Ir al contenido principal

Cartel cubano 1959-1989. Crónica gráfica de la historia reciente de Cuba


El Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat (MuVIM) está presentando la muestra “Cartel cubano 1959-1989. Crónica gráfica de la historia reciente de Cuba”, un recorrido por 57 importantes creaciones de destacados artistas gráficos realizadas desde la instauración de la Revolución hasta la caída del Muro de Berlín.

La propuesta en el MuVIM ofrece la oportunidad de conocer la relevancia de la trayectoria cubana dentro del diseño gráfico, especialmente el despliegue creativo en el área del cartel, de la mano de sus más importantes figuras.

En los años que siguieron al triunfo de la Revolución, el cartel propagandístico se convirtió rápidamente en el medio más efectivo para dar a conocer la compleja realidad que debía enfrentar la sociedad cubana.

Para ello, los diseñadores del momento tuvieron que aprovechar su experiencia en el campo de la rica cultura cubana y procesar soportes y códigos para adaptarlos a los nuevos fines políticos.

Las cualidades de estos trabajos se pueden resumir en la capacidad para explotar la potencia propagandística de la imagen basada en la maleabilidad artística del motivo, como medio para lograr la mejor expresión y comunicación de las ideas.

Entre los diseñadores más importantes que se dan cita en la muestra destacan Antonio Pérez “Ñiko” (La Habana, 1941), Eladio Rivadulla (La Habana, 1923-2011), René Azcuy (La Habana, 1939), Umberto Peña (La Habana, 1937) y Eduardo Muñoz Bachs (Valencia, España, 1937-La Habana, 2001).

El proyecto está comisariado por Moraima Clavijo, quien es vicepresidenta del ICOM Cuba y fue directora del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba.

Su propuesta curatorial busca resaltar las tres principales características que posee el cartel realizado en la isla en el período estudiado: la ausencia de un objetivo comercial en virtud  del contexto de propaganda institucional donde se ubica, los notables atributos artísticos que posee y la búsqueda de innovación en la manera de resolver las ideas.


Todo esto conlleva a la definición de un estilo peculiar que se resume en una estética y un lenguaje que es sello de distinción.

El recorrido se organiza en cuatro secciones: el cartel político, el cartel cultural, el cartel de cine y el cartel institucional.

Cada una de estas categorías permite apreciar mejor las semejanzas y diferencias según la finalidad, el contexto y la institución que publicaba cada pieza.

La exhibición congrega carteles icónicos como “Soy tímido pero me defiendo” o “Hasta la victoria siempre” firmados por Antonio Pérez (Ñiko); el trabajo de Eladio Rivadulla que conmemora el “26 de Julio” de 1959; y el de Muñoz Bachs para el documental “Por primera vez” de Octavio Cortázar. entre muchos otros.


Las obras provienen de las colecciones Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana, la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí y el MuVIM.

Al final de la sala se ofrece un complemento con fotografías de algunas de las famosas vallas propagandísticas dispersas por la vialidad cubana, que permite ver la exploración de estas ideas en el espacio público.

El proyecto expositivo “Cartel cubano 1959-1989. Crónica gráfica de la historia reciente de Cuba” tendrá una versión itinerante y se enmarca dentro del ciclo Poder y propaganda, que cuenta además con la ambiciosa muestra “Las imágenes del poder” que se presenta también en los espacios del MuVIM.

“Cartel cubano 1959-1989. Crónica gráfica de la historia reciente de Cuba”. Del 14 de junio al 15 de octubre de 2017. Museu Valencià de la Il·lustració i de la Modernitat - MuVIM. Quevedo, 10. Valencia, España. Comisaria: Moraima Clavijo.


También te puede interesar (enlaces patrocinados):

Comentarios

Lo más visitado

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…

Una eclosión de líneas y colores para conocer y disfrutar del arte abstracto

La búsqueda en Google de “arte abstracto después de la Segunda Guerra Mundial” arrojó como primera opción un sitio que reproduce un trabajo escolar cargado de numerosos errores e imprecisiones. Además de la falta de acierto del famoso buscador para brindar en este caso información relevante y confiable, el resultado de la pesquisa contribuyó a revelar los motivos que siguen haciendo necesario hablar hoy en día de arte abstracto. Se pueden mencionar dos grandes vías de acceso a esta importante manifestación artística: una histórica que permite conocer el contexto social que afectó a los artistas y la influencia que ellos ejercieron de vuelta con su trabajo, pero que lamentablemente se reduce con frecuencia a un anecdotario de fechas y momentos de variable impacto. La otra vía tiene que ver con las estrategias discursivas de sus creadores y con la manera en que a través de las obras se logra influir en la percepción de quien mira y en su relación con el entorno. Esta aproximación requi…

La antigua fábrica de Bombas Gens se convierte en un centro cultural y social

Bombas Gens, factoría dedicada a la producción de bombas hidráulicas que fuera propiedad de Carlos Gens Minguet, se instaló en 1930 en lo que entonces era un entorno de transición entre el campo y la ciudad de Valencia. El proyecto para la sede fue encargado al arquitecto Cayetano Borso di Carminati (Valencia, 1900-1972), quien propuso un discurso moderno y funcional para la distribución de las cinco naves, así como una impronta art decó para el ornamento exterior del conjunto. El edificio, que pasó por diversas etapas luego del cierre de la empresa, sirvió como albergue para personas sin techo y alcanzó un grave estado de abandono hasta su adquisición por la Fundació Per Amor a l’Art.

Los nuevos administradores lo han acondicionado para convertirlo en sede de su proyecto cultural, social y de investigación de enfermedades raras. En un gesto de respeto al pasado del inmueble y del manifiesto interés en fomentar el vínculo con el barrio donde está emplazado, el nuevo espacio conserva e…