Ir al contenido principal

Descubre lo que los antiguos bandos pueden contar de una ciudad


Desde principios del siglo XIX, las cridas o pregones, aquellos anuncios que un funcionario hacía en una plaza precedidos de un toque de corneta, comenzaron a ser acompañados y luego sustituidos por los bandos. Estos eran documentos impresos que se colocaban en distintos puntos de la ciudad y que desde entonces se convirtieron en una de las formas oficiales del poder municipal en España para comunicarse públicamente con sus vecinos. Se usan para hacer aclaraciones a las normas en vigencia, recordar la obligación de cumplirlas o recomendaciones para la buena convivencia ciudadana. A pesar de su lenguaje institucional, el bando tiene una naturaleza eventual y cotidiana que lo hace de gran interés para estudiar la historia social y cultural de una comunidad.

El Museu d'Història de València ha reunido cincuenta de los bandos que se publicaron en esta ciudad desde 1800 hasta la actualidad en una exposición que lleva por título “La veu de la ciutat. Dos segles de història a través del bans”. Se trata de una muestra de carácter documental que permite componer un entrañable resumen de la historia de esta urbe a partir del bando, al que se suman obras de arte, fotografías y otros objetos que ayudan a contextualizar el recorrido. La selección proviene de los archivos de la Hemeroteca Municipal, institución que custodia más de cuatro mil bandos y que ha unido esfuerzos con el museo para llevar a cabo este proyecto.


La exposición se organiza en trece secciones que responden a un doble nivel de lectura. En el primero se sigue un eje de hitos en la historia de España y Valencia que son señalados por los textos de sala y destacados por pinturas originales y fotografías. Estos se inician con un panorama político, económico y social de la “Valencia recogida” que recibe el comienzo del siglo XIX, pasa por la invasión napoleónica, el ocaso del Antiguo Régimen, las epidemias, los inicios del siglo XX, la Segunda República, los tiempos de guerra y dictadura, hasta alcanzar el retorno de la democracia.

Entre estos grandes eventos, en una segunda línea de lectura, se distribuyen los bandos que van contando una historia alternativa que contrasta por su carácter doméstico y por una suerte de “intimidad pública”: las medidas severas para frenar los daños al alumbrado público o el llamado a preservar el orden y decoro en las funciones del teatro o en los baños de mar. También se aprecian momentos decisivos en la historia de Valencia como la resistencia a la invasión napoleónica. Otros hablan de las mejoras urbanas, como la instalación de las primeras fuentes públicas de agua potable o el control de las hogueras en la víspera de San José, antecedentes de las primeras Fallas. El recorrido sigue en eventos como la adopción del sistema métrico decimal, la llegada del tranvía de tracción animal que dio origen al primer transporte masivo en Valencia, entre muchos otros de interés.


El trayecto concluye con un mural llamado "Si fueras el alcalde..." donde los visitantes tienen la oportunidad de hacer sus propios bandos en unas hojas de papel dispuestas para ello, en un ejercicio que pone de manifiesto la pertinencia de este medio de comunicación. La exposición “La veu de la ciutat. Dos segles de història a través del bans” se presenta como un libro abierto que permite recorrer la historia de la ciudad de una manera diferente. La perspectiva del bando, a pesar de su antigüedad y lenguaje a veces enrevesado, ofrece una mirada poco frecuente para conocer en otra dimensión hechos decisivos en la historia de España y de Valencia. Allí el visitante encontrará pistas para rastrear los orígenes de tradiciones y costumbres que conforman el gentilicio valenciano, algunas ya perdidas y otras que guardan plena vigencia.

“La veu de la ciutat”. Museu d'Història de València. Del 20 de julio de 2017 al 7 de enero de 2018. Comisariado: María Teresa Abad y Javier Martí. Más información y horarios en: Museu d'Història de València.

Comentarios

Lo más visitado

Ser como los gatos

Yo soy el gato que siempre va solo y al que tanto le da estar aquí como allí. Rudyard Kipling. El gato que siempre andaba solo.
Una pregunta puede tener respuestas diferentes y a la vez válidas desde un punto de vista lógico. Pero cuando las respuestas, siendo divergentes, se presentan a un mismo tiempo tiene lugar entonces un desafío a la lógica y el sentido común y surge así la paradoja. Por eso se suele decir que uno de los atractivos principales de las paradojas es prevenirnos del exceso de confianza en la razón y en nuestros sentidos.

La imagen, que tuvo por mucho tiempo a la ilusión como su sustento vital, procuró asegurar su territorio y diferenciar el límite que la separaba de la realidad: el marco de la pintura, por ejemplo. Sin embargo, la imagen también ha jugado ella misma a desafiarse internamente como relato de lo visual; con lo se puede decir que la paradoja visual es una ilusión que pone a prueba su propia condición “ilusionante”.

Este tema atrae mucho a los artistas …

La antigua fábrica de Bombas Gens se convierte en un centro cultural y social

Bombas Gens, factoría dedicada a la producción de bombas hidráulicas que fuera propiedad de Carlos Gens Minguet, se instaló en 1930 en lo que entonces era un entorno de transición entre el campo y la ciudad de Valencia. El proyecto para la sede fue encargado al arquitecto Cayetano Borso di Carminati (Valencia, 1900-1972), quien propuso un discurso moderno y funcional para la distribución de las cinco naves, así como una impronta art decó para el ornamento exterior del conjunto. El edificio, que pasó por diversas etapas luego del cierre de la empresa, sirvió como albergue para personas sin techo y alcanzó un grave estado de abandono hasta su adquisición por la Fundació Per Amor a l’Art.

Los nuevos administradores lo han acondicionado para convertirlo en sede de su proyecto cultural, social y de investigación de enfermedades raras. En un gesto de respeto al pasado del inmueble y del manifiesto interés en fomentar el vínculo con el barrio donde está emplazado, el nuevo espacio conserva e…

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…