir del bando, al que se suman obras de arte, fotografías y otros objetos que ayudan a contextualizar el recorrido. La selección proviene de los archivos de la Hemeroteca Municipal, institución que custodia más de cuatro mil bandos y que ha unido esfuerzos con el museo para llevar a cabo este proyecto.


La exposición se organiza en trece secciones que responden a un doble nivel de lectura. En el primero se sigue un eje de hitos en la historia de España y Valencia que son señalados por los textos de sala y destacados por pinturas originales y fotografías. Estos se inician con un panorama político, económico y social de la “Valencia recogida” que recibe el comienzo del siglo XIX, pasa por la invasión napoleónica, el ocaso del Antiguo Régimen, las epidemias, los inicios del siglo XX, la Segunda República, los tiempos de guerra y dictadura, hasta alcanzar el retorno de la democracia.

Entre estos grandes eventos, en una segunda línea de lectura, se distribuyen los bandos que van contando una historia alternativa que contrasta por su carácter doméstico y por una suerte de “intimidad pública”: las medidas severas para frenar los daños al alumbrado público o el llamado a preservar el orden y decoro en las funciones del teatro o en los baños de mar. También se aprecian momentos decisivos en la historia de Valencia como la resistencia a la invasión napoleónica. Otros hablan de las mejoras urbanas, como la instalación de las primeras fuentes públicas de agua potable o el control de las hogueras en la víspera de San José, antecedentes de las primeras Fallas. El recorrido sigue en eventos como la adopción del sistema métrico decimal, la llegada del tranvía de tracción animal que dio origen al primer transporte masivo en Valencia, entre muchos otros de interés.


El trayecto concluye con un mural llamado "Si fueras el alcalde..." donde los visitantes tienen la oportunidad de hacer sus propios bandos en unas hojas de papel dispuestas para ello, en un ejercicio que pone de manifiesto la pertinencia de este medio de comunicación. La exposición “La veu de la ciutat. Dos segles de història a través del bans” se presenta como un libro abierto que permite recorrer la historia de la ciudad de una manera diferente. La perspectiva del bando, a pesar de su antigüedad y lenguaje a veces enrevesado, ofrece una mirada poco frecuente para conocer en otra dimensión hechos decisivos en la historia de España y de Valencia. Allí el visitante encontrará pistas para rastrear los orígenes de tradiciones y costumbres que conforman el gentilicio valenciano, algunas ya perdidas y otras que guardan plena vigencia.

“La veu de la ciutat”. Museu d'Història de València. Del 20 de julio de 2017 al 7 de enero de 2018. Comisariado: María Teresa Abad y Javier Martí. Más información y horarios en: Museu d'Història de València.

Comentarios

Lo más visitado

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…

Paul Graham: registrar el mundo tal como fluye a su alrededor

Las dificultades de la fotografía documental para garantizar un registro fiel y objetivo de la realidad creó oportunidades artísticas para proponer desde la subjetividad del fotógrafo y las características del medio, un sinnúmero de reflexiones visuales sobre la compleja dimensión social del mundo. Dentro de esas múltiples visiones, la de Paul Graham (Stafford, 1956) sorprende por la alta calidad de sus imágenes y convence por el entramado conceptual que las sostiene. Graham ha desarrollado una trayectoria de más de tres décadas, con varios proyectos producidos, entre los que destaca A Shimmer of Possibility, que obtuvo el Prix du Livre en Paris Photo de 2011.


De la producción de este fotógrafo inglés, Bombas Gens Centre d’Art está presentando la exposición “La blancura de la ballena”, una muestra antológica compuesta por tres cuerpos de obras. En la primera, American Night (1998-2002), grandes fotografías oscilan entre el registro nítido de viviendas de una ascendente clase media en…

Entre lo íntimo y lo social se cuenta la historia de dos siglos de enseñanza en Valencia

La etapa escolar forma parte de la historia vital de la mayoría de los individuos, un tiempo de saberes pero también de emociones que habrán de marcar la personalidad del adulto.  Así mismo, la historia de la educación es la historia de una sociedad, de sus maneras de valorar el pasado, encarar el presente y proponer un futuro, una tríada cuya configuración suele cambiar según el clima político del momento. Entre ese tiempo personal de la primera escuela y el tiempo público de la enseñanza se elaboran contenidos, discursos y prácticas que influyen en nuestros modos de ser en la intimidad familiar, en la vida social y en los idearios nacionales. Sobre este tema, el Centre Cultural La Nau ofrece una muestra que en un arco de doscientos años y en el contexto valenciano cubre una historia de la enseñanza, desde aquellos maestros dedicados y severos de principios del XIX hasta los más recientes avances de la pedagogía moderna.

A través de un voluminoso y variado cuerpo de elementos, prove…