Ir al contenido principal

Julian Opie



El mundo contemporáneo se halla ante un exceso de imágenes producto de la masificación de la cámara fotográfica y el auge de las redes sociales. Esta situación revela nuestra incapacidad para lidiar con el enorme tamaño que ha adquirido la iconosfera moderna. Tales premisas podrían ser útiles para abordar el esfuerzo de Julian Opie (Londres, 1958) en generar una imagen simplificada de la figura humana que estabilice en la memoria su infinita variedad sin menoscabar la singularidad del motivo representado. Simultáneamente, este interés ha estado acompañado de un empeño en desmontar las tensiones entre nociones de alta cultura y cultura popular, originalidad y autoría, lo cotidiano y lo ideal.

Julian Opie ha alcanzado el reconocimiento internacional por un planteamiento desprejuiciado e irreverente de la figura humana. Este enfoque le ha permitido crear una suerte de síntesis extrema de la realidad, caracterizada por un estilo lineal y colorido que combina lo lúdico y lo relajado. Tales ideas se pueden apreciar en la muestra de este artista británico que ha organizado el Centro Cultural Bancaja con una amplia selección de trabajos recientes. Se trata de obras bidimensionales en tamaños que abarcan el mediano y el gran formato, y en técnicas y medios que incluyen la reproducción mecánica en acrílico y la animación digital.

La exposición permite comprobar las estrategias planteadas para lograr una experiencia estética que se nutre del ruido visual de la calle. Para ello se valió Opie del estudio de la gramática icónica de la ciudad y del humor como mecanismo para cuestionar la institucionalidad del arte. De este modo es posible generar interrogantes acerca de cómo vemos el mundo que nos rodea y de la validez de los sistemas de representación visual con que nos relacionamos habitualmente. Como consecuencia, la propuesta se manifiesta en unos principios formales que son útiles no solo para una mirada de lo urbano y el paisaje natural sino también del retrato y de la intimidad del cuerpo.

Opie parece partir de la claridad informativa y el peso institucional del pictograma para llevarlo a la dimensión vivencial y vital que resultó sacrificada en su proceso de abstracción. La propuesta del artista británico trasluce esa búsqueda de una imagen casi universal cuyo registro de lo cotidiano y lo fugaz es aún capaz de preservarse más allá de los límites sociales o culturales. Tras esa aparente figura sin complicaciones que elabora el artista es posible reflexionar acerca del valor contemporáneo de la imagen, sobre todo ahora que las fronteras entre el arte, el museo y la ciudad tienden finalmente a difuminarse.


Julian Opie. Centro Cultural Bancaja. Plaza de Tetuán, 23. Valencia. Del 28 de febrero al 25 de junio de 2017. Comisario: Fernando Castro Flórez.


También te puede interesar:

Jonathan Watkins (2011). Julian Opie: Editions 1984 - 2011. Londres: Alan Cristea Gallery.

Julian Opie (2008). Shahnoza Dancing in Bra and Pants. Londres: Kit Grover Ltd.

Peter Noever (2008). Julian Opie Recent Works. Berlín: Hatje Cantz.

Comentarios

Lo más visitado

Nanda Botella. Grietas, franjas y color

La pintura es, por convención, una superficie plana donde se aplican pigmentos para crear formas que son producto de las emociones, vivencias e ideas de un autor, capaces a su vez de estimular emociones e ideas en un espectador que podrá con ellas, eventualmente, explorar o elaborar una interpretación del mundo.

También por convención la pintura ha sido un espacio ilusorio, una clase de territorio del arte cuya independencia con respecto a la realidad cotidiana del espectador era establecida por el marco de la obra, una ventana desde la que se podía proyectar además una enseñanza religiosa, histórica o moral.

Prácticamente la historia del arte contemporáneo comienza con el cuestionamiento de la cualidad ilusoria de la pintura y de la distancia que la alejaba de una descripción más abarcante de la realidad, entendida esta como algo más complejo que lo solo visible.

En un principio, los artistas se dieron a la tarea de introducir temas que desafiaron la tradición moralista del arte, p…

Una eclosión de líneas y colores para conocer y disfrutar del arte abstracto

La búsqueda en Google de “arte abstracto después de la Segunda Guerra Mundial” arrojó como primera opción un sitio que reproduce un trabajo escolar cargado de numerosos errores e imprecisiones. Además de la falta de acierto del famoso buscador para brindar en este caso información relevante y confiable, el resultado de la pesquisa contribuyó a revelar los motivos que siguen haciendo necesario hablar hoy en día de arte abstracto. Se pueden mencionar dos grandes vías de acceso a esta importante manifestación artística: una histórica que permite conocer el contexto social que afectó a los artistas y la influencia que ellos ejercieron de vuelta con su trabajo, pero que lamentablemente se reduce con frecuencia a un anecdotario de fechas y momentos de variable impacto. La otra vía tiene que ver con las estrategias discursivas de sus creadores y con la manera en que a través de las obras se logra influir en la percepción de quien mira y en su relación con el entorno. Esta aproximación requi…

La antigua fábrica de Bombas Gens se convierte en un centro cultural y social

Bombas Gens, factoría dedicada a la producción de bombas hidráulicas que fuera propiedad de Carlos Gens Minguet, se instaló en 1930 en lo que entonces era un entorno de transición entre el campo y la ciudad de Valencia. El proyecto para la sede fue encargado al arquitecto Cayetano Borso di Carminati (Valencia, 1900-1972), quien propuso un discurso moderno y funcional para la distribución de las cinco naves, así como una impronta art decó para el ornamento exterior del conjunto. El edificio, que pasó por diversas etapas luego del cierre de la empresa, sirvió como albergue para personas sin techo y alcanzó un grave estado de abandono hasta su adquisición por la Fundació Per Amor a l’Art.

Los nuevos administradores lo han acondicionado para convertirlo en sede de su proyecto cultural, social y de investigación de enfermedades raras. En un gesto de respeto al pasado del inmueble y del manifiesto interés en fomentar el vínculo con el barrio donde está emplazado, el nuevo espacio conserva e…