Ir al contenido principal

¿Ornamento = delito? Colección Per Amor a l’Art


En 1908, el austriaco Adolf Loos publicó el artículo “Ornamento y delito”, el cual defendía un nuevo estilo llamado a superar el aditivo ornamental que aún predominaba en la arquitectura del momento. Loos, quien consideraba el ornamento como algo anacrónico y costoso, abrió el camino para hacer de la función el eje racional de la forma y el material, una idea que pronto suscribieron los primeros teóricos de la abstracción. En el empeño de alcanzar la autonomía del arte, una parte importante de la vanguardia abstracta de la primera mitad del siglo XX proclamó la supremacía y depuración de la forma y el color como medio para lograr una obra trascendente. Entre finales del siglo XX y principios del XXI, surgió una revaloración del ornamento que lejos del fragor de los enfrentamientos entre abstractos y figurativos, propone su recuperación en acepciones que giran en torno a lo banal, lo experimental y la relación arte-vida.


Una revisión de esta última idea, desde la perspectiva del arte contemporáneo internacional, es lo que trae la exposición “¿Ornamento = delito? Colección Per Amor a l’Art” que presenta Bombas Gens. Centre d’Art. Se trata de una muestra que reúne un notable grupo de obras realizadas por más de cuarenta autores de distintas latitudes, provenientes de los fondos de la importante colección valenciana Per Amor a l’Art. El conjunto destaca por la variedad de técnicas, medios y lenguajes, así como por la resonancia de sus artistas y la calidad de las realizaciones que se muestran públicamente por primera vez. La nómina de creadores incluye nombres como Anna-Eva Bergman, Miguel Ángel Campano, Ángela de la Cruz, Inma Femenía, João Maria Gusmão y Pedro Paiva, Richard Hamilton, Teresa Lanceta, Robert Mapplethorpe, Irving Penn, José María Sicilia Ian Wallace.


La exposición ofrece un recorrido alternativo por la abstracción que se aleja del núcleo duro de la forma inspirada por la razón, la Historia o la trascendencia espiritual. El “ornamento” es, en este caso, el vehículo para considerar discursos abstractos que lejos del purismo de la geometría y la mancha, no dudan en ostentar sus raíces callejeras, anecdóticas, naturales o marcadamente humanas que las sustentan. Esta posibilidad de “contaminar” el predominio formal de la obra con otras circunstancias que eluden cualquier pretensión hegemónica remite a la revisión post estructuralista de los años sesenta. Este nuevo enfoque dio protagonismo a una concepción de la forma que había sido relegada en el planteamiento de Loos por ser femenina y primitiva, y que dio pie, ya en la segunda mitad del siglo XX al interés académico y museístico por las artesanías, las perspectivas de género y los grupos étnicos históricamente desplazados.

Es la revisión de esta apertura semántica y cultural de la forma abstracta la principal contribución de “¿Ornamento = delito?”, una postura curatorial que se justifica cada vez más si se atiende a la configuración política que hoy en día determinan lo banal, lo efímero y la sociedad digital hiperinformada, y que anuncian en cierto modo el contexto de los nuevos desafíos que el infatigable proyecto abstracto tiene por delante.

“¿Ornamento = delito? Colección Per Amor a l’Art”. Bombas Gens. Centre d’Art. Avenida Burjassot, 54. Valencia, España. Del 8 de julio de 2017 al 25 de febrero de 2018. Consulta más información en: www.bombasgens.com.


También te puede interesar (contenidos patrocinados):
Matt Gibberd,‎ Albert Hill (2017). El ornamento es delito. Phaidon.

Comentarios

Lo más visitado

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…

Una eclosión de líneas y colores para conocer y disfrutar del arte abstracto

La búsqueda en Google de “arte abstracto después de la Segunda Guerra Mundial” arrojó como primera opción un sitio que reproduce un trabajo escolar cargado de numerosos errores e imprecisiones. Además de la falta de acierto del famoso buscador para brindar en este caso información relevante y confiable, el resultado de la pesquisa contribuyó a revelar los motivos que siguen haciendo necesario hablar hoy en día de arte abstracto. Se pueden mencionar dos grandes vías de acceso a esta importante manifestación artística: una histórica que permite conocer el contexto social que afectó a los artistas y la influencia que ellos ejercieron de vuelta con su trabajo, pero que lamentablemente se reduce con frecuencia a un anecdotario de fechas y momentos de variable impacto. La otra vía tiene que ver con las estrategias discursivas de sus creadores y con la manera en que a través de las obras se logra influir en la percepción de quien mira y en su relación con el entorno. Esta aproximación requi…

La antigua fábrica de Bombas Gens se convierte en un centro cultural y social

Bombas Gens, factoría dedicada a la producción de bombas hidráulicas que fuera propiedad de Carlos Gens Minguet, se instaló en 1930 en lo que entonces era un entorno de transición entre el campo y la ciudad de Valencia. El proyecto para la sede fue encargado al arquitecto Cayetano Borso di Carminati (Valencia, 1900-1972), quien propuso un discurso moderno y funcional para la distribución de las cinco naves, así como una impronta art decó para el ornamento exterior del conjunto. El edificio, que pasó por diversas etapas luego del cierre de la empresa, sirvió como albergue para personas sin techo y alcanzó un grave estado de abandono hasta su adquisición por la Fundació Per Amor a l’Art.

Los nuevos administradores lo han acondicionado para convertirlo en sede de su proyecto cultural, social y de investigación de enfermedades raras. En un gesto de respeto al pasado del inmueble y del manifiesto interés en fomentar el vínculo con el barrio donde está emplazado, el nuevo espacio conserva e…