Ir al contenido principal

Las constelaciones de Julio González


“Las constelaciones de Julio González. Entre la representación y la abstracción” es el título de la exposición con la que el IVAM propone una perspectiva contemporánea para valorar la producción de este importante artista catalán.

Configurada a partir del trabajo de once escultores de renombre internacional, la muestra destaca la contribución de González al desarrollo de la escultura moderna y su influencia decisiva en la renovación de la forma tridimensional y el manejo del espacio.

En total se han reunido 42 obras pertenecientes a diferentes estilos y corrientes firmadas por Andreu Alfaro, Martín Chirinos, Georg Herold, Jacques Lipchitz, Miquel Navarro, Reiner Ruthenbeck, Joel Shapiro, Tony Smith y David Smith.

Andreu Alfaro

Julio González Pellicer (Barcelona, España, 1876 - Arcueil, 1942) fue uno de los principales impulsores de la escultura moderna, debido especialmente al uso pionero y versátil del hierro.

Gracias a su formación como orfebre y a las habilidades en la técnica de la soldadura autógena hizo del hierro la materia por excelencia de su expresión artística.

A partir de la década del treinta, el interés y la destreza con este material le permitió a González una manera diferente de pensar el volumen escultórico y su apertura hacia el espacio.

Su obra se caracteriza por una especie de antiforma creada a partir de la combinación de planos mínimos y líneas de fuerzas que, gracias a la destreza en la soldadura, concluyen en una compleja coincidencia de escala ascendente y levedad.

El carácter etéreo y frágil de su escultura, junto con la ruptura con el pesado volumen tradicional, actúan como un medio que conduce a la fecunda proyección de la obra en el espacio.

De Julio González, el IVAM posee la colección más importante y numerosa de obras, las cuales fueron donadas por sus herederas.

Este acervo conforma lo que se conoce como el Centro Julio González, dedicado al estudio y difusión del legado de este escultor catalán.

El claro perfil contemporáneo del IVAM, que convive con los orígenes modernos de su colección, actúa como el escenario más propicio para la obra de Julio González, la cual se ubica también en una especie de tensión entre modernidad y vanguardia.


La noción de constelación, empleada en la exposición como una red que articula a los artistas vinculados formal o conceptualmente con González, es el instrumento teórico que ayuda a desmontar cualquier posible fricción temporal entre los participantes.

Este riesgo aumenta si se considera que como artista “del siglo pasado” los aportes de Julio González pudieran parecer como desconectados del arte contemporáneo.

En este sentido, la exposición se propone actualizar su papel en el desarrollo de los lenguajes escultóricos recientes a través de la relevancia estética del espacio como un elemento con el cual las esculturas intentan dialogar.

La propuesta se organiza en cinco grupos temáticos: la transformación de la mirada y la percepción; los valores racionales e intuitivos; las formulaciones arquitectónicas y espaciales; los procesos y conciencia de la forma; y la estructura del objeto y su defensa de la ficción.

A lo largo del recorrido por la exhibición, y como ocurre con las constelaciones en general, las conexiones entre las obras configuran evidencias que son algunas muy palpables y otras que se insinúan apenas como matices.

De este modo, la propuesta del IVAM, que no sigue un esquema retrospectivo, se concentra en llamar la atención sobre los aspectos que confirman a González como uno de los escultores más importantes del siglo XX.

"Las constelaciones de Julio González. Entre la representación y la abstracción". Institut Valencià d’Art Modern, IVAM. Guillem de Castro, Valencia, España. Del 23 de marzo de 2017 al 14 de enero de 2018. Comisario: Josep Salvador.


También te puede interesar:

Comentarios

Lo más visitado

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…

Una eclosión de líneas y colores para conocer y disfrutar del arte abstracto

La búsqueda en Google de “arte abstracto después de la Segunda Guerra Mundial” arrojó como primera opción un sitio que reproduce un trabajo escolar cargado de numerosos errores e imprecisiones. Además de la falta de acierto del famoso buscador para brindar en este caso información relevante y confiable, el resultado de la pesquisa contribuyó a revelar los motivos que siguen haciendo necesario hablar hoy en día de arte abstracto. Se pueden mencionar dos grandes vías de acceso a esta importante manifestación artística: una histórica que permite conocer el contexto social que afectó a los artistas y la influencia que ellos ejercieron de vuelta con su trabajo, pero que lamentablemente se reduce con frecuencia a un anecdotario de fechas y momentos de variable impacto. La otra vía tiene que ver con las estrategias discursivas de sus creadores y con la manera en que a través de las obras se logra influir en la percepción de quien mira y en su relación con el entorno. Esta aproximación requi…

La antigua fábrica de Bombas Gens se convierte en un centro cultural y social

Bombas Gens, factoría dedicada a la producción de bombas hidráulicas que fuera propiedad de Carlos Gens Minguet, se instaló en 1930 en lo que entonces era un entorno de transición entre el campo y la ciudad de Valencia. El proyecto para la sede fue encargado al arquitecto Cayetano Borso di Carminati (Valencia, 1900-1972), quien propuso un discurso moderno y funcional para la distribución de las cinco naves, así como una impronta art decó para el ornamento exterior del conjunto. El edificio, que pasó por diversas etapas luego del cierre de la empresa, sirvió como albergue para personas sin techo y alcanzó un grave estado de abandono hasta su adquisición por la Fundació Per Amor a l’Art.

Los nuevos administradores lo han acondicionado para convertirlo en sede de su proyecto cultural, social y de investigación de enfermedades raras. En un gesto de respeto al pasado del inmueble y del manifiesto interés en fomentar el vínculo con el barrio donde está emplazado, el nuevo espacio conserva e…