Ir al contenido principal

Francis Bacon. La cuestión del dibujo


El Centro Cultural Bancaja ofrece la exposición “Francis Bacon. La cuestión del dibujo” que reúne más de cincuenta dibujos realizados en lápiz y pastel por el artista dublinés, uno de los más importantes indagadores de la figuración humana en pintura.

Fechados entre 1977 y 1992, los trabajos se muestran en general en mediano formato y tratan sobre temas persistentes en la trayectoria de Bacon: el papa Inocencio X de Diego Velázquez, las crucifixiones, los retratos y los autorretratos.

Las obras provienen de la colección Francis Bacon Foundation of the Drawings donated to Cristiano Lovatelli Ravarino y han sido exhibidas recientemente en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Foto: Centro Cultural Bancaja

En el ámbito académico se suele entender el dibujo como un género menor. Si bien es cierto que se trata de una especie de herramienta auxiliar que antecede a obras de mayor calado (por lo general pinturas, esculturas o edificios), cada vez más se reivindica como una disciplina que involucra una importante combinación de intuición, agilidad y pensamiento visual que resultan de gran interés como experiencia artística.

En el caso de Francis Bacon  (Dublín, 1909-Madrid, 1992) su formación autodidacta y la consecuente falta de adiestramiento en el dibujo contribuyó a cimentar, a los ojos de la crítica más sofisticada, la fama de una incapacidad natural para esta disciplina.

Esta idea se vio reforzada por el carácter decididamente expresivo de su pintura, evidente en la comparecencia simultánea en la tela de la emoción, la mano y el pigmento.

Al querer resaltar que hacía una pintura directa sobre la tela, Bacon llegó a afirmar que no realizaba bocetos preparatorios, algo que fue asumido como que no dibujaba.

Sin embargo, la presencia de estas obras de la colección Cristiano Lovatelli Ravarino llevan a pensar que ciertamente lo hacía y a juzgar por el hecho de que todas están firmadas, que lo hacía con convicción.

Foto: Centro Cultural Bancaja

Dado que no se pueden asumir como dibujos en cuanto bocetos o trabajos preparatorios, y si además se toma en cuenta el procedimiento pictórico aplicado a los pigmentos, estos trabajos podrían ser considerados como obras con una entidad propia.

El procedimiento pictórico señalado se observa en aspectos como el tratamiento del pastel y las calidades cromáticas de guaches y crayones, así como en el recorte del motivo del dibujo y su superposición en un plano definido de cartulina coloreada.

Esta incómoda relación entre el artista y el dibujo y el hecho de que muchos de estos dibujos aparecieron luego de su muerte, sembró dudas acerca de su autenticidad y abrió procesos judiciales entre el propietario y los custodios del legado del artista. Sobre este tema tan discutido quiere arrojar luces la exposición que presenta el Centro Cultural Bancaja.

No obstante, es también una magnífica oportunidad para estudiar otra faceta del proceder plástico de Bacon en relación con la representación emocional de la figura humana, tal vez el alcance más importante y vital de su trabajo en medio del incierto devenir del mundo contemporáneo.

Francis Bacon. La qüestió del dibuix”. Centre Cultural Bancaixa. Plaza Tetuán, 23, Valencia, España. Del 22 de junio al 15 de octubre de 2017. Comisario: Fernando Castro Flórez.


También te puede interesar:
Edward Lucie-Smith, Fernando Castro Flórez, Cristiano Lovatelli Ravarino et al (2017). Francis Bacon. La cuestión del dibujo. Círculo de Bellas Artes.

Anthony Bond y Martin Harrison (2015). Francis Bacon: Five Decades. Thames and Hudson.

David Sylvester (2009). La brutalidad de los hechos. Entrevistas con Francis Bacon. Ediciones Polígrafa.

Comentarios

Lo más visitado

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…

Una eclosión de líneas y colores para conocer y disfrutar del arte abstracto

La búsqueda en Google de “arte abstracto después de la Segunda Guerra Mundial” arrojó como primera opción un sitio que reproduce un trabajo escolar cargado de numerosos errores e imprecisiones. Además de la falta de acierto del famoso buscador para brindar en este caso información relevante y confiable, el resultado de la pesquisa contribuyó a revelar los motivos que siguen haciendo necesario hablar hoy en día de arte abstracto. Se pueden mencionar dos grandes vías de acceso a esta importante manifestación artística: una histórica que permite conocer el contexto social que afectó a los artistas y la influencia que ellos ejercieron de vuelta con su trabajo, pero que lamentablemente se reduce con frecuencia a un anecdotario de fechas y momentos de variable impacto. La otra vía tiene que ver con las estrategias discursivas de sus creadores y con la manera en que a través de las obras se logra influir en la percepción de quien mira y en su relación con el entorno. Esta aproximación requi…

La antigua fábrica de Bombas Gens se convierte en un centro cultural y social

Bombas Gens, factoría dedicada a la producción de bombas hidráulicas que fuera propiedad de Carlos Gens Minguet, se instaló en 1930 en lo que entonces era un entorno de transición entre el campo y la ciudad de Valencia. El proyecto para la sede fue encargado al arquitecto Cayetano Borso di Carminati (Valencia, 1900-1972), quien propuso un discurso moderno y funcional para la distribución de las cinco naves, así como una impronta art decó para el ornamento exterior del conjunto. El edificio, que pasó por diversas etapas luego del cierre de la empresa, sirvió como albergue para personas sin techo y alcanzó un grave estado de abandono hasta su adquisición por la Fundació Per Amor a l’Art.

Los nuevos administradores lo han acondicionado para convertirlo en sede de su proyecto cultural, social y de investigación de enfermedades raras. En un gesto de respeto al pasado del inmueble y del manifiesto interés en fomentar el vínculo con el barrio donde está emplazado, el nuevo espacio conserva e…