Ir al contenido principal

María Azorín. La hormiga viajera. Otra forma de ver el mundo


En el esfuerzo por dar cuenta cabal de la realidad circundante, el Renacimiento creó un punto de vista único, matemáticamente dirigido y centrado en el hombre como evocación de un ideal clásico. Ya en el siglo XX este principio es cuestionado abiertamente a través de enfoques como la fragmentación, el descentramiento y la desjerarquización, que servirán de soporte al reconocimiento político y cultural de grupos sociales tradicionalmente excluidos. Es en este contexto donde podría ubicarse la investigación de María Azorín (Valencia, 1985), artista de formación autodidacta que desde la fotografía aborda perspectivas alternativas para considerar el mundo que nos rodea.

Bajo el título “La hormiga viajera. Otra forma de ver el mundo”, el Espai d'Art Contemporani de El Corte Inglés ha reunido un conjunto de fotografías en mediano formato en las que Azorín indaga sobre una visión del entorno hecha desde el nivel del suelo. Se trata de una idea que inició en 2009 y que ha itinerado por diversos espacios culturales, en la que ha incorporado lugares conocidos de la Comunidad Valenciana, así como de Italia y Francia. El resultado son imágenes que desde el desconcierto de su inusual perspectiva se abren a la reflexión acerca de nuestro lugar en el mundo y el valor del horizonte como eje primordial de la visión.

En el aspecto formal son apreciables varias vistas que sorprenden por el manejo del desenfoque y por el efecto pictórico que consigue a través del encuadre y el color. En los temas seleccionados, las imágenes de las torres de Serranos, la catedral de Chartres o la torre inclinada de Pisa cuestionan la escala monumental que suele enaltecer las aspiraciones humanas. A ese objetivo apunta la metáfora de la hormiga, cuya visión de por sí muy deficiente, resulta útil para un recorrido diferente por el espacio público. La propuesta de la artista se torna así en una sutil invitación a revisar la mirada agringolada con que muchas veces vemos y creemos entender lo que ocurre a nuestro alrededor.

"María Azorín. La hormiga viajera. Otra forma de ver el mundo". Espai d'Art Contemporani . El Corte Inglés. Calle Pintor Maella, 37. Valencia, España. Del 27 de septiembre al 22 de octubre.

Comentarios

Lo más visitado

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…

Una eclosión de líneas y colores para conocer y disfrutar del arte abstracto

La búsqueda en Google de “arte abstracto después de la Segunda Guerra Mundial” arrojó como primera opción un sitio que reproduce un trabajo escolar cargado de numerosos errores e imprecisiones. Además de la falta de acierto del famoso buscador para brindar en este caso información relevante y confiable, el resultado de la pesquisa contribuyó a revelar los motivos que siguen haciendo necesario hablar hoy en día de arte abstracto. Se pueden mencionar dos grandes vías de acceso a esta importante manifestación artística: una histórica que permite conocer el contexto social que afectó a los artistas y la influencia que ellos ejercieron de vuelta con su trabajo, pero que lamentablemente se reduce con frecuencia a un anecdotario de fechas y momentos de variable impacto. La otra vía tiene que ver con las estrategias discursivas de sus creadores y con la manera en que a través de las obras se logra influir en la percepción de quien mira y en su relación con el entorno. Esta aproximación requi…

La antigua fábrica de Bombas Gens se convierte en un centro cultural y social

Bombas Gens, factoría dedicada a la producción de bombas hidráulicas que fuera propiedad de Carlos Gens Minguet, se instaló en 1930 en lo que entonces era un entorno de transición entre el campo y la ciudad de Valencia. El proyecto para la sede fue encargado al arquitecto Cayetano Borso di Carminati (Valencia, 1900-1972), quien propuso un discurso moderno y funcional para la distribución de las cinco naves, así como una impronta art decó para el ornamento exterior del conjunto. El edificio, que pasó por diversas etapas luego del cierre de la empresa, sirvió como albergue para personas sin techo y alcanzó un grave estado de abandono hasta su adquisición por la Fundació Per Amor a l’Art.

Los nuevos administradores lo han acondicionado para convertirlo en sede de su proyecto cultural, social y de investigación de enfermedades raras. En un gesto de respeto al pasado del inmueble y del manifiesto interés en fomentar el vínculo con el barrio donde está emplazado, el nuevo espacio conserva e…